Suscriptor digital

El profesor youtuber que fue finalista del "Nobel de la docencia" y enseña porcentajes con jugadas de Messi

David Calle es ingeniero y hace siete años, en medio de la crisis económica en España, comenzó a dar clases por YouTube
David Calle es ingeniero y hace siete años, en medio de la crisis económica en España, comenzó a dar clases por YouTube Crédito: Unicoos
Julieta Nassau
(0)
2 de enero de 2019  • 08:40

MADRID.- De adolescente, David Calle no era bueno en matemática. Tuvo que ir a clases complementarias en una academia para entrar a la Universidad Politécnica de Madrid, donde estudió Ingeniería en Telecomunicaciones mientras daba clases en ese mismo instituto en el que se había amigado con los números. Se recibió y trabajó durante diez años como ingeniero hasta que se quedó sin trabajo por la crisis en España. Entonces, por necesidad, volvió a la docencia en ese mismo lugar.

"Volví pensando que sería solo un mientras tanto hasta que me saliera algo mejor como ingeniero y finalmente descubrí que lo que me encantaba más que nada era ser profesor, darles clases a los chavales, sobre todo en una academia, por las tardes, a los que les va peor en el bachillerato. Y descubrí que esa era mi pasión", dice este profesor de 46 años a LA NACION en Madrid después de participar de la conferencia sobre educación, tecnología e innovación Enlighted.

"Y luego llegó YouTube", continúa sobre su historia. Sobre aquella decisión que terminó de lograr que David Calle no sea un profesor más sino que sea un docente del que aprenden millones de alumnos de todo el mundo a través de la plataforma de videos y que haya sido en 2017 finalista del Global Teacher Prize, el "Nobel de la Docencia", y una de las 100 personas más creativas del mundo según la revista Forbes.

-¿Cómo llegaste a YouTube?

-Ya había detectado que esta a nueva generación a veces le cuesta más estudiar. No daba tiempo a explicarles todo lo que necesitaban porque había muchísimos conceptos que se les habían olvidado o no controlaban del todo. Pensé que grabar videos era una solución, pero no me atreví, me daba mucha vergüenza. Hace siete años empecé un curso y se había borrado la mitad de los alumnos de la academia. Llamé a sus padres esperando que no fuera porque yo lo había hecho tan mal y no, me dijeron que por culpa de la crisis se quedaron en el paro [sin trabajo] la madre, el padre, o ambos, y que no podían permitírselo. Si hubieran sido uno o dos, les habría regalado, pero como eran tanto lo que pensé es que definitivamente tenía que vencer la vergüenza y aprender todo lo que no sabía en ese momento para poder subir las clases a YouTube y enseñarles a todos los alumnos que no podían permitírselo. Pensé que serían 30 o 40 los que verían mi video pero al final...

Pero al final fueron 170 millones de visitas en siete años y unas 5 millones al mes de usuarios todo el mundo (la Argentina ocupa el tercer puesto) que miran videos del canal de YouTube de Unicoos, que cuenta con más de un millón de suscriptores. El éxito fue tal que luego sumó una "academia virtual" y otra física, en Madrid. Todo lo logró desde aquel día en que agarró la cámara con la que hacía videos de su hija, se compró un trípode, un pizarrón y grabó una clase sobre asíntotas y oblicuas que subió a YouTube. "El video es muy malo, estaba muy serio, quería parecer mucho más importante de lo que soy. no lo disfruté nada. Lo subí, se los enseñé a mis chavales y me dijeron: «Vale, lo hemos entendido profe, pero ese no eres tú». Entonces les hice caso, empecé a disfrutarlo y al día de hoy los videos han mejorado muchísimo. Ese primer video no lo he borrado, para que los chavales vean que las cosas no surgen solas".

-Te costaba la matemática y un profesor que te ayudó a entenderla. ¿Qué sacaste de él para dar tus clases?

-Básicamente lo que me dijo y fue lo que me despertó fue: "Tienes capacidades para hacer muchas cosas, no todas evidentemente (yo quería ser astronauta y no tenía esa capacidad) y si te esfuerzas y trabajas duro, puedes conseguirlo. Lo hice y pasé de suspender a sacar un 10 en el examen de acceso a la universidad en matemática.

-¿Cómo llegaste a ser finalista a los premios considerados los "Nobel de la docencia"? ¿Cuál creés que es tu distintivo en la comunidad educativa?

-Sinceramente no lo sé. Me mandaron un formulario que para todos era igual, yo tuve que dejar la mitad de las preguntas en blanco porque yo no tengo instituto, no tengo director, no tengo compañeros profesores. había muchas cosas que no podía explicar. Creo que lo que más valoraron es que soy disruptivo, en el sentido de que enseño desde mi guardilla, más allá de que tengo una academia, y que llego a millones de chavales gracias a YouTube. Creo que eso les llegó: que ayudaba a millones y que encima lo hago gratis.

Tecnología, educación y Messi

Más allá de YouTube, para Calle la tecnología debe necesariamente integrarse con la educación para cautivar los adolescentes. En sus clases en la academia de Madrid, de hecho, no solo permite a sus alumnos usar el celular en el aula. Incluso manda videos en vivo a un grupo de WhatsApp que comparte con ellos. Bajar las ciencias y la matemática al llano, como hace en su libro ¿Cuánto pesan las nubes?, es otra de sus claves. Para eso todo sirve, desde las películas que fanatizan a los jóvenes hasta las jugadas de Lionel Messi.

