Suscriptor digital

Matías Martin: "Me parece increíble tener que salir a explicar que no soy una mala persona"

El conductor volvió a referirse a los motivos de desvinculación de Cabito
El conductor volvió a referirse a los motivos de desvinculación de Cabito Fuente: Archivo
(0)
5 de diciembre de 2018  • 16:19

Matías Martin volvió a hablar sobre la decisión de desvincular a Cabito de Basta de Todo, su ciclo de Metro. "Me parece muy injusto y doloroso, y me obliga a defenderme porque me siento atacado. Se está instalando como verdad algo que no es ni por asomo lo que estuvo sucediendo", comenzó diciendo el conductor, quien no dudó en hacer un monólogo no solo sobre los problemas de salud del humorista sino de cómo ellos trataron de ayudarlo durante los 13 años de vínculo que los unieron. Además, Martin aprovechó nuevamente el aire para desligarse tanto de los dichos de su excompañero como los de su hermana, quienes -como algunos oyentes- lo acusan de haberlo dejado sin trabajo por su enfermedad.

Durante los 11 minutos que dura su argumentación, hay momentos en que la voz se del conductor se entrecorta. "Me parece increíble tener que salir a explicar que no soy una mala persona", comenta.

"No es que acaba de descrubrírsele una adicción a Cabo, que lo abandonamos en su peor momento. No es nuevo, lo acompaña desde que lo conozco, hace 13 años y siempre estuve junto a él, siempre combatí la discriminación. Él convive con esto con muchas dificultades, y también los que están alrededor de él viven y sufren dificultades", cuenta Martin, quien, luego de ser señalado, recibió una suerte de disculpa del humorista.

Y suma: "Hace tres años su deterioro y grado de abandono se hizo insostenible. Algunos lo recordarán, era fin de 2015, principios de 2016. Fuimos muchos los que intentamos ayudarlo, pero por supuesto que no es fácil, él no se deja ayudar. Se enojaba cuando lo encarábamos y hasta se ponía irascible sobre todo con la gente que más lo quería y más cerca estaba. No conmigo, por eso me sorprende un poco el ataque personal".

Además, el conductor de Basta de todo explica que llegaron a organizarle una reunión sorpresa con sus seres queridos para motivarlo. Pero que nada era suficiente. Incluso que las mismas redes sociales los señalaban a sus compañeros de programa, decían que no lo cuidaban, que lo tenían que internar. Sobre ese punto, Martin se pregunta :"¿Me correspondía a mí hacerme cargo? ¿Era yo el que tenía que tomar la decisión?"

Cabito, en Basta
Cabito, en Basta Crédito: Instagram

Al parecer, la situación personal de Cabito se trasladaba al trabajo. "Nunca quise contarlo, siempre quise otra despedida para no tener que contar, pero no se le entendía cuando hablaba. Él se enojaba mucho cuando un oyente le decía que no lo entendía, pero era la verdad. Tenía severos problemas para movilizarse y se quedaba dormido al aire. No fue una vez, fueron muchas", señala. Y agrega: "Finalmente decidí hacer algo por él y lo saqué del programa. Le dije que así no podía salir al aire. Que se estaba dañando, que se interne, que se opere, que haga algo. Que así no podía seguir".

"En ese punto es donde entra el nombre de Daniel Tognetti, con quien compartía médica Cabito. Fue la doctora quien alarmó a Daniel, le dijo que si Cabito -relata Martin- seguía así, se iba a morir". Ante la propuesta de ella de operarlo, el humorista decía que no tenía tiempo, que estaba muy ocupado. Fue en ese contexto en que esa información llega a Martin y es él quien toma las riendas. "Le pedí a Tognetti que me dé el teléfono de la doctora, la llamé y le expliqué que era mentira, que no estaba muy ocupado, que tenía tiempo, no tenía trabajo en ese momento y que la operación era ahí. Ella estaba muy preocupada por el secreto profesional y le iba a decir a Cabito que Tognetti le dijo todo esto", detalla.

Y continuó: Se operó y estuvo casi seis meses ausente, y lo acompañamos. Siguió cobrando el sueldo siempre.Contó con el apoyo de toda la radio. Lo acompañamos. Regresó y continuó la recuperación al aire, y también lo acompañamos. Recién ahí, lo que consideré su mejor momento de salud en los últimos tres años, volvimos a hablar de lo artístico, de lo profesional. Hablé del personaje que hace al aire, de cómo estaba desgastado, cómo le costaba encontrar su lugar, que estaba cada vez menos participativo, de que lo escatológico ya no quedaba bien, no funcionaba, que queríamos otro tipo de humor dentro de un programa que aprende y evoluciona. Que tenía que reinventarse y redefinir su personaje, encontrar sus momentos, formas de hablar, un tipo de humor nuevo. Que apueste por el chef".

En paralelo, explica Martin, Cabito se distanció del resto de los integrantes del programa. "Lo que estaba claro es que él quedó agarrado de mí, porque era el que estaba más cerca, y de mi familia. Yo era el que más lo bancaba y quería. Por eso me quedé sorprendido con el ataque personal. Le dije que haga algo, porque no hacía nada. Tiraba el ancla, metía tres bocadillos y se iba a su casa. Que proponga secciones. Le dije que se despida bien, que se muestre con proyectos que lo íbamos a promocionar. No pudo o no supo cómo y lo transformó en este ataque. La explicación que me dio fue que lo llaman de los programas y que tiene que conseguir laburo. Por eso centralizó todo en mí, porque le rendía más en términos de escándalo", arguye.

Martin contó su verdad al aire
Martin contó su verdad al aire Fuente: LA NACION - Crédito: Gerardo Viercovich

Y dice conmovido: "Todavía me cuesta creer esa nota [en referencia a una en que habló de su relación con él]. Dio a entender que lo abandoné y es falso. No lo puedo permitir más. Me obliga a defenderme y a decir todo esto. La decisión que tomé era difícil porque sabía que le iba a costar aceptarla y temía que quiera salir a dañarme. Hoy por hoy lo rompió todo. Había convencido a la radio de que lo ponga en un programa para que tenga un programa propio los fines de semana. Hoy convivo con el enojo de los dueños por defenderlo".

El menaje directo a Cabito

A vos, Cabo. Me atacaste, buscaste dañarme por una decisión profesional y te expliqué punto por punto cara a cara. Mi consejo es que vuelvas a acercarte a la gente que más te quiere y más te ayuda. Dejate ayudar. Nunca se van a poder resolver los problemas en los programas de chimentos. Se resuelven mano a mano, hablándolos. Estoy muy dolido por lo que hiciste, por más que por WhatsApp me digas que la pifiaste y que si pudieras volver el tiempo atrás... ¡Ya está! No voy a dejar de quererte por ese error que cometiste y del que sos el que sale más lastimado. No tengo ninguna duda. Sólo quería que tengas una despedida a la altura de todo lo que le diste al programa, por las risas y los grandes momentos compartidos. Un cierre digno del cariño que siempre nos tuvimos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?