Suscriptor digital

Después de casi 20 años de actividad, condenaron a Los Monos por narcotráfico

Se conoció la sentencia a la banda de Los Monos en los tribunales federales de Rosario
Se conoció la sentencia a la banda de Los Monos en los tribunales federales de Rosario Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Germán de los Santos
(0)
6 de diciembre de 2018  • 21:31

ROSARIO.- Pasaron 19 años desde que fue atrapado por primera vez Máximo Cantero, alias Viejo, entonces líder de Los Monos, con un cargamento de marihuana en Itatí, Corrientes. Hasta ayer ninguno de los integrantes de esta organización con sede en Rosario había sido condenado por narcotráfico, pero pasadas las 16, el Tribunal Oral Federal de Rosario sentenció finalmente a Ariel Cantero, alias Guille, a 15 años de prisión, y a su lugarteniente Jorge Chamorro, a 17.

Con este fallo en la causa llamada Los Patrones, que se inició en noviembre de 2015, se cerró una etapa en la Justicia Federal de Rosario, que hasta ahora no había juzgado nunca por producción y comercialización de estupefacientes a la banda que operó en esta ciudad en los últimos 20 años, y que más allá de la venta de drogas montó un engranaje de extrema violencia para sostener el negocio ilegal, que provocó que Rosario llegara a tener una tasa de 21,4 homicidios cada 100.000 habitantes en 2013.

Después de más de dos meses de audiencias, en medio de un intenso operativo de seguridad, los jueces Ricardo Vázquez, Eugenio Martínez y Osvaldo Facciano dieron a conocer el veredicto, con penas de 15 años de prisión para Cantero y 17 para Chamorro. En los alegatos, el fiscal Federico Reynares Solari había pedido condenas de 18 años para ambos.

Guille Cantero, quien escuchó el veredicto en el penal de Ezeiza, fue condenado el 9 de abril pasado a 22 años de prisión, aunque la Cámara de Apelaciones redujo en agosto pasado seis meses la condena. Chamorro tiene que cumplir una pena de 12 años. Después del juicio en el fuero provincial comenzaron en Rosario una serie de atentados seriales contra jueces y funcionarios que intervinieron en la investigación contra la banda. Se produjeron 14 ataques a balazos contra casas vinculadas a quienes estuvieron con la causa de Los Monos.

Este clima de violencia generó temor en la propia Justicia Federal, que empezó a juzgar a una parte de los miembros de la banda en septiembre pasado. Se montó un fuerte operativo de seguridad y los principales imputados participaron del juicio desde el penal de Ezeiza a través de un sistema de videoconferencia.

Las parejas de Cantero y Chamorro también fueron condenadas, porque eran el brazo ejecutor fuera de la cárcel de las órdenes que los hombres daban desde la cárcel de Piñero para continuar con la comercialización de estupefacientes y los atentados contra las bandas rivales. Vanesa Barrios, esposa de Guille, y Jésica Lloan, pareja de Ema, fueron condenadas a 12 años de prisión.

La madre de Guille, Patricia Celestina Contreras, recibió ayer una pena de ocho años de cárcel, que se transformó en diez años al unificarse con una condena anterior. La Cele, como se conoce a la expareja del Viejo Cantero, fue detenida el 2 de julio de 2017, pocas horas después de que terminara la boda de Leonel Messi, a cuatro cuadras de su casa, en el barrio La Granada.

Otro de los condenados es Elías Sánchez, que era el nexo en Corrientes para abastecer a Los Monos de marihuana. Sánchez, quien enfrenta un proceso en esa provincia por fugarse estando en prisión domiciliaria, fue condenado a 14 años de prisión.

La Justicia Federal investigó a la banda de Los Monos tras la detención de un soldadito en un búnker en la zona sur de Rosario. Se comenzó a seguir la cadena de abastecimiento hasta que llegaron a las mujeres de Los Monos, que se encargaban de abastecer a los quioscos de drogas, dado que los jefes de Los Monos estaban presos en el penal de Piñero, a 20 kilómetros de Rosario.

Los llamados de Guille y Chamorro salían desde las celdas 311 y 317 de la cárcel. Cuando Guille Cantero se entregó a la policía de Santa Fe el 21 de junio de 2013 lo hizo con una sonrisa. Como si esa decisión de perder la libertad le importara poco. Y ese gesto tenía un sentido. Bajo extrema seguridad seguía con las riendas del negocio del narcotráfico desde la celda 317, primero con celulares y luego, a través de un teléfono fijo.

El fiscal Reynares Solari dijo tras los alegatos que se remitieron a la fiscalía nuevas puntas que surgieron de la causa que apuntan a las complicidades que tejieron Los Monos y que se fortalecieron cuando estaban en prisión. En el allanamiento en noviembre de 2015 a la cárcel de Piñero se secuestró un teléfono celular de Chamorro en el que están agendados los números de policías, como un agente de Inteligencia de Drogas Peligrosas, que fue absuelto en la causa provincial, y el jefe de la barra brava de Rosario Central, Andrés Bracamonte, quien está siendo investigado desde hace tiempo en la Justicia Federal. En el juicio provincial fueron condenados nueve policías por ser parte de la banda narcocriminal.

Una multa irrisoria

Ariel Cantero tendrá que pagar, además, una multa de $25.000, un monto que es similar al que se cobra por la infracción de tránsito más severa, como manejar alcoholizado.

El valor de la multa que deberá pagar el líder de Los Monos contrasta con el poder económico que esta organización acumuló, y que nunca se vio en riesgo, ya que no hay ninguna investigación avanzada sobre lavado de dinero en la Justicia Federal contra los miembros de la banda.

En la Justicia de la provincia se decidió en 2016 el decomiso de una serie de bienes, entre ellos, seis inmuebles, cinco licencias de taxis, 28 autos, tres camionetas, un camión, 15 motos, cuatro cuatriciclos, dos lanchas y una moto de agua.

Las multas que se imponen a los condenados por narcotráfico se establecen, según la nueva normativa que se cambió en 2018, en base al valor de un formulario de inscripción de operadores en el Registro Nacional de Precursores Químicos. El costo de ese formulario es de $3000 pesos. Hay una escala para cada delito de la ley de estupefacientes que establece un monto. En el caso de Los Monos, según informaron abogados que litigan en ese fuero, se estableció una escala en base a cuando fueron detenidos y luego procesados, que fue a fines de 2015. En ese momento, esa escala imponía una multa de $25.000. Este año las multas se incrementaron hasta superar los $2.000.000.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?