-Tenés una hija de 16 años que está por terminar el colegio. ¿Cómo cambió la escuela desde que vos fuiste hasta la actual?

- En algunos casos han cambiado cosas, pero en otros no como debería. Por desgracia se sigue dando matemática, historia, humanidades, como hace 40 años, cuando no había internet. Es una pena que no aprovechemos la capacidad de información que nos dan las redes sociales e internet y sobre todo la capacidad de cálculo de los ordenadores. Hay que empezar a hacer que nuestros alumnos sean cada vez menos máquinas de memorizar y menos máquinas de calcular y adquieran otras capacidades que le van a ser más útiles, como discriminar lo que es cierto de lo que es falso en Internet, resistir al fracaso, emprender. Deberíamos insistir más en eso y menos en que se aprendan de memoria las fechas de historia o que hagan 50 raíces cuadradas en una hoja de papel. Mejor es enseñarles para qué funcionan esas raíces cuadradas o enseñarles la parte bonita de la matemática, la física, la química, mas allá de que tengan que aprender un montón de cosas que con un móvil lo tengan al golpe de un dedo.

Por desgracia se sigue dando clases como hace 40 años, cuando no había internet

-¿Cómo cambiaron tus videos en estos 7 años? ¿Mirás las métricas para tomar decisiones?

-Me dejé llevar por lo que decían los alumnos y los comentarios. Al principio eran videos muy largos, sin división. Los grababa de principio a fin y así tal cual los subía. Ahora los videos son más cortos, trato de meter fragmentos de películas, de videojuegos, de fútbol.... A Messi, por ejemplo, lo he sacado en un video de matemática para sacar porcentaje. si es más eficiente Messi o Ronaldo.

-Eso es lo que falta, bajar la matemática al mundo real.

-Tratar de relacionar lo que damos en clase con la vida real. eso es lo que apasiona a los chavales: los videojuegos, el deporte, las películas. Hay que relacionarlo, para que se enganchen un poco más.

-¿Cómo funciona Youtube como fuente de ingreso?

-No es suficiente. Para los youtubers que tienen mayor cantidad de visitas probablemente sí, pero en mi caso no llega a ser un sueldo en España. Partiendo del hecho de que estoy enamorado de YouTube porque me ha dado la oportunidad de poder ayudar gratis a millones de chavales, no es suficiente para poder pagar a gente ni nada. [El dinero] Lo sacamos de otros lados, de todos los sitios que podemos, para poder sacar adelante el proyecto.

-¿Hay empresas que quieren pautar en tus videos?

-Últimamente sí. Después de los Teacher Prize hubo un cambio porque mediáticamente en España fue importante. Afortunadamente hay empresas interesadas, aunque todavía no han llegado maneras de patrocinio económico. Ojalá.

Los alumnos argentinos

Adriana, la alumna argentina que dejó una marca en Calle
Adriana, la alumna argentina que dejó una marca en Calle

-¿Por qué crees que la gente mira tanto tus videos en todo el mundo hispano?

-En mi caso ha corrido de boca a boca entre los alumnos. Cuando ven que un amigo la está pasando mal con una asignatura se lo pasan: "mírate este video de este gallego -en la Argentina me dicen 'el gallego de gafas'- que la vas a entender muy bien".

-¿Lográs hacer a la distancia una evaluación del alumno argentino? ¿Tienen algunas dudas en particular?

-Son las mismas dudas que en España. La matemática, la física, la química es un idioma universal, no hay dudas diferentes. Sí hay una diferencia en el nivel. Por desgracia, España tiene un nivel en el bachillerato [últimos años del secundario] demasiado a mi entender. Y lo que yo explico a los chavales en primero y segundo del bachillerato [en España] son temas que ven universitarios en la Argentina. Casi todos los que me siguen de América Latina son universitarios.

Lo que yo explico a los chavales en primero y segundo del bachillerato [en España] son temas que ven universitarios en la Argentina

-¿Qué comentarios recibís desde la Argentina?

-No he recibido jamás un comentario negativo en la Argentina. Siempre con mucho cariño, me hacen mucha gracia. Y aprendo muchísimo de palabras que no uso en las clases. Algunos conceptos matemáticos por más universales que sean tienen vocabulario diferente. A veces no entiendo qué me están preguntando y les digo: "Envíame una foto de qué ejercicio es así ya sé cómo se llama ese tema en la Argentina". Y los profesores que más me ayudan en la parte de foros y de dudas, además de españoles, son argentinos también.

-¿Te acordás de algún alumno en particular?

-Una mujer que me mandó un video. Subí un video que se llama "Este es mi premio", con trocitos de videos de mensajitos de alumnos de todos los países animándome para un premio al que me presenté y uno de ellos era de Adriana, de Argentina, que me decía "gracias, por fin he podido entrar en Medicina gracias a tus videos". Lo sorprendente es que tenía 65, 70 años, eso fue un regalazo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?