Suscriptor digital

Efecto dólar: qué va a pasar con los grandes shows de 2019

Roger Waters, una de las pocas grandes propuestas internacionales que llegaron al país este año
Roger Waters, una de las pocas grandes propuestas internacionales que llegaron al país este año Crédito: Santiago Hafford
Sebastián Ramos
(0)
1 de diciembre de 2018  

"A raiz de la incertidumbre del dólar, optamos por no ofertar con ningún artista internacional para 2019". "El año próximo va a haber una merma muy importante de shows internacionales por la recesión y el precio del dólar". "Levantamos todas las ofertas que habíamos hecho para traer músicos extranjeros el año que viene. Inclusive estamos pensando en si la empresa sigue en 2019 en la Argentina". "Hasta que no recupere el poder adquisitivo de la gente al nivel del dólar, los negocios van a ser muy difíciles". "La devaluación y el precio del dólar afectan a las productoras grandes, medianas y chicas por igual. Por eso la cantidad de shows internacionales va a caer abruptamente: el riesgo tiene que ser el menor posible. Así como están las cosas no se puede timbear, porque el país es una timba por sí solo".

Parecen las declaraciones de una misma persona, pero no: son frases surgidas tras entrevistar a una decena de productores argentinos de la industria de la música que trabajan con artistas internacionales y que, tras un 2018 en el que la mayoría dice haber perdido dinero, confirman que las visitas internacionales del mundo del pop y el rock serán muy escasas en 2019.

Daniel Grinbank, siempre referente del sector más allá de que hoy día maneje un volumen de negocio menor al de dos décadas atrás, asegura que "el panorama es muy grave". "Pero en lo personal, lo que me preocupa más que la devaluación y la inflación, es la recesión. Eso, sumado a la incertidumbre económica, se convierte en un cóctel explosivo e inédito en los cuarenta años que tengo como productor", indica.

El empresario, que en 2017 tuvo gran actividad con artistas como U2, Bruno Mars, Arcade Fire y Gorillaz, entre otros, este año centró su trabajo en apenas dos actos de relevancia ( Depeche Mode y Roger Waters) y hasta discontinuó su Festival Bue, que venía de dos ediciones consecutivas. "Nosotros ya nos la veíamos venir y por eso no hicimos el festival. A Depeche Mode y Waters los trajimos porque los habíamos contratado el año pasado y nosotros siempre honramos los contratos. Pero la verdad es que teniendo en cuenta la profunda crisis que se vio plasmada en este último trimestre, el pronóstico para el primer trimestre del año próximo es que se profundice. Recién cuando veamos dónde aterriza la crisis, vamos a ver qué opciones tenemos y cómo hacemos para reencaminar la empresa. Hoy por hoy levantamos todas las ofertas que teníamos para la Argentina y, de hecho, estamos pensando en si la empresa sigue en 2019 en la Argentina", señala.

José Palazzo, productor que en los últimos años logró instalar a Córdoba como una plaza más en el país para las visitas internacionales, dice: "A raíz de la incertidumbre del dólar, optamos por no hacer nada el año próximo. El único internacional que llevaremos a Córdoba será Luis Miguel, pero lo hacemos porque viene en el marco de una gira especial. Por ahora no tenemos ni ofertas ni comunicación por parte de socios estratégicos internacionales. Me da la sensación que está muy peligroso el rock internacional, mucho más pensando en el movimiento del dólar".

Luis Miguel regresará en 2019 para brindar dos shows en Buenos Aires y uno en Córdoba
Luis Miguel regresará en 2019 para brindar dos shows en Buenos Aires y uno en Córdoba Fuente: LA NACION - Crédito: Grosby Group

Aquiles Sojo, responsable de Ake Music Productiones, que acaba de confirmar el regreso del guitarrista Slash, en mayo próximo, coincide con el análisis de sus colegas. "La devaluación y la recesión afectó fuerte al negocio internacional y hubo que recalcular todas las ofertas para 2019. Nosotros tuvimos que hacer nuevas ofertas mucho más bajas en dólares y esperar a que acepten", asegura.

-¿Las agencias entienden este tipo de situaciones?

-A las agencias no les gusta que le bajen las ofertas. Porque además, en la Argentina hay un efecto que no sucede en otros países cuando hay devaluación, como puede ser Brasil: los costos fijos locales del show, el sonido, la luz y eso, que son en pesos, suben igual, acompañando la suba del dólar. Eso no lo pueden entender afuera.

