Suscriptor digital

Alfredo Romero: "Este año, las torturas se han hecho algo sistemático"

El director de la ONG venezolana Foro Penal detalla las cuidadas estrategias del chavismo dirigidas a reprimir a la disidencia
Ramiro Pellet Lastra
(0)
28 de diciembre de 2018  

La represión bajo el gobierno de Nicolás Maduro y los presos políticos que genera el chavismo responde a un método preciso. No deja nada al azar. Más que balas perdidas, golpes al voleo o emociones violentas, los dueños del poder y sus esbirros saben quiénes y cuántos deben ir presos. Qué torturas aplicar. A quién dejar libre y a quién dejar dentro. Esas son las conclusiones que se vienen elaborando desde el Foro Penal, una organización venezolana de defensa de los derechos humanos, que brinda asistencia jurídica gratuita a los presos políticos y sus familias. "Las torturas se han hecho algo sistemático", dijo el director del Foro Penal, Alfredo Romero, contactado por LA NACION.

-¿Cuántos presos políticos hay en Venezuela?

-Hoy hay 286 presos políticos. Pero hablar del número de presos políticos es irreal para describir la situación, porque ese número varía semanalmente. Encarcelan y excarcelan, encarcelan y excarcelan. Es el método de la "puerta giratoria". El número que cuenta es que desde que llegó Maduro en 2013, ha habido más de 13.000 detenciones con fines políticos.

-¿Cómo está la situación hoy?

-En 2018 notamos un cambio para peor. Este año las torturas han sido algo sistemático. El uso sobre todo de asfixias a través de bolsas plásticas, la desaparición forzosa y las denuncias relacionadas con eso se han hecho algo lamentablemente sistemático o regular. Y la condición de las personas que están presas, sobre todo la falta de atención médica, ha venido siendo un problema importante.

-¿Qué se busca con las detenciones? ¿No hay algo de sadismo?

-No, no hay sadismo. Yo lo que veo es un método. Un método estructurado en el que hay tres categorías. La primera es la exclusión de la competencia política: la detención de dirigentes. La segunda es la intimidación de un sector. Detienen a 400 estudiantes y dejan encarcelados a diez, con el efecto de no causar la percepción internacional de que hay una cantidad enorme de personas detenidas. Pero el efecto intimidatorio contra los otros es suficiente para que no protesten más. En esa categoría entran los periodistas y los que emiten opiniones a través de las redes sociales.

-¿Y la tercera categoría?

-La tercera es la que utilizan como propaganda. El gobierno dice, por ejemplo, que el problema de la escasez de alimentos no es culpa del gobierno, sino de los empresarios que están envueltos en una guerra económica. También se utiliza con otros sectores. Así encarcelan personas que ellos dicen que son los responsables y los mantienen presos. Está el caso de 59 colombianos presos desde el año 2016. Maduro dijo que eran paramilitares financiados por la oposición para ejecutar un golpe de Estado con explosivos, y que tenían un campamento a 500 metros del palacio presidencial. Lo que hicieron fue detener a personas dispersas por la ciudad para sumar el número que dijo Maduro. Pero no tenían nada que ver con nada.

-¿La crisis migratoria tiene que ver con la persecución?

-La gente se va por la situación económica y social, pero al final el problema es político. Porque el método del gobierno es acabar con la industria privada y acabar con el sistema económico. No es que haya ineficiencia en el manejo de la economía. El gobierno es suficientemente eficiente para lograr una destrucción de la economía y mantener el control político a pesar de todo. Lo aprendieron de Cuba. Cuando tú eliminas la posibilidad de independencia económica, eliminas la posibilidad de que la persona se autogestione en lo económico y lo político.

-Y queda entregada al poder...

-El trabajo constante y lógico que había existido en el país ya no existe. El sueldo mínimo no da ni para comer. El gobierno destruye todo para darte unos pequeños beneficios, como la caja de comida. No importa que la caja no te alcance para más de una semana, pero sientes que el gobierno te está dando.

-¿Es una estrategia de poder?

-Esa es la política. Es un sistema de control de la población realmente efectivo, de personas que sobreviven y dependen de ti. Pero si te das cuenta que eso no te conviene, si tomas conciencia del control político a través del hambre, si ves que el gobierno te da algo después de haberte quitado todo, si reaccionas, te meten preso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?