Suscriptor digital

Trabajo e inclusión: "Queremos que nos contraten porque somos buenos y no como un favor"

Este emprendimiento brinda empleo a más de las 20 personas sordas, Florencia Franco es una de ellas
Este emprendimiento brinda empleo a más de las 20 personas sordas, Florencia Franco es una de ellas Crédito: Silvana Colombo
Evangelina Bucari
(0)
3 de diciembre de 2018  • 23:15

Es media mañana y las últimas cajas de frutas ya están arriba del flete. Antes, fueron seleccionadas, clasificadas, lavadas y quedaron "listas para comer". Se trata del proyecto Frutas Frescas, una iniciativa de la empresa social En Buenas Manos, que busca generar un doble impacto: brindar trabajo genuino a 20 personas con discapacidad auditiva y, a la vez, promover la alimentación saludable en oficinas, entregando estos canastos a más de 100 compañías todos los días.

Florencia Franco tiene 32 años y es supervisora de logística del emprendimiento. Es sorda y antes de este empleo trabajaba lavando perros. Tiene un título de especialización en arte y es actriz, algo que le encanta y de lo que le gustaría poder vivir en algún momento. Cuenta que Frutas Frescas le permitió aprender y adquirir mucha experiencia. "Me di cuenta de mis capacidades, de todo lo que puedo conseguir", asegura. Florencia tiene un hijo de 4 años y quiere mostrarle que el esfuerzo tiene sus recompensas.

Las canastas de frutas se entregan a más de 100 empresas
Las canastas de frutas se entregan a más de 100 empresas Crédito: Gentileza

Desde 2011, En Buenas Manos brinda diferentes servicios empresariales realizados por personas con discapacidad. "Desarrollamos proyectos autosustentables que buscan no solo promover la ruptura de barreras sociales hacia la contratación de estas personas, sino también generar mayor autonomía y mejorar la calidad de vida de nuestro colaboradores", explica Hernán Español, fundador de esta compañía social, y agrega: "La combinación de calidad de servicio e inclusión laboral es nuestro valor agregado".

Comenzaron ofreciendo a las empresas masajes relajantes de 15 minutos, brindados por personas ciegas. Los buenos resultados de esta experiencia los llevó a buscar nuevos emprendimientos. Así, a principios de 2015, surgió la idea de las canastas de frutas. También tienen propuestas de digitalización de documentos y un café corporativo. "Somos un equipo 87 personas que hoy llega a 134 empresas y busca continuamente nuevas formas de trabajar por una sociedad más inclusiva", destaca Constanza Carcanella, responsable de desarrollo institucional. "Queremos desmitificar esa mirada asistencialista que hay sobre la persona con discapacidad, mostrar que pueden ofrecer servicios de calidad, por eso no recibimos donaciones: no queremos que sea nada por caridad", explica Carcanella. El objetivo es claro: "Queremos que nos contraten porque somos buenos y porque generamos impacto social, no como un favor".

Daniel Ferrada, de 34 años, es sordo y llegó a En Buenas Manos por la recomendación de un amigo. "Me parece importante visibilizar que las personas con discapacidad podemos trabajar", remarca. "Ahora hago el control de calidad de las frutas, antes era repartidor, con el tiempo esto fue creciendo y yo también", cuenta, orgulloso. Daniel está en el último año de la carrera de administración de empresas, en la Escuela Metropolitana de Altos Estudios de ALPI Asociación Civil y asegura que después de recibirse le gustaría poder trabajar en una empresa "como un profesional".

Otro objetivo es ayudar al desarrollo personal de cada integrante del equipo. Carcanella detalla: "Para muchos, es su primer trabajo, entonces ideamos una rotación dentro del proyecto y crecimientos. Si antes pasabas de ser repartidor al que lavaba la fruta, si tenés mas estudios podés pasar a tareas administrativas, por ejemplo. Para que les sirva de experiencia". La selección del personal se hace a través de los CV que les llegan a su cuenta de Facebook.

Daniel Ferrada se encarga de chequear la calidad de cada entrega
Daniel Ferrada se encarga de chequear la calidad de cada entrega Crédito: Silvana Colombo

Para En Buenas Manos, la concientización de una sociedad más inclusiva es una tarea de la que todos deben participar. "También las personas con discapacidad, que tienen que entender que lo pueden hacer. Muchas veces, están acostumbrados a estar en un lugar en que no se les exige ni demanda nada. A la mayoría, cuando eran chicos, nadie les preguntó qué querían ser cuando sean grandes; se les inculca que no pueden, tienden a ser infantilizados y no se fomenta la autonomía", detalla Carcanella.

En allanar el acceso a la educación está otra de la claves. "Es otra de las barreras. Los chicos de acá, muchos terminaron al secundario, pero hay muy poquitos que tienen estudios terciarios y universitarios, ninguno", explica la referente. "Estamos yendo hacia un proceso de sociedad donde la diversidad enriquece, pero queda un largo camino por recorrer", concluye.

Más información

www.enbuenasmanos.org.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?