Suscriptor digital

El eterno regreso del riesgo país

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION

Columna de Sergio Suppo

12:57
Video
(0)
21 de diciembre de 2018  • 21:33

A continuación, los principales conceptos:

  • El dilema que tiene el Gobierno oscila entre lo electoral y lo económico y financiero. El dilema político está concentrado en la decisión electoral que ha definido el presidente de la Nación y su equipo de estricta confianza. Esa decisión, es una pelea frontal con Cristina Kirchner para el año que viene.
  • Esto que parece muy conveniente para el Gobierno en términos políticos electorales es al mismo tiempo un problema en materia económica y financiera. Los indicadores económicos de la Argentina día por día nos muestran lo grave que es la crisis económica. En la última semana se confirmó la recesión que se arrastra desde hace varios meses, un aumento de inflación, una consolidación del desempleo y el último dato muy inquietante: el aumento del riesgo país.
  • El aumento del riesgo país es una señal inequívoca de desconfianza respecto de la posibilidad que la Argentina tendrá para afrontar sus compromisos. Futuro inmediato significa 2020, después de las elecciones del 2019, porque para los mercados internacionales ni Macri ni Cristina suponen una garantía de que el país pueda llevar adelante elevados compromisos de endeudamiento una vez que termine la ayuda del FMI , cuyos desembolsos se cumplirán a lo largo de todo el año que viene.
  • Lo que asegura el ala de Cambiemos más próxima a Macri es que seguramente la Argentina, con un presidente fortalecido por su reelección, tendrá la posibilidad de afrontar una renegociación de los compromisos, de renegociar los acuerdos con el Fondo y de garantizar la prolongación del endeudamiento y la refinanciación a largo plazo.
  • Pero el poner a todo o nada la situación política en la Argentina aumenta la incertidumbre política y también aumenta la discusión política en el interior de Cambiemos. Hay un sector de Cambiemos que viene alertando que es un riesgo jugar a todo o nada en las elecciones del año que viene y hablan de engrandecer una tercera alternativa. Recrear lo más posible el 2015, en la que hubo en la primera vuelta electoral tres opciones electorales: Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa .
  • Este escenario de que haya un tercer candidato hoy en las encuestas, en la opinión pública y en la mayoría de los analistas no se ve. No han encontrado un candidato que se perfile con suficiente fuerza y que reúna algunas condiciones importantes como por ejemplo tener un buen candidato para la competencia en la provincia de Buenos Aires.
  • ¿Por qué? Porque el Gobierno tiene un peso específico en cualquier escenario político en la Argentina. El presidencialismo siempre tiene una ventaja enorme ante una elección. En el caso de Macri tiene el contrapeso de que la crisis económica y los resultados sociales son francamente negativos y hay que ver si se genera alguna expectativa o alguna reversión de esta tendencia. Y además porque Cristina Kirchner ha logrado mantener un nivel de consenso y un núcleo duro sobre todo en los sectores más desfavorecidos del conurbano bonaerense que le dan mayor capital dentro de la oposición. Eso le permite a Cristina abrir el juego dentro del peronismo y comenzar una táctica de potenciales acuerdos que por ahora son solo eso, acuerdos potenciales.
  • Cristina está callada. Hizo lo mismo en toda la campaña del año pasado en la que fue derrotada en la provincia de Buenos Aires. El silencio contrastado con los malos resultados económicos y sociales que registra el gobierno de Macri la vienen beneficiando.
  • Es verdad que hay encuestas que se han estancado y que el Gobierno después del G-20 recupero políticamente pero, también es cierto que sigue siendo un factor de gran atracción política dentro del peronismo y además hay una táctica de mostrar a Cristina como una dirigente buena que ha cambiado, que ha aprendido a dialogar, que busca los consensos y que trata de establecer diálogos institucionales.
  • El otro dato político de la semana es el conflicto en la Corte Suprema . El Gobierno no parece darle importancia y cree que es solo un conflicto de la propia Corte, pero tiene un correlato directo con las relaciones de poder del Gobierno Nacional que necesita de la Corte al menos un diálogo estable y formalizado. Hay fallos adversos que está recibiendo el Gobierno que tienen directa relación con este conflicto y que se va a prolongar con toda seguridad durante todo el 2019.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?