Suscriptor digital
srcset

Midem, la feria de la música global, llegó a Río con empoderamiento femenino

Humphrey Inzillo
(0)
6 de diciembre de 2018  • 18:52

Desde hace más de cinco décadas, Midem - acrónimo de "Marché International du Disque et de l'Edition Musicale"- funciona un punto de encuentro que reúne en Cannes a los actores más importantes de la industria de la música a nivel global. Pero la semana pasada, por primera vez, del glamour de la emblemático balneario de la Costa Azul se trasladó al delicioso encanto de Río de Janeiro, la cidade maravilhosa, que fue la sede del primer foro latinoamericano de Midem, enfocado en cómo explotar alto potencial que tiene la industria en la región, dándole especial importancia a desarrollar un ecosistema musical que conecte a todo el continente. El evento contó con el auspicio del SEBRAE (Serviço Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas Empresas) y Estrombo, un proyecto innovador para el estado de Río de Janeiro, que a partir de las nuevas tecnologías impulsa y crea negocios, capacita, forma y apoya a distintos actores y emprendimientos del ámbito musical.

Fueron dos intensas jornadas, del lunes 26 y martes 27 de noviembre, y en sintonía con un espíritu de época, el empoderamiento femenino se vio reflejado en toda su programación: tanto en las conferencias y los paneles que conformaron el foro en sí mismo, como en la programación de los showcases, la presencia femenina que, por peso propio, se impuso más allá de cualquier tipo de regulación formal.

A ese empoderamiento llamó la colombiana Adriana Restrepo, presidente de una de las figuras clave en la industria musical de la región. "Soy la primera y única mujer en presidir un consejo de administración de la IFPI [Federación Internacional de la Industria Fonográfica], las mujeres tienen mucho que aportar a la industria de la música y mi mensaje para las mujeres de todas las empresas es ocupar el lugar que les corresponde", expresó al inicio de su exposición, que incluyó también una entrevista pública realizada por la periodista Luisa Piñeros, representante de la Radio Pública de Colombia e integrante de REDPEM, la Red de Periodistas Musicales de Iberoamérica. Restrepo aportó también datos claves para la industria de la música grabada, como el tercer año de crecimiento consecutivo a nivel mundial, después de quince años de disminución de los ingresos.

Y la carismática cantante Emmily Barreto, junto a la bajista Cris Botarelli, del grupo brasileño Far From Alaska, de Natal, también hablaron de ese empoderamiento, y contaron cómo fue el crecimiento exponencial y global del grupo luego de haber ganado el concurso de "aceleración de proyectos" en la edición europea de Midem.

Multiplicidad de miradas

El intercambio de ideas y experiencias fue uno de los ejes de este encuentro, tanto en los paneles y las exposiciones públicas, como en las charlas informales que se desarrollaban en algunos de los salones del CRAB, el Centro Sebrae de Referencia del Artesanato Brasileño, en el centro carioca, que funcionó como sede del Midem.

Grant. C Dull, fundador y C.E.O. del sello ZZK, contó el impulso que significó para Chancha Vía Circuito la inclusión de "Quimey Neuquén" -el remix de una canción de José Larralde- en la banda sonora de uno de los capítulos de la temporada final de Breaking Bad. "A partir de esa escena, donde Walter White entierra sus millones de dólares en el desierto, Chancha se transformó en un artista muy reconocido en la Argentina y experimentó una explosión a nivel internacional".

En la misma sintonía, el colombiano David Zawadski, fundador y responsable del área de desarrollo de nuevos productos de M3, subrayó la proyección global que alcanzó Bomba Estéreo cuando su tema "Fuego" fue elegido como banda sonora del Fifa, uno de los videojuegos más populares del mundo. Y al mismo tiempo subrayó la importancia que tiene para los artistas locales trabajar a partir de una tradición y de su identidad.

El argentino Sebastián Carlomagno, de Move Concerts, expuso el desafío y las dificultades que implica darle una proyección continental a un artista como Abel Pintos, uno de los cinco más convocantes de la Argentina, pero con un recorrido muy reducido, todavía, fronteras afuera.

"Despacito", el boom global y el impacto en el mainstream

AD/DD. O bien, "Antes de «Despacito»" y "Después de «Despacito»". Así se mide la industria después del impacto global de la colaboración entre los boricuas Luis Fonsi y Daddy Yankee. Así lo expresó Paulo Lima, presidente de Universal Music Brasil, resaltando la importancia y el arrastre que implicó para la industria y para el resto de los artistas latinos esa canción, que llegó al tope de los charts en más de 40 países y cuya versión en inglés, interpretada junto a Justin Bieber, llegó al puesto número uno del Hot 100 de la revista Billboard en los Estados Unidos.

"La música no se puede resumir a un «Despacito» o a un artista como J. Balvin, que son fundamentales. Está bien que existan, porque son los que nos pusieron en el ojo del mapa mundial, y eso era lo que necesitábamos. Pero la música es otra cosa: la música es arte, la música es cultura. Yo creo que la diversidad es lo que nos enriquece. Colombia tiene años de éxitos mainstream, con Shakira y con Juanes, por ejemplo. Pero el asunto no es sólo apuntar a tener millones de escuchas o visitas. Crear un sector es permitir que existan diferentes propuestas artísticas en diferentes circuitos. Si no, vamos camino a robotizarnos" sostuvo, con lucidez, Cedric David, uno de los principales impulsores de la movida indie colombiana (¡el electrocumbé!), al frente de la agencia Afropiks.

