Suscriptor digital

Copa Argentina: en Gimnasia, la palabra de Pedro Troglio es tan potente como un gol

Pedro Troglio llevó a Gimnasia a la final
Pedro Troglio llevó a Gimnasia a la final Fuente: DyN
Máximo Randrup
(0)
5 de diciembre de 2018  • 23:59

LA PLATA.- Con Pedro Troglio siempre pasa lo mismo en Gimnasia. Primero queda como en posición adelantada, después convence a las masas y, por último, demuestra que su ocurrencia no era ningún absurdo.

¿Cuándo queda como en offside? Cuando expresa, alejado de cualquier protocolo, que su objetivo es que Gimnasia salga campeón.

¿Cuándo convence a las masas? Cuando su trabajo comienza a dar resultados, claro está, pero también cuando su discurso se instala y, poco a poco, se vuelve verosímil.

¿Cuándo demuestra que su ocurrencia no era ningún absurdo? Recién cuando su equipo obtiene un triunfo resonante que lo ubica a un paso del título.

En todo este proceso, la palabra es uno de sus estandartes. Su arenga antes de la definición por penales contra River, en la semifinal de la Copa Argentina, es apenas un ejemplo: "Ustedes son unos monstruos", les gritó a sus jugadores como una forma de felicitarlos por el empate ante semejante adversario, y prosiguió para alentarlos en el desafío que se les venía: "Vayan convencidos y que Dios los ayude".

Ojo, tampoco hay que pensar que el hombre es un inconsciente que cree que Gimnasia está obligado a pelear por un título. Sabe perfectamente el material con el que cuenta y, sobre todo, lo lejos que está de los dos clubes más grandes del fútbol argentino. "Cuando ves que Boca tiene a Tevez (Carlos) en el banco y a Benedetto (Darío) en el tribuna, te das cuenta de que estamos lejos", le decía Troglio a la nacion, hace menos de cuatro meses.

Tras esa entrevista, en la que también se atrevió a hablar de ser campeón con el Lobo ("sería cerrar un círculo, una historia"), el conjunto tripero venció al xeneize dos veces; primero por la copa local y después por la Superliga. Y hace unos días, para completar el combo de finalistas de la Copa Libertadores de América, despachó aRiver. Y lo hizo con un planteo inteligente. Sí, con autoridad.

Si se toman en cuenta los antecedentes, este presente albiazul esperanzador no debería llamar la atención. Troglio vive su tercera etapa como director técnico de la institución platense y en las dos anteriores también luchó por un título. En 2005 se disputó el título del Apertura con el Boca de Alfio Basile y en 2014, tras ascender de la B Nacional a mediados de 2013, peleó el Final frente al River de Ramón Díaz.

Este ciclo no fue la excepción. Gimnasia es finalista de la Copa Argentina y hoy se las verá en Mendoza con Rosario Central, otro soñador que busca tildar el mismo deseo: volver a gritar campeón de una vez por todas. El Tripero, ganador de la Copa Centenario a principios de 1994, vuelve a una final tras casi 25 años. Y ahora no solo se ilusiona con la vuelta olímpica; también con disputar el máximo torneo continental la próxima temporada y la Supercopa Argentina 2019.

El sendero del Lobo para llegar al encuentro definitorio frente al Canalla no fue para nada sencillo. Al contrario. Fue bien sinuoso y con obstáculos de todo nivel: tres victorias exiguas, por 1-0 (contra Sportivo Belgrano de San Francisco, Olimpo y Boca); dos triunfos en los penales (ante Central Córdoba de Santiago del Estero y River).

Más allá de la euforia por el pase al choque decisivo, Troglio no olvidó acudir a una de sus principales cartas en esta aventura: la de convencer. La de transmitir ideas que parecen imposibles y, en realidad, son simplemente difíciles. "Ya les dije a los jugadores que tenemos que ganar esta final para quedar en la historia de este club", confesó Pedro cuando se repuso después de los festejos. Un Troglio espiritual que, como antes de los penales, se volvió a acordar de Dios: "La pido al de arriba que me dé el último empujón para ser feliz".

El Lobo sueña y está bien que así sea. Troglio ya los convenció de que todo es posible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?