Suscriptor digital
srcset

Un PH de 1920 en Barrio Norte, la última creación de dos remodeladores seriales

Carolina Otero
Gloria Montanaro
(0)
6 de enero de 2019  

Pocos son los arquitectos que pueden dar fe, por experiencia propia, de las virtudes de sus obras y su habitabilidad. Javier Figueroa y Horacio Méndez son parte de esa minoría. Esta dupla creativa se dedica desde hace más de dos décadas a comprar casas, reciclarlas, decorarlas con sus propios muebles y luego venderlas. Los números dicen que ya van más de 35. Desde hace año y medio viven en este PH de más de 400 m2 en Barrio Norte, que reciclaron poniendo el foco en recibir amigos. "Esta casa sí la compramos como negocio, porque para nosotros es demasiado grande, pero inmediatamente vimos que estaba llena de potencial", dice Javier.

Por si fuera poco, en medio de tanto fragor constructivo, hace años incursionaron en el rubro hotelero. Con la misma filosofía de tradición y modernidad que aplican a sus casas, armaron un hotel boutique que compró Francis Ford Coppola y crearon los preciosos Legado Mítico, dos pequeños hoteles con encanto en Palermo Soho y en Salta.

"Esta casa necesita una escalera muy alta. Como no había lugar donde guardarla, se nos ocurrió camuflarla con la pared y dejarla ahí. Nos encanta cómo queda".
"Esta casa necesita una escalera muy alta. Como no había lugar donde guardarla, se nos ocurrió camuflarla con la pared y dejarla ahí. Nos encanta cómo queda". Crédito: Daniel Karp

El hall pintado en gris oscuro, con un secreter colonial de fines del 1800. Frente a él, un par de candelabros de plata con cabo de pez espada, una escultura en palo santo realizada por la etnia wichi y alfombra marroquí.

"Para disimular la puerta del toilette que da a la recepción, se pintó a tono con la pared, vidrios incluidos. Si no, tomaba demasiada importancia por su tamaño y por su ubicación".

Se ensanchó la abertura -que era de una puerta- y se la convirtió en una ventana interior, reforzando la conexión entre los espacios.
Se ensanchó la abertura -que era de una puerta- y se la convirtió en una ventana interior, reforzando la conexión entre los espacios. Crédito: Daniel Karp

"¡Se tiraron abajo muchas paredes! Sacamos cerca de 16 volquetes. En los 90 habían hecho una reforma poco funcional, llena de recovecos. La idea era limpiar los espacios y abrirlos".

En esta pareja creativa no hay roles asignados: ambos participan de todos los aspectos de la obra. "Es tanto lo que hicimos juntos que con solo mirarnos ya sabemos lo que piensa el otro".
En esta pareja creativa no hay roles asignados: ambos participan de todos los aspectos de la obra. "Es tanto lo que hicimos juntos que con solo mirarnos ya sabemos lo que piensa el otro". Crédito: Daniel Karp

Cuando tenían veintipico, Javier y Horacio llegaron a mudarse 3 o 4 veces al año. "Nuestra vida siempre estuvo metida entre los ladrillos y las mudanzas. Tenemos un estilo clásico y moderno, que revaloriza pasado y presente al mismo tiempo".

Dos bibliotecas aprovechan la altura y acompañan las proporciones del espacio.
Dos bibliotecas aprovechan la altura y acompañan las proporciones del espacio. Crédito: Daniel Karp

"Los objetos comprados en viajes y algunos muebles que nos acompañaron a lo largo de la vida son los más valiosos para nosotros. Al no tener una casa definitiva, esos pequeños objetos son los que cuentan nuestra historia".

La escalera que lleva al hall remata con un acrílico del artista cubano Alexei Serrano. Al lado, el paño de vidrio fijo que cierra la cocina tiene las mismas dimensiones que la nueva ventana interna del living.
La escalera que lleva al hall remata con un acrílico del artista cubano Alexei Serrano. Al lado, el paño de vidrio fijo que cierra la cocina tiene las mismas dimensiones que la nueva ventana interna del living. Crédito: Daniel Karp

En la cocina, larga mesada de Silestone gris y alacena de melamina hecha a medida sobre diseño de los arquitectos. El piso de pino tea está hidrolaqueado y debió completarse en muchos espacios donde no había.
En la cocina, larga mesada de Silestone gris y alacena de melamina hecha a medida sobre diseño de los arquitectos. El piso de pino tea está hidrolaqueado y debió completarse en muchos espacios donde no había. Crédito: Daniel Karp

Antes ubicada donde hoy funciona el segundo dormitorio, la nueva cocina se montó paralela a la mesa. "Hacerla así le da más una impronta de comedor que de cocina, al tiempo que destaca el mueble diseñado para tener la vajilla a la vista en la parte central".

La mesa de incienso con mantel de hilo (Cuatro Elementos) se la compraron a los dueños anteriores. Está rodeada de sillas antiguas: "Teníamos cuatro sillas holandesas tapizadas en gris. Conseguimos las otras cuatro en Breuer Moreno: no son iguales, pero tienen un formato parecido, y las tapizamos con el mismo género para igualarlas aun más".

