Suscriptor digital

Cambio de planes: River regresa a Buenos Aires por el mal estado de las canchas en Punta del Este

El mal clima no ayudó a la recuperación de las canchas donde River iba a practicar
El mal clima no ayudó a la recuperación de las canchas donde River iba a practicar Crédito: @CARPoficial
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
9 de enero de 2019  • 19:33

Las primeras imágenes que se conocieron de la pretemporada de River terminaron siendo un presagio. El domingo pasado, la delegación arribó al complejo Solanas de Punta del Este, Uruguay, y todos los integrantes debieron hacer un pequeño trote para no empaparse al bajar del micro, debido a la lluvia. Luego, el lunes, en el primer día de trabajo, se popularizaron las fotos de los jugadores y el técnico Marcelo Gallardo andando en bicicleta con la capucha de los camperones puesta, protegiéndose otra vez del agua. Y hoy se conoció una decisión inesperada que modificó todos los planes: por las malas condiciones climáticas, el Millonario volverá el viernes por la tarde a Buenos Aires, seis días antes de lo estipulado.

Más allá de que ayer y hoy no llovió en la zona, el pronóstico es poco alentador para los próximos días -se prevén tormentas alternadas hasta el miércoles que viene-, existe un problema central para el cuerpo técnico que ameritó el cambio: las canchas del club Punta del Este -situado en el barrio El Jagüel, a 15 minutos de Solanas-, reservadas para trabajar, no están en buenas condiciones y ya no existe la posibilidad de recuperarlas a tiempo.

Además, la única cancha de césped natural del complejo Solanas no cuenta con las medidas reglamentarias (un mínimo de 90x45) para realizar una práctica de fútbol formal. Así, River realizó allí trabajos físicos y ejercicios con pelota, aunque también actuó en el campo de golf. Con los días contados en una pretemporada más que corta, se decidió el regreso para practicar sábado, domingo y lunes en el predio de Ezeiza.

Todo se potenció debido al apremiante calendario en enero. Primero, el martes estará de vuelta en Uruguay ya que tiene pactado un amistoso ante Nacional en el Campus de Maldonado, lugar que era una opción para mudar los entrenamientos, pero se descartó porque tampoco está en buen estado debido al Seven de Punta del Este y a las lluvias. Tan es así que es una incógnita cómo estará para el partido que se promociona como "La Gran Fiesta", ya que se le hará un homenaje al ganador de la Copa Libertadores y a Gallardo, campeón con el Bolso como DT y jugador.

Luego del amistoso, River tendrá solo tres días de trabajo, porque a partir del sábado 19 jugará cuatro partidos de la Superliga en 12 días: primero recibirá a Defensa y Justicia (fecha 8), el miércoles 23 hará lo propio con Unión (fecha 12), el domingo 27 repetirá con Patronato (fecha 16) en el Monumental y el miércoles 30 visitará a Godoy Cruz en Mendoza (fecha 13).

El inicio de un año frenético comenzó con complicaciones para el conjunto de Núñez en un lugar que conoce muy bien: Solanas también lo recibió en el verano de 2015 y en el verano de 2016. Pero esta vez también tuvo un sabor especial para Gallardo, porque más allá de que en el país rioplatense finalizó su carrera como jugador y comenzó su camino de entrenador, anteayer fue premiado con el tradicional premio del Diario El País como el mejor DT de América en una velada en el Club del Lago Golf de Maldonado que compartió con su protegido Gonzalo "Pity" Martínez, elegido mejor jugador del continente.

Tras recibir el premio, en una entrevista con el medio charrúa, el técnico de River destacó y agradeció a sus jugadores y a su grupo de trabajo y le dedicó el premio a Rodrigo Moro, pero habló como quizás nunca antes de la Selección Argentina: "Dirigir la selección es uno de los deseos que uno como entrenador tiene. Es un deseo y un desafío muy importante, pero creo que las cosas se dan cuando se tienen que dar, no hay que forzarlas", dijo el Muñeco, y agregó: "Siempre se me ha relativizado con la selección. Nunca nadie me ha demostrado que realmente me quería. Al yo manifestarme siempre de acuerdo a lo que pensaba sobre todo el proceso de selección, que lo veía muy mal, es como que se me descartó. Yo soy de los que ve cosas y las dice. Y aparte creo que puedo dar una opinión para que las cosas mejoren".

Fiel a su estilo, el Muñeco dejó en claro que solo se trata de un deseo a futuro. Tal como ha destacado en sucesivas oportunidades, su cabeza está en River, un lugar que le exige siempre estar concentrado al máximo y lo obliga a tomar decisiones día tras día.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?