Suscriptor digital

Impsa negocia el pago de una deuda de Venezuela por US$1200 millones

Un collar del tubo del reactor, en la planta de Mendoza
Un collar del tubo del reactor, en la planta de Mendoza Crédito: Marcelo Aguilar
Al mismo tiempo, la empresa avanza en la construcción del primer reactor nuclear íntegramente local
Gabriela Origlia
(0)
24 de diciembre de 2018  

MENDOZA.- Mientras avanza en la construcción del primer reactor nuclear íntegramente fabricado en la Argentina-el Carem 25, que se instalará en Atucha en 2020-, la empresa Impsa está negociando con el gobierno de Venezuela para reiniciar los trabajos en ese país y poder cobrar la deuda de cerca de US$1200 millones que fue un factor clave para que la empresa entrara en default en 2014.

"Por primera vez hay una mesa de negociación con el gobierno de Venezuela. Fue complejo, pero vamos a ir por etapas, no con toda la deuda junta. Ellos necesitan energía y nosotros, cobrar", define a LA NACION Juan Carlos Fernández, CEO de Impsa. A la deuda venezolana se sumó el retraso de un proyecto en Brasil, y el combo generó la crisis que provocó el default hace cuatro años.

La clave en Venezuela es Tocoma, la represa hidroeléctrica en la que la firma mendocina ganó la licitación para el diseño, la fabricación, el transporte, el montaje y la puesta en marcha de 10 generadores Kaplan de 216 MW cada uno. Fue en 2012. Hay dos unidades casi montadas y el resto están en la Argentina, dos de las cuales están casi listas. Además, quedó a mitad de camino la rehabilitación de la central de Macagua, con seis generadores.

Fernández apunta que el diálogo está centrado en poner en marcha las dos turbinas listas de Tocoma y después avanzar en función de los recursos disponibles.

Los negocios con Venezuela son los que llevaron al exdueño de la firma, Enrique Pescarmona, y a su exvicepresidente Rodolfo Valenti a integrar la causa de los cuadernos de las coimas. Ambos están procesados y Pescarmona fue aceptado como "arrepentido". El empresario reconoció que le dio casi US$3 millones al entonces Ministerio de Planificación "bajo presión", y en su declaración relató los problemas que tuvo la compañía durante el kirchnerismo porque la marginaron de las licitaciones públicas.

En abril de este año la compañía inició una nueva etapa: cambió de composición accionaria y de nombre. Era de la familia Pescarmona, en 2014 entró en default y en los últimos meses completó la reestructuración de un pasivo cercano a los US$1100 millones. Desde entonces, el 65% de las acciones pasaron a manos del Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Nación y bonistas, y la familia solo tiene el 35% de las acciones. De allí que el nombre se redujera a Impsa SA.

Hace unos meses, Impsa entregó los cuatro generadores de vapor de 14 metros de largo, 13 toneladas, 3500 tubos y 7000 soldaduras de alta precisión cada uno que se instalaron para prolongar la vida útil de la central nuclear de Embalse (Calamuchita, Córdoba). La obra de repotenciación se inaugurará esta semana.

En ese trabajo, la mendocina logró un "récord de calidad" porque tuvo cinco fallos en los cuatro generadores de vapor, cuando el nivel permitido es de 10 por cada uno. El Carem 25 es la antesala de un reactor más potente que pondrá a la Argentina como "líder en el mundo" en materia nuclear. El cliente del prototipo es la Comisión Nacional de Energía Atómica (Conea), con la que la empresa trabaja en conjunto. "Lo más importante es el próximo Carem, que dará continuidad al trabajo que se viene desarrollando con Energía, la Conea y Nucleoeléctrica Argentina y que acompañamos -dice Fernández-. Es crucial no perder el dinamismo, que no se vuelva a cortar el proceso". Nucleoeléctrica tiene en carpeta la construcción de nuevas centrales nucleares, algunas en sociedad con China.

La oficina de Impsa en Estados Unidos avanza en las negociaciones para vender equipos a ese país y a Canadá. "Miramos siempre al exterior; de los 180 proyectos ejecutados en los últimos 15 años, 140 fueron fuera del país. Son siempre a largo plazo, todos miran a cinco años", apunta Fernández. Uno de los factores importantes es que no requieren financiamiento. "El problema no es el tipo de cambio; lo que se requiere es estabilidad".

Hasta antes del default, la facturación promedio de Impsa era de entre 200 millones y 250 millones de dólares anuales -con picos excepcionales de US$1000 millones-. Este año será de unos US$60 millones. "Por el alto contenido local de nuestros productos, entre 70 y 77%, pagamos 22% más de impuestos que quienes importan, además de tener un efecto derrame importante en otras industrias locales", apunta Fernández.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?