Suscriptor digital

Bolsonaro inicia su guerra con Caracas: le pide al presidente que abandone el poder

Fuente: AFP
El canciller dijo que tiene una "oportunidad" para interrumpir el sufrimiento de su gente
Alberto Armendáriz
(0)
6 de enero de 2019  

RÍO DE JANEIRO.- El flamante gobierno brasileño de Jair Bolsonaro está dispuesto a asumir un claro liderazgo regional en relación a la crisis en Venezuela , y, como parte de su cruzada ideológica de derecha, no duda en aumentar la presión contra el desgastado régimen izquierdista de Nicolás Maduro .

Tras la cumbre de cancilleres del Grupo de Lima, anteayer, en la que 13 de los 14 países miembros -México fue la excepción- acordaron no reconocer el nuevo mandato que Maduro pretende inaugurar el próximo jueves, el canciller Brasil, Ernesto Araújo, exhortó al presidente venezolano a dejar el poder.

"Espero que Nicolás Maduro tome conciencia de la oportunidad que tiene de tener un mínimo de dignidad, para que interrumpa el sufrimiento del pueblo venezolano que está siendo oprimido por esa dictadura. Es un régimen que está destruyendo a Venezuela", resaltó Araújo en una entrevista al diario peruano El Comercio.

En su cuenta de Twitter, el canciller brasileño -que tuvo su debut internacional en Lima- señaló que la declaración "adoptó la propuesta brasileña instando a Maduro a no asumir su mandato ilegítimo" y entregar el poder a la Asamblea Nacional. "Es una oportunidad histórica de redemocratizar Venezuela", subrayó.

En su declaración, el Grupo de Lima -creado en 2017 para ayudar a destrabar la crisis venezolana y conformado por la Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía- resolvió aislar aún más al gobierno de Maduro al restringir la entrada de sus funcionarios a los países del bloque, prohibir todo vínculo comercial y bancario con Caracas, congelar fondos y bienes de integrantes del círculo presidencial, y suspender cualquier cooperación militar con el régimen. Quedaron a un paso de romper relaciones diplomáticas.

El encuentro en Lima contó con la participación inédita del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, que el martes estuvo en la asunción de Bolsonaro en Brasilia.

13 de los 14 países miembros acordaron no reconocer el nuevo mandato que Maduro pretende inaugurar el próximo jueves
13 de los 14 países miembros acordaron no reconocer el nuevo mandato que Maduro pretende inaugurar el próximo jueves Fuente: Reuters

"Ciertamente, la declaración del Grupo de Lima es un pedido que hacemos a Nicolás Maduro para que no asuma el día 10 de enero porque su mandato es ilegítimo, y para que transfiera el poder a la Asamblea Nacional democráticamente elegida", resaltó Araújo en referencia a los cuestionados comicios de mayo último, de los que no participaron los partidos de oposición.

Sus resultados fueron desconocidos no solo por los países del grupo, sino también por la Unión Europea. En su intención de extender su mandato al período 2019-2025, Maduro cuenta con el apoyo de sus aliados izquierdistas Bolivia, Ecuador, Cuba y Nicaragua; en tanto, Uruguay prefirió no manifestarse sobre la legitimidad de esas elecciones.

Desaire

Sumamente crítico del gobierno venezolano desde los tiempos de la campaña electoral, Bolsonaro llegó a desinvitar a las autoridades de Venezuela, Cuba y Nicaragua de su ceremonia de asunción.

Y en su reunión con Araújo, Pompeo destacó que Estados Unidos y Brasil tenían ahora "una oportunidad de trabajar juntos contra regímenes autoritarios en la región", y "apoyar a los pueblos de Venezuela, Cuba y Nicaragua en restaurar sus gobiernos democráticos y derechos humanos".

Durante los casi 13 años que el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) estuvo en el poder (2002-2016), Brasil fortaleció sus vínculos con el chavismo. Las empresas brasileñas llegaron a tener inversiones por más de US$ 20.000 millones en el país vecino y las exportaciones a Venezuela alcanzaron un valor récord de US$5000 millones en 2012.

Hoy, con la debacle venezolana, el flujo comercial se derrumbó el 91% y Caracas dejó de pagar una deuda con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) y bancos privados brasileños.

Además, por la crisis humanitaria, Brasil recibió unos 130.000 inmigrantes venezolanos en los últimos años.

Si bien los "ideólogos" de la nueva administración Bolsonaro -entre ellos Araújo- se inclinan a aumentar la presión sobre el régimen de Maduro, otro grupo dentro del nuevo gobierno, los militares, adoptaron una postura más cautelosa: advierten que podría empeorar la crisis humanitaria y el desborde de refugiados hacia Brasil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?