Suscriptor digital

La AFIP crea una nueva área antilavado y recluta expertos en el sector privado

Cuccioli decidió crear la nueva estructura como un complemento de la tarea que realiza la UIF
Cuccioli decidió crear la nueva estructura como un complemento de la tarea que realiza la UIF
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de enero de 2019  • 13:36

La Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP ) saldrá al mercado a reclutar nuevos sabuesos. Pero esta vez con un toque distintivo: no quiere especialistas en detectar evasores. Todo lo contrario. Busca expertos en contribuyentes eximios. Porque como dice el refrán, "el buen lavador siempre paga sus impuestos".

La búsqueda de talentos en el sector privado buscará completar 12 de las primeras 15 vacantes de su flamante "Dirección de Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo" de la AFIP, destinada a complementar las tareas de la Unidad de Información Financiera (UIF) que dirige Mariano Federici.

La nueva dirección quedará en manos de Jaime Mecikovsky, un funcionario de carrera que durante la gestión de Alberto Abad al frente de la AFIP impulsó algunas de las investigaciones más calientes de los últimos años. Entre otras, sobre la familia presidencial Kirchner y la presunta protección que Ricardo Echegaray le habría brindado desde el organismo a íconos del kirchnerismo como Lázaro Báez.

Tras la salida de Abad a principios de octubre, y el desplazamiento de su número dos, Horacio Castagnola, y de Mecikovsky de la Subdirección General de Operaciones Impositivas del Interior de la DGI, Mecikovsky recibió una contraoferta de la nueva gestión para liderar esta área.

Esa oferta se plasmó, el 27 de diciembre, en la disposición 355 que firmó el actual titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, quien designó a Mecikovsky como director de la nueva dirección antilavado, que incluirá dos departamentos y cuatro divisiones.

"El plan es que la estructura vaya creciendo con el tiempo, a medida que cumpla con sus objetivos", indicaron a LA NACION desde el organismo. "Al principio incluirá a quince personas, para lo cual haremos una búsqueda abierta en el mercado porque necesitamos expertos con un 'chip' distinto al de los técnicos de la AFIP, especializados en detectar por dónde va la evasión. El lavador tiene otras prácticas y paga sus impuestos para pasar desapercibido", trazaron.

Consultados por LA NACION, tanto desde la AFIP como desde la Unidad de Información Financiera (UIF) coincidieron en que trabajaron juntos para diseñar la nueva estructura, al igual que la Secretaría de Fortalecimiento Institucional que encabeza Fernándo Sánchez. Por eso, afirman que esta vez complementarán esfuerzos tras años de controversias.

Durante su gestión, Echegaray promovió la disolución de la UIF y la creación de la Dirección de Investigación Financiera (DIF), una nueva unidad antilavado dentro de la AFIP que prometía sumar 250 integrantes, muchos de ellos militantes de La Cámpora.

Doble comando

Aquel contrapunto entre Echegaray y el entonces titular de la UIF, José Sbattella, acumuló varios rounds, según reveló LA NACION en enero de 2012. Incluyó la publicación de resoluciones contrapuestas de ambos organismos, reuniones ministeriales y hasta un cónclave decisivo con el entonces secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, quien medió en favor de la supervivencia de la unidad antilavado.

Más de seis años después de aquel contrapunto y el tácito "doble comando" que amenazó con complicar la salida de la Argentina de "lista gris" del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), desde la AFIP y la UIF prometen ahora otro panorama. Entre otros motivos, porque la exjefa de Gabinete de Federici en la unidad antilavado, Jimena de la Torre, es la actual subdirectora general de Coordinación Técnico Institucional de la AFIP con Cuccioli.

A esas promesas de sintonía se suman, como tercera pata del trípode antilavado, el área de Delitos Económicos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, exSIDE), cuyo director, Fernando di Pasquale, celebró la nueva dirección como "un cambio relevante" y un "escenario alentador".

"El hecho de jerarquizar la estructura en dicha materia significa un cambio sustancial en la estrategia de planificación y gestión a nivel institucional", planteó Di Pasquale, en un texto que subió a un portal de Internet. "La creación de esta estructura debe significar, entre otras cosas, la optimización de los procesos de análisis de las operaciones, el diseño de un set de alertas eficientes dentro del organismo para identificar operaciones inusuales y la definición de un circuito de análisis y escalamiento de los casos para la desestimación o reporte de los casos", argumentó.

Desde la UIF, por lo pronto, se ilusionan con que la nueva área reduzca los obstáculos para compartir datos sin vulnerar el secreto fiscal, lo que podría potenciar sus análisis y mejorar los informes que envía a la Justicia en investigaciones sobre narcolavado y corrupción, entre otros delitos económicos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?