Suscriptor digital

Macri, en la esquina de Pobreza y Reelección

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION

La columna de Sergio Suppo

10:20
Video
(0)
14 de diciembre de 2018  • 23:15

A continuación, los principales conceptos:

  • Ayer, mientras la UCA difundía los nuevos números de pobreza, el presidente Macri reunía al gabinete ampliado y prácticamente lanzaba formalmente su carrera hacia la reelección. En un clima parecido en lo que pareció ser el después del G20; tratando de contagiar euforia.
  • Los números de la UCA eran un dato predecible. Una devaluación importante como la que tuvo la Argentina a mitad de año trae más pobreza, es inexorable. Aunque sea casi matemático, esto no quiere decir que los índices de pobreza no dejen de alarmar.
  • Los indicadores de pobreza generan, también, alarma para el Gobierno. Porque, en primer lugar, reflejan la situación social en una clara declinación. Y en segundo lugar, porque el presidente Macri hizo del combate con la pobreza uno de los ejes fundamentales de su gobierno.
  • El mismo Macri definió que su objetivo principal era reducir la pobreza. El resultado es que sigue subiendo, más allá de que entre 2016 y 2017 hubo una reducción. Como lineamiento general, los indicadores de pobreza que año a año dio a conocer la UCA, desde el 2011 en adelante, muestran que la pobreza no para de crecer, salvo circunstancias especiales.
  • En el 2016 y 2017, además de un pequeño crecimiento económico, hubo una desaceleración de la apreciación del dólar; se retrasó el precio del dólar. Con lo cual, sectores que podrían haber estado dentro de la pobreza con un dólar más alto, como sucede ahora, quedaron un poco por encima de la línea.
  • Del 2010 al 2011, la pobreza bajó. En aquel momento hubo una inyección muy fuerte de dinero por parte del Estado en la campaña de reelección de Cristina Kirchner, al mismo tiempo que un pequeño repunte de la economía y un retraso cambiario, lo cual provocó ese famoso 54%
  • En 2013 y 2015, hubo crecimiento de pobreza y fueron los años del ocaso del kirchnerismo. En 2017 baja un poco la pobreza respecto al 2016 y el gobierno gana contundentemente las elecciones legislativas de medio término.
  • El objetivo del Gobierno, ahora, a tono con el auguio que puede hacer el economista más optimista es un primer semestre del 2019 todavía en recesión, una estabilización de los indicadores económicos entre junio y julio y un ingreso a la etapa plena de campaña electoral, con reducción de la inflación, deja de caer la economía, empiezan los primeros indicios de salida de una recesión. En ese escenario, buscarán generar la expectativa de que la Argentina sale y se recupera.
  • Esto no quiere decir que haya una recuperación de la economía y una reducción de la pobreza el año que viene. La mayoría en este sentido es bastante pesimista. Esto no quiere decir, sin embargo, que Macri tenga invalidada la posibilidad de reelección, porque no lo dicen así los índices de opinión pública hoy, y porque el escenario político hoy incluye otros elementos, como que la única alternativa hasta el momento como opción de poder es Cristina Kirchner, a quien muchos sectores del electorado vinculan como responsable de la situación actual.
  • Si uno ve los indicadores de pobreza de los últimos 25 años, para los cuales la UCA fue muy importante, encontrará que tanto con la receta conservadora del menemismo como con la receta populista del kirchnerismo, bajó la pobreza pero nunca debajo del 20-25%, lo que habla de una pobreza estructural muy consolidada en el país.
  • Si hay una situación económica favorable, hay sectores que salen de la pobreza pero no progresan mucho más, y la mayoría de los que son pobres, siguen siendo pobres. Una situación lacerante es que gran cantidad de los pobres tienen trabajo, y aún así son pobres.
  • Hay varias provincias donde alguna vez hubo pleno empleo por un modelo económico industrial que entró en crisis hace 50 años y viene provocando un colapso social irremediable, más allá de las políticas económicas que se tomen en un sentido o en otro.
  • Si uno mira con detalle el último informe de la UCA, encontrará que el aumento de la pobreza es mucho más significativo que el aumento de la indigencia. Esto habla de la apuesta que los últimos gobiernos hicieron en materia de planes sociales: los sectores más desposeídos, han tenido una mínima cobertura social que, aunque sea insuficiente, logra evitar el hambre extremo, generalizado.
  • El presidente Macri ayer no habló del tema, eligió otra agenda: la política de género y los abusos sexuales que han sido claramente el tema más atractivo de esta semana. El presidente se subió a esa ola, para meterse en esos temas más "blandos", pero con mucho interés en la opinión pública.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?