Suscriptor digital

Juliana Awada: fotos exclusivas de su rol como anfitriona durante el G20

Cálida y detallista, la primera dama le imprimió su toque personal al programa de acompañantes durante la cumbre del G-20. Su balance, puertas adentro: "Quisimos transmitir al mundo lo mejor de nuestro querido país".
Cálida y detallista, la primera dama le imprimió su toque personal al programa de acompañantes durante la cumbre del G-20. Su balance, puertas adentro: "Quisimos transmitir al mundo lo mejor de nuestro querido país". Fuente: HOLA - Crédito: G20
(0)
4 de diciembre de 2018  • 16:17

Fueron los días más intensos en su gestión como primera dama. Sin alejarse del estilo cálido y cercano que la distingue, Juliana Awada dio un paso al frente y asumió un papel estelar como anfitriona de la cumbre del G-20 . A puertas cerradas, debutó como oradora y dio dos discursos a los acompañantes de los líderes del mundo. El primero, en Villa Ocampo o, fue una suerte de bienvenida formal en el que incluyó referencias a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y recordó a Victoria Ocampo, una vanguardista. El otro, en el auditorio del Malba, presentó un proyecto inédito, de su autoría, con el que va a llevar el arte a los Espacios de Primera Infancia de toda Argentina. Moderna, ejecutiva y preparada, como domina tanto el inglés como el francés, no necesitó apoyarse en traductores. Su trato con las primeras damas fue muy fluido, especialmente con aquellas que desarrolló una relación más cercana, como Brigitte Trogneux, casada con el presidente de Francia, Emmanuel Macron , o Melania Trump .

El terreno donde se levanta Villa Ocampo perteneció, en un principio, a Francisca Ocampo de Ocampo, quien lo cedió a su sobrino Manuel, padre de la escritora Victoria Ocampo, para que construyera una quinta. Victoria la heredó en 1930 y la siguió usando como casa de verano, hasta que decidió mudarse
El terreno donde se levanta Villa Ocampo perteneció, en un principio, a Francisca Ocampo de Ocampo, quien lo cedió a su sobrino Manuel, padre de la escritora Victoria Ocampo, para que construyera una quinta. Victoria la heredó en 1930 y la siguió usando como casa de verano, hasta que decidió mudarse Fuente: HOLA - Crédito: G20

Para Juliana, la cumbre del G-20 comenzó en junio de 2016, cuando los sherpas de las principales economías del mundo, reunidos en Xiamen, China, aprobaron por unanimidad la presidencia argentina para el grupo en el año 2018. Desde entonces, se involucró de lleno con la organización y asumió responsabilidades que no son inherentes a su función como primera dama: ideó los menúes (para que en cada plato se probaran los sabores de la cocina argentina), eligió los souvenirs con la premisa de que llevaran el sello de hecho en Argentina y que estuvieran representados los emprendedores sociales. Pensó cada detalle para que los invitados se sintieran como en casa.

UN DEBUT CON BUENA ESTRELLA

El 28, Juliana inauguró la agenda de compromisos de la mejor manera: con dos amigas. A la mañana, recibió a la primera dama de Francia, Brigitte Trogneux, y por la tarde, acompañó en el CCK a la reina Máxima de los Países Bajos. Mientras Mauricio Macri y Emmanuel Macron estuvieron reunidos en privado, la primera dama argentina guió a su par en un tour por la Casa Rosada, al que más tarde se sumó la artista Marilú Marini -de gran trayectoria en Francia-, para conversar sobre los lazos culturales que nos unen a con el país galo. La sorpresa llegó a la hora del almuerzo. En lugar de quedarse en Balcarce 50, los matrimonios presidenciales partieron hacia la isla El Descanso, en el delta del Paraná. Juliana buscó un sitio especial, tal como hicieron los Macron en enero pasado cuando los invitaron al restaurante de Guy Savoy (con tres estrellas Michelin) frente al Eliseo. Brigitte, en un guiño a su anfitriona, lucía el brazalete de plata que Awada le dio en aquella ocasión. Pasadas las cuatro de la tarde, y cambio de look mediante, Juliana y Máxima se fundieron en un cariñoso abrazo en el CCK, donde Máxima dio una conferencia sobre el empoderamiento económico de las mujeres.

