Suscriptor digital

Aumentan las exportaciones y el superávit es el más alto desde 2014

Fuente: Archivo
El resultado positivo de noviembre fue de US$979 millones, el mayor en cuatro años; las ventas al exterior subieron 14,5%, mientras que las importaciones retrocedieron 29,2% por la devaluación y la recesión
Francisco Jueguen
(0)
20 de diciembre de 2018  

El precio del dólar, que tantos dolores de cabeza le dio a la Argentina en los últimos meses, es por primera vez en mucho tiempo el protagonista de una noticia alentadora. Gracias a la mejora de la competitividad cambiaria, las exportaciones comenzaron a reaccionar y volvieron a crecer fuertemente luego de seis meses de avances magros.

En noviembre, las exportaciones fueron por US$5344 millones -una suba interanual del 14,5%-, lo que representó el aumento más importante del año, impulsado por los combustibles, el campo y las manufacturas industriales.

Aunque los analistas estiman que las ventas al exterior serán el año próximo el factor más dinámico de la demanda global, todavía son cautelosos y creen que es temprano para hablar de una tendencia sólida.

En ese nuevo contexto, al que se suman el desplome de las importaciones por el salto cambiario y la contracción de la economía real, el superávit comercial de noviembre alcanzó los US$979 millones, el mejor balance desde junio de 2014.

En los primeros once meses del año, el déficit comercial sumó casi US$5200 millones, unos US$2300 millones menos que el registrado en el mismo período de 2017.

Según el informe del Intercambio Comercial Argentino (ICA) del Indec, las exportaciones sumaron en noviembre US$5344 millones. Por otro lado, las importaciones acumularon US$4365 millones. El intercambio comercial del país fue de US$9709 millones, una baja de 10,4% con relación al año pasado.

Los millones en exportaciones aumentaron más por las cantidades (13,1%) vendidas que por el precio, que sólo se incrementó 1,2%. Tras la fuerte sequía, los productos primarios volvieron a mostrar un avance significativo, de 22,9%. Las manufacturas de origen industrial (MOI) crecieron 13,4% y combustibles y energía, 54,1%. La balanza energética fue superavitaria en US$200 millones, recalcó el Ministerio de Hacienda. Es el dato más alto desde febrero de 2011.

Las importaciones mostraron un declive muy importante en noviembre, tanto en bienes de consumo (con una baja de 30,9%) como en los rubros vinculados a la inversión y la producción: bienes de capital (-40,5%), bienes intermedios (-8,8%), combustibles y lubricantes (-34,7%) y piezas y accesorios para bienes de capital (-48,7%). Los autos brasileños (y de otros destinos), otrora importaciones por excelencia, cayeron 48,3% en cantidades.

En millones de dólares, la Argentina mejoró sus exportaciones a Brasil (+24,4%), China (+196%) y EE.UU. (+3,2%), sus principales socios comerciales. A su vez, las importaciones con esos países se desplomaron. Con Brasil, el saldo comercial comenzó a mostrar datos positivos en los últimos meses.

"Las MOI anotaron una suba de 9% interanual y medidas en cantidades el resultado fue aún mejor. En términos absolutos, el crecimiento se explica por el sector automotor, que exportó un 34% interanual más, pero varios sectores, si bien no tan importantes en aporte de dólares, registraron subas interanuales significativas, lo que podría indicar que, de a poco, la mejora de la competitividad comienza a reactivar las exportaciones", afirmó la economista de la consultora LCG, Lucía Pezzarini. La especialista agregó, en tanto, que el crecimiento de los productos primarios se debió al incremento en los despachos de porotos de soja.

"Ya sabíamos que las importaciones estaban cayendo principalmente por la baja del nivel de actividad", dijo Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma. "Las exportaciones empiezan a mostrar signos de recuperación, pero hay que ver si esa tendencia se sostiene a medida que van corriendo los meses gracias al ajuste del tipo de cambio real, ya que los transables hay que producirlos. Va a ayudar Brasil y que no haya sequía este año. Se espera que las exportaciones se recuperen con fuerza en 2019 y sean la variable más dinámica del PBI", anticipó el economista.

"La novedad es que este abultado superávit no fue producto solo de una significativa caída en las importaciones, sino también de un fuerte avance de las exportaciones", indicó un informe de Ecolatina. Según la consultora, las ventas al exterior fueron beneficiadas por la mayor competitividad externa, ya que el tipo de cambio real multilateral experimentó una mejora de casi 37% interanual durante el mes pasado. "Para diciembre, se espera que persista el superávit, explicado por un nuevo avance de las exportaciones y una caída en las importaciones", dijeron, y estimaron que el año cerrará con un déficit por debajo de los US$5000 millones. No obstante, para el año que viene, la consultora prevé un superávit de US$6000 millones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?