Según Sojo, que este año trajo al país a artistas como Rick Wakeman, Laura Pausini y Creedence Clearwater Revisited, el aumento de los costos en dólares los productores no lo pueden trasladar al precio de las entradas, "porque los salarios no acompañan" la devaluación. "Hasta que no recupere el poder adquisitivo de la gente al nivel del dólar, los negocios van a ser muy difíciles. Este año, en los shows que produjimos, a pesar de haberlos hecho con entradas agotadas, perdimos plata", explica.

Sobre esta cuestión, Manuel Monsegur, al frente de Muba Producciones (responsables de lo que será en mayo de 2019 el debut en la Argentina de Lauryn Hill), sostiene que al haber cerrado la presencia de la cantante norteamericana antes de la devaluación, se vio obligado a pasar esos costos al valor de las entradas. "La gente nos escribe protestando, pero yo me tomo el trabajo de responder uno por uno y contarles cuál es nuestra situación. Mucha gente se va a quedar afuera, pero no tenemos otra opción. Lo único que podemos ofrecer como alternativa es el pago en cuotas", dice.

Monsegur piensa que la clave del negocio en este tipo de crisis está en apuntar selectivamente al sector de mayor poder adquisitivo y que el riesgo sea más medido y acotado. "Para producir tenés que mirar a la sociedad, tener en cuenta los gustos de las personas, ver qué consumen, contemplar el poder adquisitivo de la gente que está asistiendo a shows y, a partir de ahí, elegir qué artista contratar", apunta. "El año que viene va a ser un año electoral y por eso tengo cierta confianza en que el dólar quede más estable. De todas formas, no apunto a hacer diez conciertos internacionales, sino uno o dos, no más".

Una cuestión de ingenio

Todos los consultados coinciden en que la crisis afecta de una u otra manera tanto a las productoras locales más grandes como a las medianas y pequeñas. "El problema es que una productora independiente como la nuestra no tiene el mismo trato que puede tener una megaempresa con capital importante, que cuenta con sponsors y hasta los bancos le aceptan cuotas sin interés", dice Mario de Cristófaro, director de esa suerte de productora boutique de buen gusto que es Tribulaciones.

"Nosotros ya teníamos todo arreglado para traer a King Crimson, pero después de la devaluación, mi socio capitalista no quiso saber nada y ahora están negociando con otra empresa", continúa De Cristófaro, quien este año trajo a Franz Ferdinand, Lee Ranaldo y Tricky, entre otros. "Por más que Robert Fripp quería hacerlo conmigo, porque me conoce, lamentablemente la tuve que ver pasar, porque además es un riesgo muy grande y no sabés qué puede pasar dentro de un año".

De Cristófaro asegura que de todas formas, hay que seguir, apuntar a cosas más chicas o artistas que les guste y quieran venir por menos dinero: "Nos la tenemos que ingeniar como argentinos que somos, Una alternativa puede ser que si armás un show para agosto o septiembre de 2019, puedas arreglar con la sala o la ticketera que te vayan pasando a dólares mientras se van comprando las entradas, como para tener una cobertura".

Alejandro Ban, joven productor que hasta hace poco más de un año trabajó con Indie Folks, pero ahora continúa solo, también sostiene que la única posibilidad que existe para las productoras más chicas es "centrarse en pocas cosas y en artistas que no sean muy grandes". En ese sentido, para él la clave está en "bajar el riesgo y contratar bandas más chicas y más baratas".

Ban cuenta que el año pasado hizo ocho shows internacionales, este año hizo cinco y el año que viene seguramente la cifra seguirá bajando, pero en esa disminución de la oferta internacional, asegura que puede estar la salida. "Hay una renovación a nivel artistas nacionales muy interesante, y por ahí hay que darse cuenta que no hace falta llamar al exterior para hacer una fecha o armar un festival", explica. "Nosotros siempre apoyamos a la escena local independiente y hoy creo que todos van a tener que mirar hacia adentro".

¿La buena noticia?