El jueves el presidente argentino recibió a los Macron en Casa de Gobierno. Las primeras damas fueron embajadoras de la moda de sus países: Brigitte Trogneux usó un tailleur de Vuitton mientras que Juliana Awada eligió un "chemise" de twill de seda natural estampado de Evangelina Bomparola.
El jueves el presidente argentino recibió a los Macron en Casa de Gobierno. Las primeras damas fueron embajadoras de la moda de sus países: Brigitte Trogneux usó un tailleur de Vuitton mientras que Juliana Awada eligió un "chemise" de twill de seda natural estampado de Evangelina Bomparola. Fuente: HOLA - Crédito: G20

El jueves por la tarde acompañó a Máxima de Holanda, que fue oradora del foro "El rol de las finanzas para el empoderamiento económico de las mujeres", en el CCK. Llevaba un traje de saco y pantalón al rojo vivo de Awada, y la Reina, un equipo de Michael Kors.
El jueves por la tarde acompañó a Máxima de Holanda, que fue oradora del foro "El rol de las finanzas para el empoderamiento económico de las mujeres", en el CCK. Llevaba un traje de saco y pantalón al rojo vivo de Awada, y la Reina, un equipo de Michael Kors. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Los Trudeau fueron el segundo matrimonio al que recibieron Mauricio y Juliana; esta vez, al atardecer y en Olivos. Las ladies coincidieron en el color negro de sus atuendos.
Los Trudeau fueron el segundo matrimonio al que recibieron Mauricio y Juliana; esta vez, al atardecer y en Olivos. Las ladies coincidieron en el color negro de sus atuendos. Fuente: HOLA - Crédito: G20

TODAS A VILLA OCAMPO

El viernes 30, las ilustres invitadas revolucionaron las tranquilas calles de Beccar al entrar a la casona que perteneció a Victoria Ocampo, hoy patrimonio de Unesco. Fue un encuentro de mujeres solas, ya que los partners masculinos, los maridos de Angela Merkel y Theresa May, por motivos diversos no vinieron a Buenos Aires. A las 11:53, comenzaron a llegar las first ladies a Villa Ocampo. Después del saludo protocolar, Juliana las invitó a la recepción en el jardín de la residencia, donde fueron agasajadas por un cuarteto de cuerdas. Después, las introdujo en la historia de la escritora Victoria Ocampo, a la que presentó como una pionera en la lucha por la igualdad de género. "Esta fue la casa de una mujer que en pleno siglo XX fue pionera en la lucha por la igualdad de oportunidades entre mujeres y varones, una causa que me siento muy orgullosa de compartir", dijo. Francis Mallmann hizo el "show de fuegos" y preparó un menú que incluyó delicias criollas típicas: humita salteña con albahaca fresca y centolla fueguina con habas, arvejas y menta. De postre, probaron más clásicos argentinos, c como flan y panqueques con dulce de leche.

En su primer encuentro enmarcado en el Programa de Acompañantes, Juliana llevó un vestido corte evasé con lazo en la cintura y falda irregular. Melania Trump lució muy elegante: eligió un vestido plisado de Gucci valuado en cinco mil dólares; y lo combinó con stilettos de Manolo Blahnik.
En su primer encuentro enmarcado en el Programa de Acompañantes, Juliana llevó un vestido corte evasé con lazo en la cintura y falda irregular. Melania Trump lució muy elegante: eligió un vestido plisado de Gucci valuado en cinco mil dólares; y lo combinó con stilettos de Manolo Blahnik. Fuente: HOLA - Crédito: Reuters

En el comedor de Villa Ocampo, uno de los lugares favoritos de la reconocida escritora argentina, que conserva la boiserie original. El chef Francis Mallmann les ofreció un menú con humita y centolla fueguina. De postre, flan y panqueques con dulce de leche.
En el comedor de Villa Ocampo, uno de los lugares favoritos de la reconocida escritora argentina, que conserva la boiserie original. El chef Francis Mallmann les ofreció un menú con humita y centolla fueguina. De postre, flan y panqueques con dulce de leche. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Hubo mucha complicidad entre las mujeres de los mandatarios. Kim Jung-sook, de Corea del Sur, conversó animadamente con Melania.
Hubo mucha complicidad entre las mujeres de los mandatarios. Kim Jung-sook, de Corea del Sur, conversó animadamente con Melania. Fuente: HOLA - Crédito: G20

En la intimidad de su escritorio, en la Quinta de Olivos. Los días previos, Juliana preparó y practicó el discurso de bienvenida a las primeras damas. El espacio está ambientado fiel a su estilo chic, con muebles y arte contemporáneo argentino. En el ambiente, un cuadro abstracto de Matías Duville.
En la intimidad de su escritorio, en la Quinta de Olivos. Los días previos, Juliana preparó y practicó el discurso de bienvenida a las primeras damas. El espacio está ambientado fiel a su estilo chic, con muebles y arte contemporáneo argentino. En el ambiente, un cuadro abstracto de Matías Duville. Fuente: HOLA

