Suscriptor digital

El gran problema de Boca: 10 zagueros en 5 años; quién es el nuevo defensor xeneize

Junior Alonso, una nueva apuesta de Boca para su defensa
Junior Alonso, una nueva apuesta de Boca para su defensa
Patricio Insua
(0)
7 de enero de 2019  • 13:14

La incorporación con la que Boca inauguró su mercado de pases en 2019 expuso un problema del club en los últimos años: la dificultad para consolidar a sus marcadores centrales. Proveniente del Celta de Vigo, de España, Junior Alonso se convirtió en la primera cara nueva en sumarse al plantel de Gustavo Alfaro y llega con el desafío de ocupar una posición en la que los nombres fueron sucediéndose con rapidez y la cifra de defensores que pasaron por el conjunto de la Ribera es importante: 10 futbolistas lo intentaron y apenas tres tuvieron buenas actuaciones.

Además del hombre surgido de Cerro Porteño, Boca podría ir incluso por otros futbolistas más para el bloque defensivo y los nombres que surgieron son los de Alejandro Donatti y Víctor Cuesta. Es que sufrió demasiado el conjunto xeneize en ese sector del campo. Y una de las claras señales de esta urgencia, es que cuando se los consulta a los hinchas por los últimos referentes de ese puesto se remontan a Rolando Schiavi, que se retiró hace 5 años y se fue de Boca en 2012.

Convencido de que los mayores problemas del equipo estaban en el eje de la defensa, la Comisión Directiva encabezada por Daniel Angelici desembolsó el año pasado más de 6.000.000 de dólares para incorporar a Carlos Izquierdoz. Desde su arribo se adueñó de la posición y hoy es uno de los que tiene su lugar ganado en el equipo titular. A pesar de que apenas disputó 13 partidos oficiales, los hinchas enseguida valoraron su aporte y se lo hicieron sentir.

También desde el fútbol mexicano y a cambio de alrededor de 2.000.000 de dólares, antes de Izquierdoz el refuerzo para la zaga había sido Paolo Goltz, un jugador al que Boca había intentado incorporar con anterioridad. El entrerriano de Hasenkamp desembarcó como titular pero fue diluyéndose. En un camino también signado por algunas lesiones, terminó el ciclo de los Barros Schelotto en el banco de suplentes.

En 2016, Boca repatrió a Juan Manuel Insaurralde para su segundo ciclo en el club, recibió a Lisandro Magallán de su préstamos en Defensa y Justicia (antes lo había cedido también a Rosario Central) y sumó a Santiago Vergini. El chaqueño se fue al Colo Colo, de Chile, en 2017 sin que sus actuaciones convencieran. Vergini se había transformado en un hombre de referencia para los Barros Schelotto, pero después de una derrota ante River en la Bombonera nunca más recuperó su lugar y terminó yéndose al fútbol turco. Magallán logró con el tiempo pasar de ser la tercera opción a titular y significó una buena venta para Boca con su reciente transferencia al Ajax, de Holanda.

Marco Torsiglieri, Alexis Rolín y Fernando Tobio fueron las apuestas para la defensa central en 2015, mientras que el año anterior había ido a buscar a Arsenal a Mariano Echeverría y reincorporado del fútbol árabe a Juan Forlin, surgido de sus divisiones inferiores.

Una decena de marcadores centrales pasaron por Boca en los últimos cinco años, muestra de un obstáculo que no pudo sortear. Con valiosas variantes en ataque, el comienzo de un nuevo año y el arranque de un ciclo encabezado por otro entrenador tuvo a un zaguero como la primera pieza para reforzarse, muestra de una situación que se repite.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?