Suscriptor digital

Una denuncia que vuelve a poner a Odebrecht bajo el manto de la corrupción

Hugo Alconada Mon
Hugo Alconada Mon LA NACION

Denuncian al consorcio del Sarmiento por evasión

07:40
Video
(0)
9 de enero de 2019  • 21:41

A continuación, los principales conceptos:

  • La sospecha es que el consorcio de empresas que está a cargo de soterrar el tren Sarmiento pagó sobornos. Esto se sabe hace ya tiempo pero la pregunta es que, si se pagaron sobornos, ¿de dónde se sacó el dinero? Es allí cuando el juez Marcelo Martínez de Giorgi le pidió a la AFIP que investigara los números, cuentas y balances de las cuatro empresas que participaron en el consorcio que son Odebrecht, Iecsa, Ghella, y Comsa.
  • En los números de la compañía hay varios números y transferencias que llamaron la atención, pero a su vez, ¿cómo se saca el dinero de las cuentas de los balances de la compañía? Se tiene que evadir, por ejemplo, con facturas truchas, o dicho de otro modo, es que si te quiero pagar un soborno a vos, el dinero lo tengo que sacar de la billetera. Si me revisa la AFIP, no puedo explicar de dónde saque ese dinero. Lo que tengo que decir es que, por ejemplo, se lo tuve que dar a un pintor que vino a mi casa, ese pintor no existe, simulamos la operación y por debajo de la mesa ese dinero te lo termino dando a vos. Este entramado es lo que ahora está investigando la AFIP.
  • Lo que tenemos es las cuatro empresas que en teoría están a cargo del soterramiento del Sarmiento en la Argentina mandaron 4,5 millones de dólares a una cuenta en el Banco Privado de Andorra, el BPA. Este banco está sospechado de lavado de activos desde hace años. En definitiva lo que terminaron detectando es que no solo estas cuatro empresas mandaron fondos a Andorra sino que se la mandaron a una empresa en particular, mayormente conocida como "DSC Workshop". Esto es relevante porque en realidad Odebrecht ya admitió en otros países que utilizó esa empresa para pagar sobornos en otros países
  • Allí lo que pasó es que, número uno, mientras la AFIP estaba desarrollando una investigación le pidió una respuesta formal a cada empresa y que explicasen por qué contrataron a DSC Workshop. A su vez estas no respondieron o dijeron que el material lo tenía la Justicia porque ya los habían allanado.
  • Esta respuesta es insuficiente para la AFIP y lo que hizo fue proceder en dos pasos: primero entregó un informe a al juez Marcelo Martínez de Giorgi, mientras tanto completó su propia investigación de todo esto en paralelo. lncluso el diario El País de España les consultó a los responsables de DSC si habían cometido aquellas acciones o no y la respuesta fue que no sabían nada. La situación se va complejizando.
  • Ahora tenemos primero que justo antes de la feria judicial el juez Marcelo Martínez de Giorgi , dijo que habían llegado hasta un límite y que había que designar un un veedor judicial. Esto sería un auxiliar de la Justicia que está autorizado a ingresar en el consorcio y pedirles a las cuatro empresas todos los datos del consorcio más todos los datos relevantes de las empresas y exigirles los libros de DSC y él le hace un informe al juez.
  • Lo que dijo el juez también es que este tramo de la investigación la continuarán ellos y el segundo tramo, que es el de la evasión, lo mandarían al Fuero Penal Económico especializado en evasión tributaria para que continúen con su investigación. Este es un nuevo paso que aporta más indicios de que para soterrar el tren Sarmiento se pagaron sobornos multimillonarios a funcionarios argentinos alrededor del mundo. Esta historia incluye a Estados Unidos, Panamá, Brasil, Argentina, España, Andorra, Las Islas Vírgenes Británicas y Uruguay. Todos estos fueron parte de la ruta del dinero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?