Suscriptor digital
srcset

Sencilla, espectacular y eficiente: tomá ideas de esta casa sustentable en Beccar

Soledad Avaca Cuenca
Violeta Quesada
(0)
9 de diciembre de 2018  

Para Sofía Arzani y Santiago Boffi, dueños de AB Estudio, la sustentabilidad es un hábito. Donde hoy tienen su casa, había una deteriorada construcción de 1937, tapada por la vegetación imparable de la ribera del Bajo de Beccar. Tentados por una idea ambiciosa, la demolieron para empezar de cero. O casi: reservaron los materiales de obra originales para darle forma a una arquitectura consciente que se adapta a su filosofía de vida. "Vivimos tranquilos con menos cosas, maximizando recursos e intentando que nuestras acciones diarias tengan el menor impacto en el medio ambiente". Con esa actitud, construyeron una vivienda de perfil austero, que combina buen diseño y funcionalidad en ambientes libres e integrados.

Sofía Arzani y Santiago Boffi proyectaron un techo vivo que, en sus palabras, no requiere mantenimiento y desarrolla su ciclo natural.
Sofía Arzani y Santiago Boffi proyectaron un techo vivo que, en sus palabras, no requiere mantenimiento y desarrolla su ciclo natural. Crédito: Javier Csecs

El proceso constructivo usó escombros de obra para rellenar el jardín, madera del viejo techo para los revestimientos y aberturas originales para los muebles de diseño propio. Por si fuera poco, la casa tiene doble vidriado hermético como aislante térmico y recupera el agua de lluvia. Además, su techo vivo está preparado para futuros conectores solares y celdas fotovoltaicas. Es el lugar también del compost casero: "Nada de materia orgánica sale a la calle". Todo se aprovecha para hacer la diferencia.

A través de la claraboya, luz natural y buena ventilación.
A través de la claraboya, luz natural y buena ventilación. Crédito: Javier Csecs

En la planta intermedia, el área social se resolvió como una planta libre, con fluidez de espacio y ventilación cruzada. En el comedor se colocó una mesa con estructura antigua y tapa de fenólico con cantos negros (todo de AB Estudio), sillas Eames y Jacobsen, y pantalla de mimbre comprada en Tigre.

Contra la ventana, sillón de Ikea con manta del norte argentino y sillas materas hechas con madera reciclada. El revestimiento de la chimenea es parte del reciclaje del techo original.
Contra la ventana, sillón de Ikea con manta del norte argentino y sillas materas hechas con madera reciclada. El revestimiento de la chimenea es parte del reciclaje del techo original. Crédito: Javier Csecs

"Rescatamos la máxima cantidad de madera posible de la estructura original para hacer los revestimientos de toda la casa".
"Rescatamos la máxima cantidad de madera posible de la estructura original para hacer los revestimientos de toda la casa". Crédito: Javier Csecs

Para nosotros, la sencillez es un gran lujo y se lo transmitimos a nuestra hija: una vida más simple y en conexión con la naturaleza es posible
Santiago Boffi

Las vigas laterales que sostenían la casa original se transformaron en la escalera actual: clásica, pero con fuerte presencia.
Las vigas laterales que sostenían la casa original se transformaron en la escalera actual: clásica, pero con fuerte presencia. Crédito: Javier Csecs

El rincón de Nina reproduce en miniatura las líneas del área social con sus estantes de madera reciclada, pizarrón, cocinita y juego de mesa en pino tea recuperada con base de fibrofácil laqueado en blanco y sillas con respaldo móvil (AB Estudio). Además, se colocó una foto de Agustín García Oliver (Estudio Migo).

"Nina guarda sus juguetes y disfraces en un viejo baúl. Cada vez que sienta olor a alcanfor, se va a transportar a su niñez".

"A los 18 años, mamá me regaló estas cacerolas de cobre que compró en un anticuario. Un chef me explicó cómo curarlas para usarlas todos los días".
"A los 18 años, mamá me regaló estas cacerolas de cobre que compró en un anticuario. Un chef me explicó cómo curarlas para usarlas todos los días". Crédito: Javier Csecs

Los antiguos tirantes del techo se transformaron en esta imponente isla de cocina.
Los antiguos tirantes del techo se transformaron en esta imponente isla de cocina. Crédito: Javier Csecs

El dueño de casa hizo la mesada de la cocina en una tarde con dos viejas cajoneras y los interiores de un placard de cedro macizo originales. Debajo, guardan la vajilla. El pizarrón lo usan para anotar recetas, proyectar y dibujar esquemas a modo recreativo.

