Suscriptor digital
srcset

Fotografía

Un concurso fotográfico que muestra las infinitas formas de ser voluntario

Victoria Mortimer
(0)
4 de diciembre de 2018  • 15:47

En el Día Internacional de los Voluntarios, se busca reconocer la tarea de los millones de voluntarios alrededor del mundo. En este contexto, la asociación civil Rumbo Sur presentará durante este mes su muestra y libro con las fotos ganadoras de la 8va edición del concurso "Ser voluntario en imágenes".

Este proyecto, organizado en conjunto con el Programa de Voluntariado del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el apoyo del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD), busca visibilizar a través de la fotografía valores como la solidaridad, la ciudadanía y el poder del compromiso y trabajo social con el fin de inspirar a otros a salir de uno mismo y abocarse a esta noble tarea.

"Después de ocho años, las fotografías siguen sorprendiendo porque existen infinitas formas de voluntariado, desde ayudar en educación o a gente de tercera edad; a través del arte o con la construcción de una casa", expresa Pablo Rey, director de Rumbo Sur.

Algunas de las fotografías ganadoras de la 7ma edición del concurso (2017):

Crédito: Juana Musumeci

Reciprocidad (Mención especial) . Un grupo de jóvenes que todos los sábados hace ocho años van a la escuela San Rafael, en San Fernando, a jugar con los chicos y compartir un desayuno. "Volvemos a ser niños por un rato, entramos en este pequeño mundo que creamos, donde prevalece la amistad, el amor y la alegría", expresa la fotógrafa.

Crédito: Juan Pablo Eijo

Una vida de servicio (Premio Monocromo). En el Banco Alimentario de La Plata recuperan frutas y verduras que no se comercializan pero que son aptas para consumo humano, las procesan y luego las reparten entre más de 90 instituciones beneficiarias.

Crédito: Adeline Rognon

Miradas. Luego del primer día de construcción de la casa para una familia en Moreno, el piso ya está puesto y los voluntarios de la organización TECHO pueden compartir momentos para comprender mejor el para qué y el por qué del trabajo voluntario.

Crédito: Martín Nicolás Penecino

Acariciando la libertad. La fundación Zoonrisas trabaja con el caballo como medio de rehabilitación con las técnicas de equinoterapia e hipoterapia, ambas muy eficaces para diversas discapacidades en personas de cualquier edad.

Crédito: Lucila Magalí Crudo

Hora de enchastrarse (Mención especial). En la inauguración del merendero Doña Mery, en Beccar, una mezcla de goce y ansiedad al comer algo tan rico con la picardía infantil de enchastrarse sin que importe nada.

Crédito: Camila Anahí Acosta

Casiquecirco en el Comedor del Barrio Chesni. El Colectivo Cultural Los Aromos recorre las escuelas rurales de Misiones realizando talleres y pintadas de murales.

Crédito: María de la Paz Gutierrez

Damas de Celeste (Primer premio). Las voluntarias del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez entregan ropa y juguetes que reciben de donaciones a los niños internados. También los cuidan y acompañan cuando los padres deben ausentarse por algún trámite.

Crédito: Leandro Martín Frutos

Tren de la Alegría (Tercer premio). Visita al barrio Fátima, en Villa Soldati, con los voluntarios de Puenteclown.

Crédito: Gustavo José Sosa

Alegría. Durante la fiesta de la primavera, los voluntarios de Pequeño Cottolengo de Tucumán comparten baile y risas. La imagen resalta el contexto de alegría que alienta y fomenta la tarea voluntaria.

Más información:

Ser Voluntario

Rumbo Sur

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?