Suscriptor digital

La extrema derecha hace sentir su avance y cachetea al socialismo en España

Santiago Abascal, líder de Vox, el partido de extrema derecha que irrumpió en el escenario político español
Santiago Abascal, líder de Vox, el partido de extrema derecha que irrumpió en el escenario político español Fuente: AFP
Silvia Pisani
(0)
27 de diciembre de 2018  • 09:22

MADRID.- Por primera vez en los 40 años de democracia en España un partido de extrema derecha fue vital para desplazar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del poder.

Eso es lo que acaba de pasar en Andalucía, el territorio al sur de la península, feudo tradicional del socialismo, que acaba de perder la presidencia del Parlamento regional en manos de un acuerdo de fuerzas de derecha.

La presidencia del Parlamento regional, que pasó a manos de Marta Bosques, del liberal partido Ciudadanos, es sólo la antesala de lo que vendrá en pocos días más, cuando ese acuerdo cristalice en la designación de un nuevo gobierno regional, también de derecha.

"Hemos garantizado el cambio", dijo el referente regional de Ciudadanos, Juan Antonio Marín, al defender el acuerdo.

Para la agrupación liberal el necesario apoyo de la derecha más radical de VOX, la nueva fuerza que irrumpió en España, es un problema.

Sobre todo, de cara a sus socios europeos, que ven con preocupación el avance de fuerzas dese signo en países del bloque continental.

Por eso Ciudadanos insiste en que "no hubo negociación" con VOX, aunque los hechos revelan que el acuerdo existe. "De tapadillo", como se suele decir en España.

Experimento inédito

La elección de la nueva presidencia del Parlamento regional se logró con 59 votos. Eso implica la totalidad de los que poseen las tres fuerzas comprometidas: los 26 del PP, los 21 de Ciudadanos y los 12 de VOX. Una suma que no deja lugar a dudas.

Del otro lado, el bloque de la izquierda, conformado por el socialismo y la izquierda más radical de Podemos -con su marca Nueva Andalucía- sumaron 50 votos. Insuficientes para alcanzar el poder.

Se trata de un experimento inédito en España. El acuerdo de las distintas vertientes de derecha podría trasladarse a otros territorios y proyecta su posibilidad de cara a las elecciones europeas de mayo próximo así como a la siempre latente eventualidad de elecciones generales en España.

Lo ocurrido en Andalucía deja otras notas interesantes. Entre ellas, el tanto que se apunta Pablo Casado, el nuevo líder del PP en la etapa post Mariano Rajoy, al lograr situar a un nuevo barón.

La previsión es que el nuevo presidente de la región sea Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP andaluz. La ubicación de ese puesto de poder es un tanto que se anota Casado en la conducción nacional del partido.

El otro dato curioso es el estreno del socialismo como fuerza de oposición en la región en la que gobernó durante 40 años. Lo primero que hizo fue advertir sobre el "exceso de gasto" en el que podría incurrir el nuevo gobierno de derecha.

No deja de ser una paradoja, en esta España de retóricas y etiquetas ideológicas, que "la izquierda" reclame control de gastos a "la derecha".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?