Apostar a lo nacional: una opción más que viable para los productores en tiempos de crisis
Apostar a lo nacional: una opción más que viable para los productores en tiempos de crisis Fuente: Archivo

El panorama desolador de las visitas internacionales para 2019 que pintan los productores locales tiene una contracara. "Frente a este conflicto que afecta tanto a la industria del espectáculo, aparece la opción del mercado interno", sugiere Palazzo. "Fijate lo que pasó en 2001 con grupos como La Renga, Los Piojos, metían mucha gente en el interior. De pronto aparecieron como quince grupos que llevaban mucha gente y hacían estadios. Para mí va a pasar lo mismo y se va a volver a poner foco en el rock argentino", dice el productor cordobés, quien precisamente en aquellos años creó el Cosquín Rock, hoy el festival más importante del país y, desde hace dos años, una marca que exporta rock a toda América Latina.

En la misma dirección, Monsegur -que además de productor es músico- asegura que "en los últimos años hubo una sobreoferta de shows internacionales y la verdad es que no viene mal que haya menos y más puntuales, porque eso también produce un crecimiento de los artistas nacionales".

A esta mirada optimista, Grinbank le pone paños fríos y extiende sobre la mesa un manto de realidad: "La verdad es que la ecuación tampoco funciona para el artista local. Porque los números afectan a todas las áreas y tipos de emprendimientos. La gente no tiene plata para consumir y lo que es peor, más que el dólar, es la recesión y las sucesivas sorpresas que tiene la gente: la boleta de gas, la de la luz, te aumenta el peaje. Así, lo nuestro se torna marginal. El gasto en cultura viene después de la comida, de la salud, de la energía, de la vivienda y del transporte. Solo una élite muy pequeña puede disfrutar de ir a un concierto".

El caso Lollapalooza

Diego Finkelstein está exultante. Luego de dar a conocer el line-up de la sexta edición de Lollapalooza Argentina, el productor de la edición local del festival y número uno de DF Entertainment describe a la grilla 2019 como un "lujo a nivel mundial". "Estamos trayendo a una figura en su apogeo como Kendrik Lamar -agrega Finkelstein-, tenemos a Post Malone, a Arctic Monkeys, a Lenny Kravitz con su catarata de hits. Los headliners son un lujo y después hay grandes nombres como la trifecta Caetano Veloso, Jorge Drexler y Fito Páez. Y en la electrónica es espectacular lo que hay. En este contexto es muy importante poder traer a más de 50 artistas internacionales".

Este año las ediciones sudamericanas del festival, es decir las de Buenos Aires, Santiago de Chile y San Pablo, anunciaron la programación casi dos meses más tarde que el año anterior. ¿La demora guardó relación directa con el tipo de cambio? " No tuvo nada que ver con el dólar. Anunciamos el line-up en Argentina, Chile y Brasil a la vez. Había uno de los headliners que estaba confirmado desde hace tiempo y a poco de anunciar nos dijo que no podía participar. Entonces hubo que ir a buscar otro headliner. Podríamos haber tomado el camino más fácil: elevar a otro artista en su lugar, pero no, nos pusimos como locos a buscar un reemplazo".

Finkelstein pone el énfasis en la próxima edición de Lollapalooza y lo dificultoso que resulta en la actualidad poder "bajar" a la región a 50 artistas internacionales. "Vendemos las entradas en pesos y compramos los shows de los artistas en dólares. Es muy complejo con este panorama poder sostenerlo y que sean de la calidad y el valor que tienen. Es un festival que está instalado y la gente confía en nosotros. Ya tenemos más de 200.000 entradas vendidas a más de cuatro meses para Lollapalooza".

Al frente de DF Entertainment y por fuera del festival, el productor este año trajo al país a Phil Collins, Foo Fighters con Quens of the Stone Age, Harry Styles y Camila Cabello, entre otros. En los próximos días cerrará el año con la nueva visita de Morrissey (en el DirecTV Arena) y dos conciertos de Sarah Brightman en el Teatro Colón. De cara al 2019, el empresario asegura que es el momento de ponerse selectivos. "Tenemos nombres cerrados para el próximo año pero todavía no los anunciamos. Apuntamos a hacer cosas fuertes, no hacer por hacer y a concentrarnos en el segundo semestre. Hay que estar con la cabeza despejada, el impacto del cambio del dólar en nuestro negocio es muy fuerte. Sentimos que en el segundo semestre del año próximo debería empezar a haber más claridad. Nadie tiene la bola de cristal. Este año tuvimos un primer semestre fuertísimo y en el segundo no nos volvimos locos pero trajimos shows importantes".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?