Suscriptor digital

Se mantiene el recorte de gastos, pero crece el déficit financiero

El ajuste superó el 34,4%, en línea con el pedido del FMI; aun así el rojo aumentó $513.335 millones
Laura Serra
(0)
24 de diciembre de 2018  

Durante los primeros once meses del año, la administración pública nacional ajustó el gasto en 131.315 millones de pesos, lo que significa una caída del déficit primario del 34,4% en términos reales respecto del mismo período de 2017. Estos datos, publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), confirman el avance del Gobierno en el cumplimiento de las metas fiscales pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, no todas son buenas noticias: según el mismo informe, el déficit financiero (que incluye el pago de intereses de la deuda) aumentó en $513.335 millones durante el mismo período respecto del año pasado. Esta cifra implica una suba del 0,4% en términos reales y obedece, básicamente, a que se incrementó el pago de intereses en un 22,8% en términos reales.

Si bien estos datos reflejan el esfuerzo del Gobierno por ajustar el gasto en la administración pública, lo cierto es que el aumento del déficit financiero empaña el resultado final. No obstante, para el Gobierno el objetivo prioritario es bajar el déficit primario al 2,6% del PBI, tal cual lo acordó con el FMI, y continuar en la senda descendente hasta el déficit cero el año próximo.

Si se considera el conjunto del sector público nacional (es decir, la administración pública más los fondos fiduciarios y las empresas del Estado), los datos también son auspiciosos, según el último informe del Ministerio de Hacienda: en los primeros once meses del año, el déficit primario se redujo 47% en términos reales y 1,2 puntos porcentuales en términos del PBI.

"El gasto primario real de los primeros once meses del año es el menor para un período enero-noviembre desde 2012", exalta el informe del Ministerio de Hacienda.

Según la OPC, el mayor ajuste en el gasto se sintió en dos rubros: la inversión real directa (IRD) y las transferencias de capital, que cayeron un 28,1% real y 20,4% real, respectivamente. Estos son recursos que, en buena parte, se destinan a obras de infraestructura. Los recortes en este rubro se mantendrán durante 2019 según el presupuesto del año próximo; a esto se suma que, como consecuencia de la suba del riesgo país y el encarecimiento del crédito, el Gobierno decidió congelar el programa de participación público-privada (PPP) para financiar nuevos proyectos de obras públicas. Esto implica que, en su afán de equilibrar las cuentas, los planes de infraestructura quedarán prácticamente congelados en un año electoral clave para el Gobierno.

En cambio, los rubros que experimentaron una mayor expansión del gasto en lo que va del año resultaron, además de los intereses de la deuda, los subsidios económicos (+36,4% real) y las transferencias a provincias (+9,4% real). El aumento en los subsidios se explica por el componente dolarizado de las tarifas del gas, el cual se incrementó con la devaluación.

Otro dato interesante que arroja el informe de la OPC es que el crédito presupuestario vigente (gastos corrientes y de capital) ascendió, al 30 de noviembre, a $3.453.528 millones: esto implica un aumento del 20% con relación al crédito inicial aprobado por la ley de presupuesto. Esta suba se ejecutó por medio de sucesivas modificaciones presupuestarias respaldadas por once decisiones administrativas y dos decretos de necesidad y urgencia. Ambos decretos autorizaron un refuerzo de $500.655 millones, que representan el 87,1% del aumento asignado, mientras que las decisiones administrativas aprobaron en conjunto un aumento total de $74.077 millones.

Más modificaciones

Durante este mes, antes del cierre fiscal del año, el Gobierno introdujo nuevas modificaciones presupuestarias. El viernes pasado, por medio de la decisión administrativa 1935, autorizó un incremento en el cálculo de recursos por $2389,5 millones y de gastos por $6426,0 millones, lo que originó una desmejora en el resultado financiero de la administración pública de $4035 millones, según informó la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).

En esta modificación presupuestaria, el Gobierno aumentó los gastos corrientes en $8737,8 millones, al tiempo que disminuyó los gastos de capital en $2311,8 millones. Las áreas más beneficiadas fueron el Ministerio de Trabajo, que recibió un refuerzo de $5000 millones con destino a gastos en jubilaciones y retiros del "programa prestaciones previsionales" de la Anses, y el Ministerio de Defensa, al que se destinaron $1154 millones para el pago de retiros y pensiones militares.

Las cifras de un año complicado

  • $131.315 millones - Es la caída de déficit primario: Es la cifra de recorte del gasto primario en los primeros once meses del año, según datos de la Oficina de Presupuesto. Comparado con igual período del 2017 representan el 34,4% menos en términos reales
  • $513.335 millones - Es el aumento de la deuda: La cifra representa un incremento del 0,4% de los servicios de la deuda. La suba fue impulsada por el aumento del 22,8% de los intereses
  • 28,1% - Es la caída de la inversión real directa: A esta cifra se suma una disminución del 20,4% de las transferencias de capital. Ambos rubros afectan a obras de infraestructura

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?