Suscriptor digital

La poesía y el cine de Marilyn Contardi, una habitante de la "Dublín del sur"

La artista santafecina acaba de publicar "En constante inconstancia"; considerada "nuestra Agnès Varda", filmó una veintena de películas
La artista santafecina acaba de publicar "En constante inconstancia"; considerada "nuestra Agnès Varda", filmó una veintena de películas
Daniel Gigena
(0)
4 de diciembre de 2018  • 14:05

"Vivíamos en una casa grande, con patios y galerías. En la galería más larga, de unos treinta metros, mis hermanas y yo aprendimos a patinar. En el primero de los patios estaba la higuera por cuyas ramas subíamos al techo. Al llegar el verano aparecían las primeras brevas, gordas, exquisitas. Un poco más lejos, justo en el medio del patio, estaba el molino, y dos o tres pasos más atrás las dos grandes casuarinas. En los otros patios estaban los árboles frutales, ciruelas blancas y rojas, duraznos, naranjas, mandarinas, y un palomar, colmenares y gallinas". Ese párrafo, que parece describir una locación cinematográfica situada allá lejos y hace tiempo, ocupa parte de la breve "Autobiografía" que Marilyn Contardi, poeta y cineasta, escribió especialmente para la edición de En constante inconstancia. Obra poética, publicada por la Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Eduner). Gracias a la antítesis del título se abre una tercera vía para leer una secreta perseverancia en la obra de la escritora.

Contardi nació en 1936 en Zenón Pereyra, un pueblo agrícola-ganadero de la provincia de Santa Fe, pocos días antes del inicio de la primavera. Se formó en el Instituto de Cinematografía de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), donde conoció a Juan José Saer y a Hugo Gola, primero como docentes. Pero muy pronto la relación entre profesores y estudiante se convirtió en una amistad que marcó, según la poeta, todo su desarrollo posterior. Contardi vivió en Francia, como exiliada, con su pareja y su hija hasta 1985. De regreso al país, se instaló en Colastiné, localidad inmortalizada por Saer. En octubre de 1985, fue una de las creadoras del Taller de Cine de la UNL.

Una lengua musical para temáticas de ensueño

Contardi publicó cuatro libros de poesía: Los espacios del tiempo (1979), El estrecho límite (1992), Los patios (2000) y, en 2011, Cerca del paraíso. El volumen de Eduner suma, además, una sección de poemas y relatos inéditos y otros que habían aparecido en revistas como Diario de Poesía, Punto de Vista y El Poeta y su Trabajo. Los juegos con la sintaxis y el sentido, la musicalidad, la disposición de los poemas en la página, el cruce de lenguas (que refiere al cruce de fronteras) y una temática de ensueño que brota desde el pasado con efectos en el presente, quizás como acontecimiento, son algunos de los atributos de su escritura.

En el prólogo de la obra poética, Jorge Monteleone advierte que Contardi integra esa constelación de escritores, críticos y cineastas regida por el mítico poeta Juan L. Ortiz e integrada, entre otros, por Saer, Gola, Arnaldo Calveyra, Juan Manuel Inchauspe, Estela Figueroa, Contardi y el crítico y director de cine Raúl Beceyro (su pareja). Todos ellos habitan una zona que Fabián Casas bautizó, debido al ascendiente en la cultura argentina, como "nuestra Dublín". Ciertos motivos -la temporalidad mitológica que influye en el tiempo de las personas, la omnipresencia del agua de río, la luz del día, los niños y los animales en los poemas o relatos, el territorio como protagonista y la historia como fatalidad- están presentes en la obra de Contardi y en las de otros autores del Litoral.

En su obra poética y cinematográfica, la infancia (tanto el recuerdo como la presencia de la infancia) es central. En su célebre documental Homenaje a Juan L. Ortiz, de 1994, varios niños leen sus poemas hasta que se empieza a escuchar la voz del poeta entrerriano. "Una y otra vez el arte de Contardi mira el acontecer como un acto infantil, con mirada de niña, incluso como una escena pregramatical en pos de la palabra para volverse un hecho futuro", escribe Monteleone.

Algunos críticos han señalado que Contardi es nuestra Agnès Varda, si bien Varda no es poeta. Filmó una veintena de documentales, cortos y mediotrajes, entre los que destacan Jardín de infantes, de 1964; La vieja ciudad, de 1969; Zenón Pereyra, un pueblo de la colonización, de 1991; el documental sobre "Juanele" ya mencionado, Nadar contra la corriente. Mario Bunge en Santa Fe, de 2001; la extraordinaria Qué es el cine, de 2013 (donde los niños reflexionan sobre el séptimo arte mientras filman su propia película) y Cielos azules. Zenón Pereyra II, de 2015. Algunos de esos films se pueden ver en YouTube.

Portada de la obra poética reunida de Marilyn Contardi, publicada por Eduner
Portada de la obra poética reunida de Marilyn Contardi, publicada por Eduner Crédito: Gentileza editorial

Al final de "Autobiografía", Contardi conjetura: "Cuando somos chicos estamos empeñados y nos va la vida en conocer el mundo. Los niños no escriben poesía porque están en medio de lo que la produce, son parte de eso: la deslumbrante riqueza del mundo". Esa riqueza se acrecienta en la obra poética y cinematográfica de la artista santafesina.

Cuatro poemas de En constante inconstancia

Lirios y campanarios

Los lirios y los campanarios

bajo el impero de la luz

como una vez.

Ahora mudos, inmóviles

en los silencios grises

entre el desorden y la histeria

de las calles.

Inalcanzables, insobornables

belleza de iris incontaminado

emblema del furor divino

contra la concupiscencia y el temor

taciturnos

bajos los cielos de cristal

¿a qué ignoto oasis los relegarán

otra vez

los borrascosos deseos de los hombres?

Medianoche

Los rubíes de la luna

cayeron

sobre la sábanas.

Cantó el grillo,

entré sin hacer ruido.

Del fondo del espejo

brotó temblando

la encendida rama.

Poemas breves. III

Han pasado muchos años,

hermana

¿cómo los hubiésemos pasado juntas?

¿Y cuando mirábamos

volar las golondrinas

sentadas en el borde de la galería?

Golondrinas. Eran golondrinas,

¿no es cierto?

¿Tendrá que suceder otro prodigio

como el que nos trajo aquí

para poder verlas de nuevo

las dos juntas, otra vez?

Otoño en las hojas

Miro las hojas

de la morera

a través

de la ventana

el otoño

ha descansado

en ellas

sin estrujarlas,

fueron sólo

caricias

de color.

Ni saben

que las miro

ni que entran

por los ojos

bellas

gráciles

que animan

todo el ser

hasta hacerle

sentir que es

una rama

llena de hojas

doradas

entibiándose

al sol.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?