Suscriptor digital

Maniobras contra reloj para evitar a la extrema derecha de VOX en España

Andalucía se convirtió en el laboratorio de los partidos tradicionales para intentar contener a VOX
Andalucía se convirtió en el laboratorio de los partidos tradicionales para intentar contener a VOX
Silvia Pisani
(0)
26 de diciembre de 2018  • 13:07

MADRID.- Se acaba el tiempo. Con negociaciones reservadas, los principales partidos intentan tomar posición frente a la papa caliente que supuso la llegada de la extrema derecha de VOX a la política española, luego de su sonora irrupción en las elecciones regionales andaluzas.

La cuestión puede ser una trampa para algunos de los principales partidos españoles. Sobre todo, para el liberal Ciudadanos, cuyos socios europeos se pusieron en alerta ante el avance de la extrema derecha.

Pero la necesidad obliga. El Parlamento andaluz debe conformarse hoy y los doce diputados que consiguió VOX -que pasó de cero a esa nada despreciable cifra- lo convierten en figura apetecible.

"Nosotros no tenemos problemas en pactar con VOX", dijo el líder del Partido Popular (PP) en la región. Juan Manuel Moreno Bonilla mantuvo de hecho ya su primer encuentro formal con su par de VOX, Javier Ortega Smith.

Más complicado lo tiene Ciudadanos que, hasta última hora, se niega a tener a VOX como parte en ninguna mesa negociadora. Una foto que, de existir, podría perjudicar el vínculo con sus socios europeos.

"Estamos tratando de encontrar una salida", sostuvo su líder regional, Juan Marín, que llegó incluso a negociar con la izquierda radical de Podemos, con la que está en las antípodas, antes de sentarse con VOX. Se suponía que era esta una negociación secreta. Pero alguien los vio en el fondo de una cafetería de estación, tomó una foto y la hizo pública en las redes.

Fue un momento de decepción para muchos de sus seguidores, que vieron allí un intento desesperado por alcanzar poder. Un argumento al que se plegó la derecha extrema de VOX.

"Debería darles vergüenza. Nos ponen un cordón sanitario a nosotros, pero se reúnen con los Podemitas, amigos de los que quieren romper a España en Cataluña; amigos de los separatistas en el País Vasco y de los bolivarianos en Venezuela", dijeron sus referentes.

Lo cierto es que si Ciudadanos y PP lograron acordar ayer una fórmula de reparto de poder y hoy conseguirán desalojar al socialismo del gobierno andaluz después de 36 años de gestión ininterrumpida.

Un esquema que tratarán de exportar a otros territorios de la península y, tal vez, incluso a la sede del gobierno nacional.

En las próximas horas, con la conformación del Parlamento andaluz, lo pondrán a prueba. Para los liberales de Ciudadanos, con el desafío adicional de hacerlo sin que VOX les complique la vida.

El nuevo Parlamento andaluz, compuesto de 109 escaños, se conformará hoy en Sevilla, y en él Vox tendrá 12 diputados, tras dar la sorpresa el 2 de diciembre y obtener el 11% de votos.

Es la primera vez que una formación de ultraderecha entra en una cámara regional en España, y supone todo un giro en un país en el que esta opción política fue marginal en los últimos 35 años.

España fue el último país europeo en el que la extrema derecha volvió a encender las alarmas.

A la recurrente presencia en Francia con base en el Frente Nacional, en los últimos la ultraderecha avanzó en Alemania, Austria, Suecia, Italia, Hungría y Polonia. Y en Gran Bretaña, sin mucha representación electoral, fue el puntal de la victoria del Brexit en el referéndum de 2016.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?