Suscriptor digital

Santiago del Moro se despidió de Intratables: "Yo nunca caí en la grieta"

(0)
22 de diciembre de 2018  • 00:30

"Hoy a la tarde se me cayeron un par de lágrimas, algo que no pasaba hace mucho. Va a ser un día difícil", comenzó diciendo Santiago del Moro , quien después de una década al frente de Intratables decidió dar un paso al costado y continuar su carrera lejos del programa lejos del programa. "Estoy terminando un ciclo de la misma manera en que lo empecé, bien. Han sido diez años de crecimiento, tanto en lo profesional como en lo personal, dejando la vida con mis compañeros y aprendiendo de cada uno de ellos".

El conductor, que se mudará a Telefe , estaba visiblemente emocionado al dar inicio a su último programa. "Lo lindo de Intratables es que en él conviven las diferentes posturas, por eso a la gente le dan ganas de meterse en la televisión y gritar sus convicciones", reflexionó. "Hay pocos periodistas que no se han sentado en este estudio".

Dejando un poco la parte sentimental del lado, la emisión siguió con un poco de actualidad. Un informe sobre el brindis navideño del presidente Mauricio Macri y otro sobre el procesamiento de Cristina Kirchner dieron lugar al debate entre los panelistas, tal como ocurre en cada emisión.

Reflexiones personales

"Hoy me voy a sentar acá como invitado", dijo del Moro, antes de ocupar una banqueta y disponerse a opinar sobre actualidad. "Yo nunca caí en la grieta. Como nunca le creí a ninguno, siento siempre que todos me están mintiendo".

De a poco sus compañeros comenzaron a hacerle preguntas, que dispararon recuerdos del programa. "El momento más tenso fue cuando llamó Stiuso ", disparó. "El momento más lindo... Fueron muchos, todas las veces que tuve la oportunidad de conocer a grandes personas. Héctor Larrea , Cacho Fontana , Graciela Fernández Meijide , tantos que ha pasado".

Antes de presentar un video que resumía sus diez años frente al ciclo, Santiago recordó cómo llegó a la televisión, al programa de actualidad más popular de los últimos años. "Intratables arrancó como un programa de verano en donde íbamos a decir las cinco noticias del día, pero de repente vimos que eso generaba repercusión. Poco a poco se fue juntando en este piso gente de ambos lados de la grieta y el programa creció", rememoró emocionado. "Yo empecé en un programa de música, seguí en el mundo de los famosos y entré al de la política por la ventana, nunca me consideré parte de esto".

Durante la entrevista que le hicieron sus compañeros, el conductor se animó a relatar cuestiones de su vida privada que incluso ninguno de los que trabajaban con él sabían. "El día que tuve que entrevistar a Mauricio Macri, con mi mujer perdimos un embarazo. Parece una metáfora de la vida, está lo bueno, lo malo y lo que no se ve", contó mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. Y prosiguió con el relato: "Era un embarazo muy reciente, de poquitas semanas. Ella se iba a hacer una ecografía y yo tenía que irme a hacer la nota cuando de repente me llamó para contarme. Tenía toda la presión del medio, de mis compañeros y de la gente puesta en eso, me habían elegido para hacerla. Llegué a Olivos en esas circunstancias y pensé que tenía que ser profesional y así lo hice, pero fue un momento muy doloroso".

Este profesionalismo que el conductor transmitió durante los últimos años se debe a que valoraba el lugar que ocupó día a día. "Soñaba con esto desde que tenía 11 años y estaba en mi pueblo. Cuando llegué acá me encontré con gente muy instruida y muy leída, yo tengo mis estudios, pero comparado con los que venían acá no, y nunca quise aparentar algo que no era", explicó, ante la atenta mirada de sus compañeros. "Durante estos años fui atravesándola y surfeándola como podía. Todos los que estamos acá terminamos cayendo en la trampa de Intratables, que te atrapa y te terminás enganchando".

Cuando faltaban minutos para que termine la emisión, Del Moro tomó una copa y se dispuso a brindar por el ciclo que llegaba a su fin. "Brindo por Intratables y por mis compañeros. No quiero nombrar gente porque cuando uno nombra siempre se olvida de alguien, pero le quiero agradecer a Daniel Vila , que me dio la libertad para trabajar y la oportunidad de hacer este programa. Para toda la gente, a todo el mundo, gracias", dijo mirando a los que lo rodeaban antes de hacerle un pedido al equipo de producción. "¿Puedo hacer la imagen mía yéndome?", interrogó. Y mientras las luces iban bajando caminó lentamente hacia la puerta del estudio. "Algún día nos encontraremos en esta casa, porque América es nuestra casa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?