Los conciertos

Durante el día, el evento estuvo centrado en conferencias, entrevistas públicas y mesas redondas. Pero a la noche, sobre el escenario montado en la plaza Tiradentes, se sucedieron los showcases. La primera noche, Flávia Dantas abrió la velada con una exquisita selección de clásicos de la bossa nova y la MPB. Con una impronta pop y un sonido contemporáneo, craneado por el productor Rodrigo Campello, Jana Linhares proyecta el encanto de la MPB hacia la pista de baile. La preponderancia rítmica del proyecto está sostenida por el gran Marco Suzano, el sesionista que ha tocado con los más grandes artistas brasileños y, entre otros, con Fito Páez (en su disco junto a Paulinho Moska) y los hermanos Jorge y Daniel Drexler. Jana fue durante muchos años corista de Fernanda Abreu, que se sumó al show y juntas interpretaron "Tambor", uno de los puntos más altos de Amor geral, el último álbum de "la madre del pop brasileño".

Acompañada por el Quarteto de Río, Joyce Cândido se impuso como una cantante exquisita y refinada, en un repertorio que le hizo honor a la tradición cancionística de la cidade maravilhosa. Y una de las revelaciones de la primera jornada fue Adango, la cantante oriunda de Camerún que ofició las veces de embajadora africana en esta excursión latinoamericana de Midem, tendiendo y estrechando el puente musical entre la tradición afro-brasileña y su continente, y colaborando también con Joyce Cândido, a quien había conocido en un Midem anterior.

El número más convocante de la noche fue Melim -el grupo de los hermanos Diogo, Rodrigo y Gabriela Melim-, que con un híbrido de reggae y pop, mantuvo a toda la plaza bailando, a pesar de la lluvia que se hacía da vez más intensa. Sobre el cierre, DJ Imperatore hizo bailar a los pocos valientes que, caipirinhas mediante, le hicieron frente al aguacero.

La segunda velada de showcases comenzó con el proyecto de Marcelo Vig & Marcos Suzano, que llevó la rítmica brasileña hacia el espacio electro-cósmico. Leandro Fregonesi, al frente de un octeto repasó temas propios y sambas clásicos, en un set que -a pesar de la lluvia- no dejó a nadie sin bailar y le dio un toque épico a su presentación. Luego, la cantante y percusionista Raquel Coutinho, con su tambor mineiro, mostró sus canciones que unen vanguardia y tradición. De fuerte impronta afro y con una energía rockera con reminiscencia a Nação Zumbi, fue subiendo cada vez más la temperatura.

Desde Colombia, Mitú mostró su "techno de la selva". El dúo integrado por Julian Salazar (ex Bomba Estereo) y Franklin Tejedor propone un trip psicodélico, orgánico y 100 % bailable, que hipnotizó a la audiencia y los llevó a un baile frenético. Un fenómeno de fiesta colectiva, pero con un dejo de introspección chamánica. Un set contundente que fue un dulce colocón para una velada intensa.

Ver en escena a Far From Alaska es toda una experiencia. Un frenesí rockero, que roza lo stoner, pero que se conjuga en una actitud grunge por momentos, y que encuentra pasajes festivos de electro-punk. Es una descarga adrenalínica, sostenida especialmente por su front-girl, la mencionada Emmily Barreto, en estado adrenalínica. Además de su repertorio, incluyeron una versión inusualmente potente de "Iron Lion Zion", de Bob Marley.

Minutos antes del baile final, Alexandre Deniot, director de Midem, expresaba su satisfacción por el suceso que había alcanzado el evento. "Estoy muy feliz porque superó nuestras expectativas", explicó. "Aspiramos a conectar a la gente de la industria y de la comunidad musical en Latinoamérica. Y eso se cumplió. Tuvimos un feedback muy positivo de todos los participantes, y eso es lo más importante todos los organizadores. La calidad de los oradores fue muy elevada, las discusiones en los paneles fueron profundas y pudimos reflexionar sobre todos los cambios que está experimentando la industria, especialmente en América latina. Lo más importante fue poder abrir el diálogo entre todos los actores para ver cuáles son las oportunidades que pueden abrir todos esos cambios".

El cierre de la jornada, y del encuentro, fue excepcional. Montado en la proa de un barco escenográfico, DJ MAM propuso un recorrido por distintas regiones músicales del Brasil, con remixes de grupos como Bixiga 70y feats. en vivo de Silvain Galvão y Carimbloco -un grupo de baile que incluyó zanquistas entre el público-, la Sinfónica Ambulante y Jef Rodrigues, la sección de vientos Technobrass y Donatinho. A pesar del frenesí, había un dejo de saudade por el fin de un encuentro que tuvo mucho, también, de fin de fiesta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?