Suscriptor digital

Qué fue de la vida de Robert Powell, el Cristo de Jesús de Nazaret

Robert Powell, en la piel de Jesús
Robert Powell, en la piel de Jesús
(0)
24 de diciembre de 2018  • 15:08

El rostro de Robert Powell interpretando a Jesús se convirtió en una imagen icónica. Los enormes ojos cristalinos y azules que poco o nada parpadeaban en la pantalla siguen siendo un clásico de las transmisiones de Navidad y Semana Santa en América latina de la miniserie Jesús de Nazaret, de Franco Zeffirelli.

El tema es que los ojos del actor Robert Powell, quien interpretaba a Jesús en esa versión televisiva, no eran azules, sino verdes. "No son azules. Son verdes. Lo que pasa es por un truco de la luz parecían azules cuando se reflejaba la luz", le dijo Powell a la BBC.

Casi 41 años después de su estreno, el rostro de Powell (Salford, Manchester, 1944) sigue siendo el más célebre a la hora de imaginar a un Jesús de ficción. El actor británico, que ahora tiene 73 años, pasó de ser un blanco codiciado de fotos, autógrafos y hasta pedidos de milagros a casi un desconocido que ahora se refugia en la literatura y está alejado de las cámaras.

"Creo que esa película tuvo un impacto tan profundo en la cultura debido a que supimos alcanzar a todas las audiencias y a que no fuimos tan específicos en nuestra aproximación a Jesús", dijo el actor a The History Channel. Antes de llegar al papel de Jesús, Powell se había destacado en varias series de la BBC. Pero, ¿cómo consiguió Powell uno de los papeles más famosos de la televisión en el siglo XX y cómo eso afectó su carrera para siempre?

Bajo el sol

Antes de 1977, Powell era un actor desconocido en el mundo del cine, a pesar de que ya llevaba más de una década protagonizando series para la BBC, como Doomwatch. Pero en ese año asistió a la audición de un megaproyecto sobre la vida de Jesús que llevaba adelante el director Franco Zeffirelli. Hizo la audición para el papel de Judas por recomendación de una de las esposas de los productores de la grabación.

Zeffirelli había adaptado unos años antes, de manera estilizada y rigurosa, la tragedia de Shakespeare Romeo y Julieta, y quería hacer algo parecido con la vida de Jesús. Para el papel deseaba a un actor de categoría como Dustin Hoffman o Al Pacino, que eran los más apreciados por esos años. Sin embargo, los productores cayeron en la cuenta de que ni Hoffman ni Pacino, a pesar de su enorme talento, tenían el físico para el papel. Mientras que Powell tenía unos poderosos ojos "azules" que servían mucho mejor.

"El único problema es que, después de escoger a Powell en el papel de Jesús, tuvieron que lidiar con el hecho de que él convivía con una mujer sin haber contraído matrimonio", relató el periodista Quentin Falk en su libro Extraños pero ciertos momentos en la historia de la televisión. Después de que se conoció que había obtenido el papel aparecieron titulares en la prensa sensacionalista británica como 'Jesús vive en pecado con su novia', por lo que Powell tuvo que casarse con ella de inmediato", agregó Falk.

Evitando a Jesús

Para darle más protagonismo a la mirada de Jesús, Zeffirelli, un hombre conocido por su obsesión por los detalles, obligó a Powell a no parpadear en la mayoría de las escenas de la producción. Solo cedió en las escenas que correspondían a la Pasión. Y aunque la producción fue pensada originalmente como una película, debido a su extensión (seis horas y media) terminó convertida en una miniserie para televisión, habitualmente emitida en dos partes.

"Al principio de la grabación estaba evitando a Jesús. Zeffirelli y yo pensamos originalmente que nos gustaría combinar al Cristo divino con el humano y podríamos mostrar un rostro más cercano de Jesús", explicó Powell en una entrevista. "Pero al poco tiempo de iniciada la grabación nos dimos cuenta de que eso era imposible", agregó el actor. Su rostro comenzó a adornar las casas, las iglesias, los centros de oración de miles de lugares católicos alrededor del mundo.

"Una vez estaba en Venezuela grabando una serie italiana. Y era Semana Santa, y resulta que cuando entramos a una iglesia que había por allí se me acerca un señor y me dice sonriendo: 'Es curioso, entré en esta iglesia porque la imagen que tenemos detrás del altar y veneramos es precisamente usted'", dijo Powell en una entrevista con el Canal 5 de Reino Unido.

Muchos medios señalaron que, después del estreno "Jesús de Nazaret", Powell tuvo que someterse a un tratamiento psiquiátrico para quitarse la idea de la cabeza de que él era el llamado Hijo de Dios. Sin embargo, ninguna de esas afirmaciones fueron confirmadas por el actor. Lo cierto es que Powell volvió a la actuación con la idea de borrar la imagen de su personaje más famoso. No volvió a utilizar el pelo largo o llevar la barba.

Posteriormente hizo papeles relevantes, como Richard Hannay en la película Los 39 escalones, de 1978, o el protagónico en el film Arlequín, en 1980, que le hizo ganar el premio al mejor actor en el festival de Venecia.

También se dedicó a realizar trabajos de audio y lectura de libros famosos para programas radiales. Por ejemplo, para la BBC leyó en inglés El amor en los tiempos del cólera, del colombiano Gabriel García Márquez. Powell reapareció este año en un documental para el Instituto Smithsoniano sobre la vida de Jesús.

"Acepté este trabajo porque en esta ocasión no tenía la responsabilidad de interpretar a Jesús. Como Robert Powell, podía hacer todas las preguntas que quería", le dijo al portal de la institución museística norteamericana. "Sin embargo, aunque siempre trato de minimizarlo, no puedo dejar de sorprenderme de que me sigan parando en calles de distintos lugares del mundo, incluso con el pelo corto, anteojos y sin barba", añadió.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?