LA CALIDEZ COMO MARCA PERSONAL

Dentro de la agenda social del G-20, la gala de bienvenida era uno de los highlights. De punta en blanco, la noche del viernes Juliana dejó en claro una de las razones por las que su marido habla de ella como su "hechicera". Apenas Bárbara Diez, la mujer de Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno porteño, la recibió a los pies de las escalinatas del teatro Colón, la primera dama la tomó de las manos y le elogió su look. "Siempre me recibís así. Gracias, Juliana Awada, por tu calidez permanente", le reconoció públicamente la reconocida event planner. Esa actitud, más allá de la buena sintonía que tienen, no fue un caso aislado durante la velada: cada saludo y cada sonrisa fue dedicada y mirando a los ojos a los invitados. Cuando le tocó posar con el presidente Donald Trump y su mujer Melania, se percató que detrás del fotógrafo habían quedado la hija del mandatario, Ivanka, y su marido, Jared Kushner. Enseguida los animó a sumarse a la foto. Más tarde, cuando Argentum, el espectáculo que dirigió Ricky Pashkus, hacía historia, los aplausos de los presentes, el grito vivo de ¡Argentina! y la emoción del presidente, que saludaba con la mano en alto y lágrimas en los ojos volvieron a dejar en evidencia su mejor versión. Si bien suele mostrarse cercana a su marido y siempre se los ve tomados de la mano, en ese momento lo miró con ternura, lo abrazó y lo contuvo ante la mirada del mundo entero.

La hija de Donald Trump se animó a un traje de pantalón y sacó off shoulder para la noche del Colón, adonde llegó de la mano de su marido, Jared Kushner. Ambos conversaron con Juliana mientras el presidente de Estados Unidos y su mujer hacían lo propio con Mauricio Macri.
La hija de Donald Trump se animó a un traje de pantalón y sacó off shoulder para la noche del Colón, adonde llegó de la mano de su marido, Jared Kushner. Ambos conversaron con Juliana mientras el presidente de Estados Unidos y su mujer hacían lo propio con Mauricio Macri. Fuente: HOLA - Crédito: Reuters

Máxima entró al teatro Colón junto al primer ministro holandés Mark Rutte. Para la ocasión, eligió un vestido estampado de Natan, una de sus firmas de cabecera, con apliques bordados.
Máxima entró al teatro Colón junto al primer ministro holandés Mark Rutte. Para la ocasión, eligió un vestido estampado de Natan, una de sus firmas de cabecera, con apliques bordados. Fuente: HOLA

Una imagen de la emoción para el recuerdo: en el palco presidencial del Teatro Colón, el presidente lloró. Y Juliana lo abrazó y lo contuvo.
Una imagen de la emoción para el recuerdo: en el palco presidencial del Teatro Colón, el presidente lloró. Y Juliana lo abrazó y lo contuvo. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Después de la función de Argentum -creada especialmente para la ocasión por Ricky Pashkus- y la comida en el Salón Dorado, la Reina decidió terminar la noche con un helado de Freddo.
Después de la función de Argentum -creada especialmente para la ocasión por Ricky Pashkus- y la comida en el Salón Dorado, la Reina decidió terminar la noche con un helado de Freddo. Fuente: HOLA - Crédito: Redes Sociales

Vista de la larga mesa. Martín Roig se ocupó de ambientar el salón dorado del Colón para la noche del viernes 30. Usó follaje y flores de Misiones a Bariloche en los arreglos que decoraron las mesas. Como toque final, puso hortensias verdes en diferentes tonos.
Vista de la larga mesa. Martín Roig se ocupó de ambientar el salón dorado del Colón para la noche del viernes 30. Usó follaje y flores de Misiones a Bariloche en los arreglos que decoraron las mesas. Como toque final, puso hortensias verdes en diferentes tonos. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Detallista como pocas, Juliana se ocupó de arreglarle la corbata a su marido en el hall del Colón.
Detallista como pocas, Juliana se ocupó de arreglarle la corbata a su marido en el hall del Colón. Fuente: HOLA - Crédito: G20

