Suscriptor digital

De luto, el país empieza a despedir a George H. W. Bush

Los restos del expresidente llegaron a Washington para los funerales de Estado de mañana
Los restos del expresidente llegaron a Washington para los funerales de Estado de mañana Fuente: Archivo
(0)
4 de diciembre de 2018  

WASHINGTON.- En medio del duelo nacional decretado por la Casa Blanca y de actos de homenaje en todo el país, familiares y antiguos funcionarios y empleados del expresidente de Estados Unidos George H. W. Bush realizaron ayer una breve ceremonia en la base de la Guardia Aérea Nacional de Texas, en las afueras de Houston, antes de que su ataúd ingresara a bordo del Air Force One para su traslado a Washington.

El fin de semana, miles de visitantes acudieron a la biblioteca presidencial Bush en el campus de la Universidad Texas A&M, donde ofrecieron sus respetos en una vigilia con cirios, en una laguna vecina, mientras que otros depositaron flores en estatuas de Bush en la biblioteca y un parque en el centro de Houston.

Dos de sus hijos, el expresidente George W. Bush y Neil Bush, acompañaron el cuerpo del mandatario número 41 de Estados Unidos en el avión presidencial, en un vuelo llamado Misión Aérea Especial 41, hasta la Base Andrews, en las afueras de la capital norteamericana.

El cuerpo de Bush permanecerá en el Capitolio hasta mañana, cuando está previsto un funeral de Estado en la Catedral Nacional.

Bush murió el viernes por la noche en su casa de Houston, siete meses después del fallecimiento de su esposa, Barbara.

Entre quienes lo acompañaban se encontraban dos médicos, un predicador, sus nietos y sus hijos, excepto George W., que se encontraba en su casa de Dallas y al que le brindó sus últimas palabras en conversación telefónica: "Yo también te amo", le dijo el jefe del clan Bush.

El perro de George H. W. Bush
El perro de George H. W. Bush Fuente: AP

Otro de los incondicionales presentes en los últimos días de George H. W. fue su íntimo amigo y exsecretario de Estado James Baker III, al que conoció en un club de tenis de Houston.

Baker fue jefe de todas las campañas de Bush (la fallida para el Senado, en la década del setenta; las primarias republicanas contra Ronald Reagan, en 1979, y las dos presidenciales, en 1989 y 1993.

"No estaba listo para morir cuando falleció Barbara", dijo su mejor amigo, Baker, a la CNN.

El nonagenario, que padecía una forma de enfermedad de Parkinson que lo postró en una silla de ruedas, había querido pasar el verano en su casa Kennebunkport, Maine, como era su hábito. "Pero cuando regresó a Houston estaba más o menos listo para irse, su calidad de vida se había deteriorado mucho", agregó Baker.

El viernes por la mañana, Baker lo visitó. "¿Adónde vamos, Bake?", preguntó el expresidente. "Al cielo", respondió. "Bueno, ahí es adonde quiero ir".

Sully, el fiel perro del exmandatario, regresó a la capital con su difunto amo. Con un arnés con los colores de la bandera estadounidense, el labrador amarillo estaba en la pista de Houston para acompañar el ataúd a bordo del Air Force One, prestado por Donald Trump.

"Misión cumplida", tuiteó el vocero de la familia Bush, Jim McGrath, junto a la etiqueta #Recordando41 y una conmovedora foto en la que se ve a Sully tumbado frente al ataúd del exmandatario.

Después de los servicios en Washington, el jueves se realizará otro funeral en Houston, seguido del entierro en la Biblioteca Presidencial Bush, en Collage Station, Texas.

Bush fue dos veces vicepresidente del también republicano Ronald Reagan antes de llegar a la Casa Blanca, de 1989 a 1993, cuando puso fin a la Guerra Fría y derrotó al ejército del presidente iraquí Saddam Hussein en la Guerra del Golfo.

No logró ser reelegido debido a que rompió una promesa de no subir impuestos.

El jefe de la Casa Blanca, Donald Trump, ordenó al gobierno federal cerrar el miércoles, mientras que la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq tampoco operarán ese día.

El recuerdo de George y Barbara Bush está presente en el vecindario donde vivió, en un monumento en su honor en un parque de la ciudad y en el aeropuerto que lleva su nombre.

Entre los líderes que asistirán a los funerales de mañana se encuentra la canciller alemana, Angela Merkel.

La jefa del gobierno alemán viajará hoy regresará inmediatamente a Berlín cuando finalice el oficio religioso.

Agencias Reuters, AP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?