Suscriptor digital

El Día Internacional del Suelo

La lucha contra la desertificación es de resultados lentos, por lo cual quienes no la han encarado aún, deben afrontarla sin demora alguna
(0)
5 de diciembre de 2018  

Por relevamientos oficiales realizados en 2015 se sabe que las erosiones eólicas e hídricas han degradado, en modo severo y grave, 32.892.137 hectáreas del territorio nacional; otros 71.498.965 de hectáreas se encuentran afectados con menor intensidad.

Ese cuadro habría sido aún peor si desde las dos últimas décadas del siglo anterior la Argentina no hubiera contado con el aporte invalorable de organizaciones privadas y públicas, puestas en la tarea de instalar en la conciencia pública, y en particular entre los productores agropecuarios, la importancia del cuidado de los suelos. En ese sentido, ha sido de enorme significación la acción emprendida, entre otros, por la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) y por Producir Conservando.

Los suelos constituyen un recurso natural estratégico. No solo se trata de fomentar la siembra directa, régimen de cultivo bajo el cual se halla prácticamente el 90% de las tierras de producción agrícola en la Argentina. Es necesaria la rotación de especies vegetales, con la inclusión de gramíneas, y la devolución sistematizada a la tierra de los nutrientes que se le extraen porque, de lo contrario, desfallece su fertilidad.

La agricultura no es minería. Es apropiado recordarlo hoy, en el Día Internacional del Suelo, instituido por las Naciones Unidas a través de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que ha popularizado la consigna de que "el cuidado del planeta comienza por el suelo".

La Argentina dispone de tierras de excepcional feracidad en el mundo, en particular en su zona núcleo, que abarca el norte de Buenos Aires, sur de Santa Fe y este de Córdoba. Esa condición se potencia por la imposibilidad de agregar muchas hectáreas más a los 1500 millones de hectáreas que se cultivan en el planeta.

El aumento de la generación de alimentos para la humanidad solo puede provenir, por lo tanto, del logro de mayores índices de productividad. Y para esto es indispensable contar con tierras que preserven sus calidades.

La erosión eólica ha hecho daños en regiones áridas y semiáridas de la Patagonia, en partes de la región pampeana y en la Mesopotamia (en Entre Ríos y Misiones). También se ha hecho sentir en zonas montañosas y serranas del país y en sierras pampeanas.

Sabemos que el aumento de los stocks de carbono en los suelos es un contribuyente de primer orden contra la contaminación ambiental, que tanto preocupa a la inmensa mayoría de los países, sobre todo por el calentamiento global. Se trata de un aumento indispensable para el porvenir de la humanidad.

Las prácticas agrícolas sustentables no gravitan a favor de la sanidad de los suelos de manera importante de un día para otro. Insume décadas lograr mejoramientos apreciables, como se advierte en los suelos bajo siembra directa desde hace más de 20 años: apenas en los primeros cinco centímetros se percibe, después de ese período, un cambio sensible, pero aun lejano en relación con la riqueza de materia orgánica que se encuentra por comparación en tierras que puedan servir de testigo de lo que eran hace cien años esos suelos.

La lucha contra la desertificación es de resultados lentos. Por eso, quienes no la han encarado todavía deben afrontarla sin demora alguna. Es un objetivo en cuya difusión deben empeñarse los gobiernos e instituciones con sentido de responsabilidad social.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?