Suscriptor digital

Final del Abierto de Pato: un triunfo inapelable de Las Heras La Blanquita frente a El Siasgo

La premiación final Abierto de Pato, ganador La Blanquita de General Las Heras.
La premiación final Abierto de Pato, ganador La Blanquita de General Las Heras. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Andrés Vázquez
(0)
22 de diciembre de 2018  • 19:24

Como en una vieja historia de cine edulcorada y con final feliz, la lógica no se dejó atrapar por la sorpresa. El desenlace fue el esperado. A tono con los aires de cambios que impulsan los dirigentes de la Federación Argentina de Pato, el partido decisivo del 77º Abierto Argentino cumplió con las expectativas que se habían generado en las etapas previs y consagró a la formación favorita. Las Heras La Blanquita derrotó sin atenuantes a El Siasgo por 14 a 11 y se convirtió en el primer equipo con 40 goles de valoración en la cancha en ganar el Abierto.

El triunfo de La Blanquita fue inapelable. Los jugadores del conjunto de Las Heras supieron bancar la agresividad con que salió a jugar El Siasgo y dosificaron el uso de la caballada de manera justa. Sólido en defensa y contundente en ataque, el equipo del handicap perfecto consiguió aprovechar cada error de manejo de su adversario, para sacar ventajas y quebrar las ilusiones de equipo liderado por Justo Bermúdez.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Después de dos primeros tiempos parejos y simétricos en la chapa (3 a 2 el primero para El Siasgo y el mismo score en el segundo en favor de Las Heras) el ganador logró quebrar la paridad en el tercero: hizo pesar el valor de toda su experiencia en el campo y se llevó un categórico 3 a 1, con dos muy buenos tantos de Nicolás Taberna, después de excelentes jugadas colectivas.

Desde entonces, la diferencia de dos goles se hizo cuesta arriba para El Siasgo, que nunca más pudo adelantrse en el marcador. Marcelo Parodi y Juan José Storni acompañaron en el momento de convertir a Justo Bermúdez, pero cada vez que el conjunto rojinegro parecía acercarse, un error en la definición se lo impedía.

En el último tiempo, El Siasgo fue por la heroica. Sin embargo, los nervios le jugaron una mala pasada y los llevaron a jugar los últimos minutos con un hombre menos, por la expulsión de Justo Bermudez. "Hay que reconocer que las decisiones arbitrales no incidieron para nada en el resultado. Nos faltó precisión debajo del aro y ante rivales experimentados lo terminamos pagando caro", explicó Bermúdez, reciente ganador del Olimpia de Plata y máximo goleador del Abierto, junto con Nicolás Taberna.

Premiacion final Abierto de Pato, ganador La Blanquita de Gral, Las Heras.
Premiacion final Abierto de Pato, ganador La Blanquita de Gral, Las Heras. Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

La consagración de Las Heras-La Blanquita rompió el maleficio de 39 años sin que un equipo de 40 tantos cumpliera se consagrara campeón con su formación titular. Hace doce temporadas, la misma alineación logró el Pato de Plata, pero jugó casi toda la final con un suplente, Sergio Pedretti, de 8 tantos, que al minuto y medio de acción reemplazó a Sergio Alberti, quien sufrió un accidente. Antes hubo otras tres ocasiones en que un cuarteto ideal no ganó la competencia o no lo hizo con la ventaja óptima en el campo de juego.

El primero de esos tres antecedentes ocurrió el 22 de diciembre de 1979, cuando en Barrancas del Salado se lesionó Jorge González (lo relevó Martin Bellinzoni, de 8), y perdió contra un combinado de la Federación un partido de exhibición. Más tarde, Las Heras-Los Baguales, con los mismos cuatro campeones de ayer, cayó en una semifinal por la Copa El Recuerdo, segundo torneo de la Triple Corona, sin bajas en la formación. Ya este año, en el mismo certamen, un desgarro de Nicolás Taberna (lo reemplazó Matías Tapia, de 3) impidió que Las Heras presentara su formación de 40 tantos ante El Siasgo en la final, que terminó perdiendo.

"Lo lindo del Pato es que suele dar revancha. Hoy me siento más campeón que en 2017", expresó Sergio Alberti, después de ganar por tercera vez el Abierto Argentino.

"Esto es maravilloso. Ganar la final del Abierto es lo máximo a que puede aspirar un patero de ley. No me aburro nunca de seguir jugando finales y acumular títulos del Abierto Argentino. Esto que logramos hoy es histórico", contó visiblemente emocionado Facundo Taberna, quien fue el goleador del partido con siete tantos y se llevó el premio al mejor jugador del Abierto.

En el podio solo había lugar para sonrisas. Las Heras-La Blanquita había cumplido con el objetivo de consagrarse campeón y, al mismo tiempo, entró en la historia del Pato al convertirse en el primer equipo campeón del Abierto Argentino con cuatro jugadores de 10 goles de ventaja.

El pato, ese deporte nacional postergado pero que busca popularizarse, en una tarde mágica volvió sentirse más ganador que nunca. Como en las viejas historias de cine idílico, con finales felices, ganó el favorito y rompió el maleficio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?