Suscriptor digital

La Argentina tiene hiperinflación

Orlando J. Ferreres
Orlando J. Ferreres PARA LA NACION
(0)
2 de enero de 2019  • 01:49

"Si la inflación acumulada de los últimos tres años suma más de 100%, ese es un país hiperinflacionario". Esta es la definición de hiperinflación de la IFRS (International Financial Reporting Standards) que forma parte de la IASB (International Accounting Standard Board). Dicha organización, con sede en Londres, tiene 14 miembros (ahora 16) que corresponden a distintos países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Alemania, Países Bajos (Presidente) y otros.

Dichos representantes determinan reglamentaciones internacionales de contabilidad, las NIC (Normas Internacionales de Contabilidad), que son 41 reglas, y las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera), que son 17. Además, hay otras normas para Cooperativas o para el Estado. Dichas normas son obligatorias en más de 75 países.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) ha establecido también para Argentina las NIC y NIIF. Por otro lado, las empresas que cotizan en Wall Street tienen también que usar, obligatoriamente, los balances ajustados por inflación y, sobre todo, ajustar las cuentas financieras cuando se tiene un proceso de hiperinflación (NIC 29).

Si, en cambio, consideramos las definiciones de la macroeconomía, hay hiperinflación cuando existe un proceso generalizado de aumento de precios y también cuando ese incremento anterior es mayor al 50% en un mes cualquiera. Eso es lo que los economistas llamamos "hiperinflación".

¿Dónde se han registrado este tipo de hiperinflaciones según la macroeconomía? En Europa: Alemania, Hungría, Austria y Polonia. En África: Zimbabue. En Asia: China. En América: Argentina (1989), Brasil, Bolivia, Nicaragua, Perú y Venezuela. En la época del Emperador Diocleciano, en el siglo III, en Roma, se incluyó el primer control estricto de precios, por el acelerado aumento de la cantidad de dinero para gastos públicos, control por el cual el comerciante que aumentaba los precios era sentenciado a muerte, por lo cual muchos abandonaron su actividad económica, aunque igual hubo hiperinflación.

Las causas de una hiperinflación, actualmente, de acuerdo a la NIC 29 son: 1. La población prefiere tener su dinero en bienes físicos o moneda extranjera estable. 2. La población prefiere hacer los cálculos en moneda extranjera estable. 3. Las compras y ventas a crédito se realizan considerando el costo futuro del dinero local 4. Las tasas de interés, salarios y precios se vinculan a un índice general de precios y la inflación acumulativa durante tres años se acerca a 100 % o lo sobrepasa.

Si bien la hiperinflación de la macroeconomía es muy técnica, aunque ha ocurrido varias veces en diferentes países y en la historia económica de la humanidad, la definición de la NIC 29 es más realista, y para países que tienen una inflación crónica como es la de 70 años en la Argentina, viene a representar una realidad muy clara.

La Argentina tiene hiperinflación desde 2014, es decir, más de 100 % en el acumulado de tres años, tanto si se toman los precios minoristas desde enero a diciembre de cada año, como si se toma la inflación promedio anual de cada año, siempre en tres años.

¿Cómo se resuelve el problema de esta altísima inflación que ha persistido por 70 años corridos, excepto algunos períodos de la convertibilidad? Creemos que es una tarea difícil, que exige cambios culturales complejos de aceptar por la población y también muchas pruebas y errores de alternativas de política económico-social. Además, que es necesario disponer de una representación de la realidad por medio de un modelo matemático del país en el que puedan ensayarse las alternativas, que siempre dan defectos sobre lo que suele esperarse como resultado.

Este modelo matemático de solución simultánea debe ser de muchas variables en el que se encuentre una solución de todas las ecuaciones en forma final, y ese sería el mecanismo de política económico-social a aplicar. Por ejemplo, el Centro de Estudios Económicos tiene calculado un modelo matemático de solución simultánea de 3.100 variables que permite ir aproximándose a la realidad lo más deseable o aceptable posible, probando con distintas soluciones. Este modelo costó en su desarrollo aproximadamente un millón de dólares en 1977. En aquel momento era mucho más chico, aunque ahora se va ajustando anualmente.

Este ejercicio es preferible a ir ensayando de a poco en la realidad, con los efectos muy nocivos que puede tener esta experiencia en la pobreza y en otras variables sociales, y también, por ejemplo, en la realidad de la hiperinflación que ya desde el kirchnerismo supera al 100 % en el acumulado de tres años.

Ir ensayando con la realidad tiene el problema de que con cada error hay mucha gente que sufre. Afortunadamente se han ido efectuando soluciones parciales, lo que permitiría encontrar un resultado aceptable, aunque siempre va a ser perfectible en los próximos años. Este cambio se requiere para modificar definitivamente la realidad económico-social del país, carcomida como ninguna otra nación, por los 70 años de inflación continua.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?