Suscriptor digital

Una familia es pionera con la "carne" vegetal con harina de porotos y quiere sorprender al mundo

Raúl Villfañe junto a si hija Rita en la feria SIAL de París
Raúl Villfañe junto a si hija Rita en la feria SIAL de París
Mariana Reinke
(0)
10 de enero de 2019  • 01:00

"Cuando era pequeña, aprendí primero cuáles eran las variedades de porotos que a distinguir los colores". Con esa frase reveladora, la jujeña Rita Villafañe resumió la historia de su vida con las legumbres. Rita, al igual que Agustina, son hijas de Raúl, que fue quien las introdujo en el mundo de las legumbres. Los tres hoy son pioneros en el país en la carne vegetal con la elaboración de harina de porotos.

En su juventud, ya recibido de agrónomo, el primer trabajo de Raúl Villafañe fue en la Cooperativa Tabacalera de Jujuy. Allí, cuando abrió la división de legumbres, pidió el pase a ese lugar.

Luego, por 20 años, trabajó en una empresa española dedicada a producir y a exportar legumbres hasta que un buen día se abrió su propio camino en la producción y en la comercialización de porotos.

Hoy, el empresario, de 64 años, y sus hijas van por más: con Argencrops, su empresa, buscan nuevos horizontes para las legumbres. Sin producción propia, para disminuir el riesgo agrícola, hacen acuerdos directos con los productores de la zona. Y ahora apuestan a la "carne" vegetal. En rigor, también harán muffins con harina de porotos y de garbanzos.

¿Cómo surgió la idea? "Conocimos a la empresa española-inglesa Fresh Business, con sede en Londres, que se dedica a realizar proyectos de desarrollo alimentario y gastronómicos", recordó Rita, que agregó que en conjunto se embarcaron tanto en el proyecto de la carne vegetal con harina de porotos como con los muffins.

"Queríamos darle valor agregado, expandir mercados que mi padre no manejaba y viajando por el mundo encontramos otra veta comercial al poroto. Nosotros pretendemos posicionarnos en el mercado con productos listos para consumir, como por ejemplo las nuggets y hamburguesas", contó Rita a LA NACION.

Con ese objetivo claro, en octubre pasado, participaron de la feria internacional SIAL en París , donde lanzaron el prototipo de los muffins y apuntaron a ver cuál era el feedback del mercado. "Nuestro fin es que los muffins sean prácticos, con buena textura y que el consumidor no note que está comiendo poroto porque es raro para la gente", señaló esta licenciada en comercio internacional de 32 años.

La empresa estuvo promocionando sus productos en la última SIAL París
La empresa estuvo promocionando sus productos en la última SIAL París

En febrero próximo, junto a Agustina, de 31 años, que estudió administración de empresas, irán a la feria Gulfood en Dubai , donde piensan lanzar el prototipo de la "carne" vegetal.

Si bien existen en el mercado productos similares, buscarán diferenciarse con una mercadería que no requiere cadena de frío y proviene de un producto no modificado genéticamente, como otros que se pueden elaborar con soja transgénica, según explicaron.

Argencrops también firmó acuerdos de exclusividad para comercializar sus productos con algunos distribuidores en Egipto y Estados Unidos y está en la concreción de un acuerdo con un cliente en Malasia para trabajar en el sudeste asiático.

Rita y Agustina Villafañe, junto a personal de Argencrops, atrás el Belgrano Cargas con conteiners de legumbres para exportar a Italia y España
Rita y Agustina Villafañe, junto a personal de Argencrops, atrás el Belgrano Cargas con conteiners de legumbres para exportar a Italia y España

El consumo de las legumbres en el mundo está creciendo. Y esto presenta un desafío para los Villafañe, que desde el norte argentino buscan un destino diferente en la exportación de legumbres.

"Hay mucho potencial porque el mundo está cambiando los hábitos de consumo", dijo Rita. Añadió: "A diferencia de los productos que existen en el mercado que se muestran exclusivos y muchas veces inalcanzables para la gente común, nosotros elaboramos un producto barato al alcance de todos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?