Suscriptor digital

Crónica TV y un "festival de placas" más cercano al agravio que a la ironía

Marcelo Stiletano
Marcelo Stiletano LA NACION
Una de las polémicas placas de la señal noticiosa; hoy, frente a las críticas, el enfoque de la cobertura del G20 cambió radicalmente
Una de las polémicas placas de la señal noticiosa; hoy, frente a las críticas, el enfoque de la cobertura del G20 cambió radicalmente
(0)
30 de noviembre de 2018  • 17:24

Crónica TV siempre fue una extravagancia en el mundo de las señales dedicadas al tratamiento de la actualidad y las noticias en el mundo de la TV paga. Desde su creación en 1994, el canal fundado por Héctor Ricardo García -pensado como una suerte de extensión visual del estilo impuesto por el diario del mismo nombre- impuso en la pantalla chica un estilo directo e impactante con el protagonismo de sus ya clásicas placas rojas como estridente reflejo de alguna información de último momento.

Buena parte de la fama de Crónica TV se apoyó en esa fórmula, que de a poco también fue adoptando un perfil más risueño y excéntrico. De a poco, esas placas rojas empezaron a jugar con el contexto absurdo y casi surrealista de ciertas noticias que de otra manera no habrían de llamar tanto la atención, sobre todo ligadas a hechos policiales. La imagen del canal mezclaba esas curiosidades con el tratamiento excesivo y amarillento de otros sucesos de la crónica roja, pero toda ironía desaparecía cuando había que dar en pantalla una información dura. Como la llegada al país de algún mandatario extranjero.

Nada de esto ocurrió en las últimas horas en la pantalla de Crónica, desde hace un tiempo manejado por el Grupo Olmos. Lo que antes estaba reservado para la información curiosa o insólita, hoy se emplea indiscriminadamente al tratamiento de las cuestiones más serias. Y la consecuencia más visible de semejante exceso es el riesgo cierto que enfrenta el canal de alguna sanción por parte de los organismos oficiales encargados de combatir cualquier acción discriminatoria o racista en los medios.

El "festival de placas" utilizado desde ayer por Crónica para ilustrar la cobertura de la Cumbre del G20, con particular foco puesto en la llegada de los jefes de estado y de gobierno a Buenos Aires, superó cualquier límite de decoro en el momento de la llegada (transmitida "en vivo y en directo", como es costumbre del canal) del avión oficial de la India. En ese momento, Crónica llenó la totalidad de su pantalla con la leyenda "Llegó Apu" mientras el primer ministro indio, Narendra Modi, iniciaba su visita.

El aludido es Apu Nhasapeemapetilon, uno de los personajes fijos más conocidos del mundo animado de Los Simpson, que retrata en tono satírico algunos de los comportamientos típicos de la inmigración india en Estados Unidos. En otro momento, Crónica dividió en dos su pantalla: de un lado se veía el rostro de Apu, y del otro, la parte delantera del avión indio aterrizando en Ezeiza. Debajo, una leyenda: "Gracias por su visitas" (sic).

La referencia a Apu viajó sin escalas del ámbito satírico del dibujo animado más popular de las ultimas décadas en todo el planeta al escenario supuestamente más serio de un canal de noticias argentino que todo el tiempo se precia de tal. Lo que antes se reducía en Crónica al espacio de la crónica más absurda (amplificada y repetida todo el tiempo para acentuar el efecto buscado, hay que decirlo) ahora parece extenderse a todo el arco informativo, sin distinción de temáticas o ámbitos de acción.

La mofa al mandatario indio fue el colofón de un frenesí de placas, graphs y zócalos que cargaron también con trazo grueso y escaso humor contra el primer ministro canadiense, Justin Trudeau , y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan , y luego se extendieron a aquéllos aspectos de la cumbre más alejados de su significación política e institucional. Otro extremo fueron los comentarios escatológicos derivados del apellido del presidente de Ruanda, Paul Kagame. Como si lo único que importara de este encuentro fuese el terreno relacionado con las notas "de color", las cuestiones mundanas y otras insignificancias. Una cosa es poner el acento en los detalles curiosos como material complementario, sobre todo porque a priori aparece como el más propicio para su aprovechamiento en términos visuales, y la otra es prestarle a ese componente de la cumbre una atención casi excluyente, y en un tono deliberadamente chacotero.

El riesgo al que se expone un canal que adopta esta conducta queda de inmediato a la vista: ¿cómo podría hacer Crónica de aquí en adelante para que algo de lo que se diga allí pueda ser tomado en serio si la reunión internacional más importante jamás celebrada en la Argentina se observa desde el primer momento con la actitud de un programa cómico de chistes gruesos y escaso gusto, más cercano al agravio que a la mordacidad?

Tenemos en la televisión del mundo sobrados ejemplos de programas que se dedican a mirar la actualidad con ojos satíricos, sobre todo en los Estados Unidos. La lúcida y feliz experiencia de The Daily Show, con Jon Stewart, es quizás el mejor de todos. Algunos conductores de los tradicionales shows nocturnos de esa pantalla, históricos y actuales, han sido verdaderos maestros en ese terreno.

Pero lo que acaba de ocurrir en la televisión argentina es otra cosa. Crónica TV se presenta como un canal de noticias y lo único que logra con el giro cómico de su "festival de placas" es que sus televidentes no se tomen en serio nada de lo que aparezca en esa pantalla de aquí en adelante. A menos que Crónica TV quiera cambiar de género y parecerse a Comedy Central, deberá esforzarse muchísimo para recuperar la identidad que proclama. De hecho, ayer por la tarde trató de emprolijar su imagen convocando en el espacio de Chiche Gelblung a especialistas en política internacional tan reconocidos como Jorge Castro y Alejandro Corbacho.

El contraste entre la pantalla de Crónica durante buena parte del viernes y lo ocurrido el día anterior fue muy evidente. Se dejaron de lado los zócalos socarrones y la imagen recuperó algo del tono dramático que en otros momentos fue característico de la señal, sobre todo en el seguimiento de las marchas anti cumbre. Este viraje se pareció mucho a una reacción frente a los firmes trascendidos sobre una investigación de oficio por parte del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) después de que el "festival de placas" provocara un alud de críticas en las redes sociales y volviera a señalar a Crónica como la más extravagante de todas las señales televisivas dedicadas a las noticias.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?