La escalera conduce a un hall de distribución que balconea al living con una baranda de protección de aglomerado con marco.
La escalera conduce a un hall de distribución que balconea al living con una baranda de protección de aglomerado con marco. Crédito: Javier Csecs

La pared revestida con tablones de madera reciclada esconde un placard para ropa blanca. De un lado del pasillo, el dormitorio principal que da al frente de la casa. Del otro, los cuartos de Nina y su hermanito.

"Para nosotros el proceso constructivo es cíclico: todo se puede reutilizar. Ese es el mayor criterio de sustentabilidad que tiene nuestra casa".

En el dormitorio de Nina, cama con cajones, mecedora, mesa de apoyo y estante de madera curtida que rescataron del jardín de la casa anterior.
En el dormitorio de Nina, cama con cajones, mecedora, mesa de apoyo y estante de madera curtida que rescataron del jardín de la casa anterior. Crédito: Javier Csecs

"El cuarto de la gorda es la casita en el árbol. En casa diseñamos y fabricamos estas ventanas para que se conecte con el verde".

Las paredes de hormigón se pintaron con sellador blanco para mejorar su textura. En el baño, un estante recorre el largo del baño con espejo reciclado, bacha (Deca Piazza) y griferías (Genebre).

"Al cerrarse la puerta, el ambiente se pierde. La madera continúa de manera ininterrumpida de un lado al otro".
"Al cerrarse la puerta, el ambiente se pierde. La madera continúa de manera ininterrumpida de un lado al otro". Crédito: Javier Csecs

"Tenemos un taller-laboratorio donde hacemos los prototipos de muebles. Ahí diseñamos sus banquetas hechas con materiales de obra".
"Tenemos un taller-laboratorio donde hacemos los prototipos de muebles. Ahí diseñamos sus banquetas hechas con materiales de obra". Crédito: Javier Csecs

La puertita que impide el acceso a la escalera es la continuación de la biblioteca de fenólico negro con canto beige del área social. "Es un material que usamos en ciertos proyectos. Como van quedando pedazos, decidimos aprovecharlos. La idea es dejar de tirar las cosas en volquetes". El sector balconea a la galería.

Una gran mesa de carpintero lidera el espacio.
Una gran mesa de carpintero lidera el espacio. Crédito: Javier Csecs

La pileta de 80cm de profundidad está apoyada sobre el nivel del piso y funciona como reserva de agua no potable.
La pileta de 80cm de profundidad está apoyada sobre el nivel del piso y funciona como reserva de agua no potable. Crédito: Javier Csecs

Este espacio multifunción con mesa de carpintero está 60cm por debajo del nivel de la calle: "Lo hicimos así para aprovechar la inercia térmica de la tierra y lograr más altura en los ambientes como respuesta a la condición longitudinal de la casa". Detrás del muro con barra: cocina, lavadero, baño y lugar de guardado. Afuera, la galería con parilla, mesa alta y banquetas (AB).

"Me copé con el oficio de dibujar con lápiz y diseñé esta composición con reglas heredadas".
"Me copé con el oficio de dibujar con lápiz y diseñé esta composición con reglas heredadas". Crédito: Javier Csecs

"Cuando la luz natural rebota en la pared fucsia, el jardín toma otro color".

Plano de la casa

La casa se desarrolla en tres plantas dentro de un lote longitudinal de 12,30x5,4m.
La casa se desarrolla en tres plantas dentro de un lote longitudinal de 12,30x5,4m.

  • Los dormitorios se diseñaron en el tercer nivel: los cuartos de los chicos miran al jardín y el principal tiene una barrera verde en el balcón que aísla los ruidos de la calle.
  • En la cubierta, el techo vivo se preparó con una membrana aislante (Sika), un manto drenante (Maccaferri Argentina), un retentor de agua, turba y compost.
  • El garaje tiene un tanque de 6 mil litros que recupera el agua de lluvia para riego e inodoros. Las canillas de agua corriente se utilizan para bañarse y cocinar. "Tratamos de usarlas lo menos posible".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?