UN ALMUERZO ARTY

El sábado, a las 11, Juliana Awada recibió a los partners y a la reina de Holanda en el Museo de Arte Latinoamericáno de Buenos Aires ( Malba ). En el auditorio, tras ver un video sobre arte argentino, Juliana subió al escenario y les presentó su proyecto para estrechar vínculos entre el arte y los centros de desarrollo para la primera infancia, una de las causas que abraza. Después, alentó a sus pares a acompañarla sobre el escenario y, de a una, a estampar su firma o un dibujo en las sillas escolares intervenidas previamente por diez artistas argentinos y que serán enviadas a distintos Espacios de Primera Infancia (EPI) del país como prueba del compromiso con las acciones artísticas que se desarrollarán allí en 2019. A la hora del almuerzo, probaron el menú que los chefs Fernando Trocca, Guido Tassi y Javier Rodríguez prepararon con ingredientes que provenían de distintas regiones nuestras: langostinos de Puerto Madryn con tomates y alcaparras, cerezas de Mendoza y queso de cabra con almendras, merluza de Tierra del Fuego con berenjenas y espárragos y damascos de San Juan con crema. Mientras las invitadas disfrutaban del café, Eduardo Costantini , fundador y presidente del Malba, las guió en un tour "a medida" durante 45 minutos. "Tuve la oportunidad de saludar a Máxima y a Melania Trump que no pudieron unirse al recorrido porque tuvieron que irse. Todo salió muy bien", comentó el coleccionista. Y confió, divertido, que ocurrieron algunas situaciones memorables, "como cuando la primera dama de Indonesia empezó a jugar con una obra lúdica de sonido y movimiento de Julio Le Parc y se comportó como si fuera una chica en una juguetería. No quería soltar la obra. Yo le ofrecí que se la llevara a su casa por un rato". Finalizado el encuentro, las mayoría de las primeras damas regresaron a sus países, con excepción de Peng Liyuan, primera dama de China, que al día siguiente continuó con la visita de Estado en la Argentina.

El sábado, Juliana subió al escenario del auditorio del Malba y presentó su proyecto para estrechar vínculos entre el arte y los centros de desarrollo para la primera infancia.
El sábado, Juliana subió al escenario del auditorio del Malba y presentó su proyecto para estrechar vínculos entre el arte y los centros de desarrollo para la primera infancia. Fuente: HOLA - Crédito: Malba

Junto a Eduardo Costantini, presidente y fundador del Malba, que, a pedido de Juliana, guió a las partners en un tour a medida por la colección.
Junto a Eduardo Costantini, presidente y fundador del Malba, que, a pedido de Juliana, guió a las partners en un tour a medida por la colección. Fuente: HOLA - Crédito: Malba

Las primeras damas invitadas aportaron lo suyo: subieron al escenario, de a una, para estampar su sello (firma o un dibujo) en las sillas escolares que previamente fueron intervenidas por diez artistas argentinos. Esas sillas serán enviadas, luego, a distintos centros de primera infancia del país.
Las primeras damas invitadas aportaron lo suyo: subieron al escenario, de a una, para estampar su sello (firma o un dibujo) en las sillas escolares que previamente fueron intervenidas por diez artistas argentinos. Esas sillas serán enviadas, luego, a distintos centros de primera infancia del país. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Máxima participó del G-20, ya que Holanda fue uno de los dos países invitados por el Presidente (el otro fue Chile). La reina de los Países Bajos eligió un diseño de Elie Saab de broderie con mangas largas y falda midi. Juliana optó por un vestido estampado y largo midi, ceñido a la cintura.
Máxima participó del G-20, ya que Holanda fue uno de los dos países invitados por el Presidente (el otro fue Chile). La reina de los Países Bajos eligió un diseño de Elie Saab de broderie con mangas largas y falda midi. Juliana optó por un vestido estampado y largo midi, ceñido a la cintura. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

DE CHINA HASTA OLIVOS

El domingo 2 de diciembre, Mauricio Macri tuvo una reunión bilateral con Xi Jinping , el presidente de China. Mientras tanto, Juliana Awada agasajó a Peng Liuyan, quien antes de ser primera dama era una cantante lírica, con un breve recital de Alejandra Radano, quien entonó "Verde luna" (un clásico del repertorio de Chavela Vargas) y los tangos "Y qué más" y "Rosa reseca". Después, llegó el momento del intercambio de regalos. Juliana sorprendió a Peng con una batuta del célebre director de orquesta argentino Daniel Barenboim (construida por la compañía alemana Rohema), junto a un compilado de sus conciertos. La primera dama china trajo dos bicicletas: una para Antonia y otra para Juliana, además de un pañuelo azul. Mauricio Macri también dio la nota: le obsequió a Xi Jinping, en nombre de la Asociación Argentina de Polo (estaba junto a él Eduardo Novillo Astrada, su presidente) una yegua de polo y un casco con los colores de la bandera china.