En el extremo opuesto a la ventana, un gran espejo capta y refleja la entrada de luz.
En el extremo opuesto a la ventana, un gran espejo capta y refleja la entrada de luz. Crédito: Daniel Karp

"Tomando lo que era originalmente un vestidor, ensanchamos el pasillo para darle lugar a un escritorio con estar y biblioteca. Después, bajamos el cielo raso para unificar y hacerlo más íntimo".

Con los tonos que dominan la decoración, alfombra del norte argentino. El contrapunto de color lo aportan las obras del cubano Alexei Serrano.

Subiendo los peldaños de madera que vimos en la entrada, se sale a esta escalera de metal desplegado que, bajando, conduce a un patiecito y, en la dirección opuesta, llega a la gloriosa terraza.
Subiendo los peldaños de madera que vimos en la entrada, se sale a esta escalera de metal desplegado que, bajando, conduce a un patiecito y, en la dirección opuesta, llega a la gloriosa terraza. Crédito: Daniel Karp

"La distribución original era un laberinto que resolvimos mentalmente en la primera visita. Lo que nos entusiasmó del PH tanto como para arriesgarnos fueron los metros cuadrados, la luz y la terraza abierta".

Un oasis en pleno Barrio Norte.
Un oasis en pleno Barrio Norte. Crédito: Daniel Karp

"Primero, impermeabilizamos con membrana geotextil, luego colocamos otra (especial, con relieve para que la tierra no se deslice), colocamos tierra sulfurada y panes de grama bahiana".

La terraza tenía un quincho con techo de chapa que decidieron conservar. Está iluminado por una tira de luces cálidas.
La terraza tenía un quincho con techo de chapa que decidieron conservar. Está iluminado por una tira de luces cálidas. Crédito: Daniel Karp

Dos camastros de madera pintados de blanco, dos mesas de centro de MDF hechas por los dueños de casa y un par de sillas reclinables (Easy) rodean un tapiz en telar de María Inés Miranda. Al mueble antiguo que tenían guardado lo pintaron del color de la pared, como ocurrió con la escalera de pintor en la planta baja.

"Optamos nuevamente por un tono oscuro para disimular los muchos recortes e imperfecciones de muros que había en la terraza".

Mientras empiezan a crecer las plantas, la malla sima le da un efecto especial a la pared y la recorta aun más de la medianera.
Mientras empiezan a crecer las plantas, la malla sima le da un efecto especial a la pared y la recorta aun más de la medianera. Crédito: Daniel Karp

El muro frente al quincho pertenece a un edifico de siete pisos. Al pintarlo de gris oscuro hasta los tres metros de alto, todo quedó más contenido y cohesionado, junto con el quincho y el treillage.

Desde esta hall de entrada con banqueta antigua tapizada en cuero de vaca y alfombras marroquíes, se ingresa a este pasillo que conduce hacia la cocina-comedor y los dormitorios.
Desde esta hall de entrada con banqueta antigua tapizada en cuero de vaca y alfombras marroquíes, se ingresa a este pasillo que conduce hacia la cocina-comedor y los dormitorios. Crédito: Daniel Karp

En el dormitorio principal, respaldo capitoné gris, mesas de luz diferentes compradas en Breuer Moreno y lámparas rectangulares en cuero. Los retratos andinos los sacaron de un libro de fotografía. El conjunto ayuda a contener el espacio detrás de la cabecera.

Me gusta mucho la historia. Cuando decidimos hacer los hoteles surgió la idea de evocar personajes argentinos, amados u odiados, que llegaron a ser mitos. De ahí su nombre: Legado Mítico
Arq. Javier Figueroa

A través de una puerta doble, se accede al vestidor abierto. "Era un dormitorio que incorporamos al principal. Tenía un entrepiso que dejamos como espacio extra de guardado y debajo armamos el baño".
A través de una puerta doble, se accede al vestidor abierto. "Era un dormitorio que incorporamos al principal. Tenía un entrepiso que dejamos como espacio extra de guardado y debajo armamos el baño". Crédito: Daniel Karp

"Nos encantan los baños sin revestimientos para poder jugar con cuadros y objetos. El piso de madera, al estar hidrolaqueado, funciona igual que una cerámica o porcelanato". El ambiente tiene paredes pintadas en gris oscuro con látex para exteriores y la mesada es de madera dura con dos bachas de apoyo cuadradas (Deca).

En el cuarto de huéspedes, cama con dos almohadones de respaldo, lámparas niqueladas y grabado inglés antiguo acuarelado a mano.
En el cuarto de huéspedes, cama con dos almohadones de respaldo, lámparas niqueladas y grabado inglés antiguo acuarelado a mano. Crédito: Daniel Karp

En el baño, vanitory armado sobre un mueble antiguo (Breuer Moreno) con bacha de apoyo Deca (Blaisten). El box de ducha está revestido en venecitas grises.

"Para muchos es una locura vivir mudándose; para nosotros fue diversión y pasión. Empezar un proyecto nuevo siempre es un desafío. Ahora, después de tantos años, estamos considerando establecernos. ¡No sé cuánto nos durará!".

Esta nota es parte de nuestra primera edición de 2019. ¡Encontrala en el quiosco!
Esta nota es parte de nuestra primera edición de 2019. ¡Encontrala en el quiosco!

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?