Suscriptor digital

Crecieron en 2018 los pedidos de empresas de Preventivo de Crisis

Nicolás Balinotti
(0)
5 de enero de 2019  • 17:47

En la Secretaría de Trabajo se encendió una alarma por un dato estadístico que refuerza la incertidumbre sobre la caída del empleo. Aumentaron en 2018 las solicitudes de empresas para activar Procedimientos Preventivos de Crisis (PPC). Hubo 108 pedidos, 25 más que en 2017 y 53 más que en 2016.

En los registros hay un fuerte predominio de empresas cuya actividad sufrió alteraciones a partir de la política oficial de apertura de las importaciones, como el sector textil, Pero también hay compañías del rubro de la carne, gastronómico y de la industria metalúrgica y automotriz.

El PPC, establecido en la década del 90 en la denominada ley de empleo, permite a las empresas concretar suspensiones y pagar menos por las indemnizaciones.

En 2016 (55 casos), 2017 (83) y 2018 (108) hubo un salto en la estadística de solicitudes de PPC en el organismo labora que está hoy bajo la órbita de Dante Sica, ministro de Producción y Trabajo. Surgen de esas cifras como los sectores más perjudicados las industrias metalúrgica, automotriz y la textil. Desde los sindicatos identificaron el foco del problema en la apertura de las importaciones y en los coletazos de la crisis económica en Brasil, principal destino de las exportaciones industriales argentinas.

De acuerdo a los pedidos de PPC, otro de los sectores más golpeados es el del transporte de pasajeros de larga distancia. En el gremio de los colectiveros de la UTA identificaron la llegada de las líneas aéreas denominadas low-cost como la razón de la caída. "Compiten con nuestro segmento", se lamentaron los colectiveros.

El caso más emblemático de 2018 fue el de la cadena francesa de supermecados Carrefour, que cuenta con 19.000 empleados y 500 sucursales en todo el país. Con el aval de la Secretaría de Trabajo y del Sindicato de Empleados de Comercio, Carrefour fue habilitada para concretar suspensiones y negociar indemnizaciones. El pacto, además, permitió bajar costos, abrir retiros voluntarios y flexibilizar ítems del convenio colectivo. Entre marzo y abril del año pasado, el jefe mercantil Armando Cavalieri negoció este acuerdo cara a cara con el presidente Mauricio Macri y los franceses de Carrefour en una reunión en la Quinta de Olivos.

En los registros de 2018 se distingue un salto de pedidos de PPC en agosto, con 30 solicitudes. No fue casual. Fue una reacción inmediata de las empresas ante un decreto del presidente Macri en el que se prohíbe desde entonces cualquier pago no remunerativo. Con esta medida, la intención del Gobierno es recaudar la totalidad de los aportes a la seguridad social. El decreto de Macri, publicado el 10 de julio pasado, contempla la excepción del pago no remunerativo para las empresas que estén encuadradas en el PPC. La salvedad es para preservar el empleo.

Las empresas que estén con sus PPC en marcha cuentan con facultades especiales para disminuir personal, solicitar el subsidio estatal Repro por un 100 por ciento y avanzar con retiros voluntarios e indemnizaciones por un costo menor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?