El domingo 2, Mauricio Macri y Juliana Awada recibieron al presidente de China, Xi Jinping, y su mujer, Peng Liyuan, en la residencia de Olivos. Las mujeres disfrutaron de una charla (con intérprete de por medio) en uno de los livings, donde se aprecia la pintura del artista Eduardo Hoffmann.
El domingo 2, Mauricio Macri y Juliana Awada recibieron al presidente de China, Xi Jinping, y su mujer, Peng Liyuan, en la residencia de Olivos. Las mujeres disfrutaron de una charla (con intérprete de por medio) en uno de los livings, donde se aprecia la pintura del artista Eduardo Hoffmann. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Juliana estuvo en todos los detalles: como Peng Liyuan es cantante lírica, la primera dama le regaló una batuta del director de orquesta Daniel Barenboim.
Juliana estuvo en todos los detalles: como Peng Liyuan es cantante lírica, la primera dama le regaló una batuta del director de orquesta Daniel Barenboim. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Para el encuentro con el mandatario chino, Juliana eligió un vestido en color fucsia con zapatos al rojo vivo, a juego con el detalle en el frunce de la cintura.
Para el encuentro con el mandatario chino, Juliana eligió un vestido en color fucsia con zapatos al rojo vivo, a juego con el detalle en el frunce de la cintura. Fuente: HOLA - Crédito: G20

JULIANA, A SOLAS CON ¡HOLA! ARGENTINA

Antes de bajar el telón del G-20, puertas adentro de Olivos, Juliana hizo su propio balance: "Estamos cerrando unos días cargados de emoción, donde la Argentina fue anfitriona del mundo. En el programa de acompañantes quisimos transmitir lo mejor de nuestro querido país y mostrar toda la capacidad que tenemos. Por eso fuimos eligiendo, en este año, cada detalle: desde los lugares que mostramos, los regalos que les hicimos, los espectáculos y la gastronomía con nuestros productos autóctonos y nuestros chefs. Pero, sobre todo, quisimos hacerlos sentir como en su casa y transmitirles la calidez que nos caracteriza. Y la verdad es que creo que cumplimos con el objetivo. Todos agradecieron la hospitalidad y destacaron que habían disfrutado de estos días en un clima muy distendido, algo inusual en este tipo de encuentros".

Muy sonrientes, madre e hijas posaron en los jardines, impecables para la ocasión y con los rosales en flor, con la alegría del deber cumplido.
Muy sonrientes, madre e hijas posaron en los jardines, impecables para la ocasión y con los rosales en flor, con la alegría del deber cumplido. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Puertas adentro de Olivos, la mujer de Mauricio Macri no descuidó a sus hijas, Valentina Barbier (15) y Antonia Macri (7).
Puertas adentro de Olivos, la mujer de Mauricio Macri no descuidó a sus hijas, Valentina Barbier (15) y Antonia Macri (7). Fuente: HOLA - Crédito: G20

Antonia se mostró feliz al saber que la primera dama China, Peng Liyuan, había llevado de regalo una bicicleta para ella y para su mamá.
Antonia se mostró feliz al saber que la primera dama China, Peng Liyuan, había llevado de regalo una bicicleta para ella y para su mamá. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Una vez finalizado el encuentro con el mandatario chino, Valentina y Antonia disfrutaron el resto del domingo junto a su familia.
Una vez finalizado el encuentro con el mandatario chino, Valentina y Antonia disfrutaron el resto del domingo junto a su familia. Fuente: HOLA - Crédito: G20

Mauricio Macri y Juliana Awada, abrazados y con look informal, dan por finalizada la cumbre. Unidos, entran a la casa que comparten desde principios de marzo de 2016, cuando se terminaron las obras de refacción que estuvieron supervisadas por Juliana.
Mauricio Macri y Juliana Awada, abrazados y con look informal, dan por finalizada la cumbre. Unidos, entran a la casa que comparten desde principios de marzo de 2016, cuando se terminaron las obras de refacción que estuvieron supervisadas por Juliana. Fuente: HOLA - Crédito: G20

La última tapa de ¡Hola! Argentina descubre toda la intimidad de Juliana Awada durante la cumbre del G-20.
La última tapa de ¡Hola! Argentina descubre toda la intimidad de Juliana Awada durante la cumbre del G-20. Fuente: HOLA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?