Suscriptor digital

Scaloni le hace lugar a un histórico: Roberto Ayala vuelve a la selección de la mano de Pablo Aimar

Ayala y Aimar, tras años en Valencia, nuevamente estarán juntos en la selección
Ayala y Aimar, tras años en Valencia, nuevamente estarán juntos en la selección Fuente: AFP - Crédito: JOSE JORDAN
Cristian Grosso
(0)
10 de enero de 2019  • 23:59

Roberto Ayala es sinónimo de la selección argentina . Y regresa. El hombre que volvió una y otra vez de la decepción, pero jamás utilizó la palabra revancha. Siempre convencido de que la discreción era mejor consejera que la figuración. Siempre sintió una relación visceral con el seleccionado. Un caudillo silencioso, que hasta en la última porción de su carrera, cuando las rodillas se volvieron un calvario, enseñó que el sufrimiento podía ser la antesala hacia un mensaje de esfuerzo y superación. Después de dejar una huella albiceleste entre 1994 y 2007, Ayala se incorpora al cuerpo técnico de Lionel Scaloni para fortalecer una estructura que dejó de ser interina y para sumar su sentimiento de pertenencia.

Compañeros con Scaloni en la Copa del Mundo de Alemania, 2006, es Pablo Aimar quien propicia el desembarco de Ayala en la selección. Amigos, compañeros durante varios años en Valencia y en el equipo nacional, su llegada informalmente comenzó a gestarse en el torneo de L'Alcudia, en agosto pasado, pero entonces nadie podía sospechar que se iba a concretar. En aquel certamen juvenil, que ganó la Argentina con Scaloni y Aimar como entrenadores, el cordobés más de una vez le mencionó a Scaloni lo beneficioso que sería poder atraer a personas con la experiencia y los valores de Ayala. Cuando realmente surgió la posibilidad, a finales de año, se avanzó en esa dirección.

En definitiva, Samuel y Ayala serán los laderos de Scaloni. Vaya centrales, socios de mil batallas en los tiempos de Marcelo Bielsa como entrenador de la selección. Para el actual cuerpo técnico era imprescindible ampliarse, más allá del preparador físico Luis Martín y de Martín Tocalli, el entrenador de arqueros. En marzo la selección tiene previstos dos amistosos en la 'ventana FIFA', el 22 contra Venezuela, en Madrid, y el 26, con sede y rival por confirmar. En una fecha muy similar, Aimar estará al frente del Sub 17 en el Sudamericano de Perú. Ahora, el exvolante de River podrá dedicarse exclusivamente a los juveniles, su desafío prioritario.

La AFA oficializó su contratación ayer por la tarde a través de su cuenta en Twitter. Desde la misma red social, el presidente Claudio Tapia le dio la bienvenida y le deseó éxitos. Apenas quedan detalles contractuales menores por ajustar. El dirigente, junto con el triángulo que conducirá a la selección, estuvieron reunidos en el predio de Ezeiza. El vínculo de los tres con la Argentina es inocultable, tan cierto como que el muy breve recorrido de ellos como entrenadores sigue siendo un déficit riesgoso para una selección de élite, que este año, despues de los seis amistosos post Rusia, tendrá el desafío de la Copa América, en Brasil, del 14 de junio al 7 de julio próximos.

En las redes, Juan Pablo Sorin de inmediato festejó la noticia: "Vamos Fabi! Vamos @Argentina q sigue sumando gente de calidad humana, talentosa y con voz / experiencia de lider. El Ratón #Ayala se suma a @lioscaloni Walter #Samuel y @PabloAimarOK para intentar q todo mejore y q vengan los resultados para nuestra querida selección!".

Después de retirarse en Racing, a finales de 2010, tras 18 años de carrera en los que alzó ocho títulos, Ayala se desempeñó como manager de Racing, entre 2010-2012, y la misma función cumplió en Valencia, entre 2013-2016. También se acercó a los medios, como comentarista de ESPN y DirecTV en varios torneos, y últimamente participó del circuito de Footgolf. Es más, en diciembre pasado finalizó tercero en la Copa del Mundo, en Marruecos.

Ayala ya había estado muy cerca de desembarcar en el mundo selección en octubre de 2016. Por cierto, Armando Pérez, al frente del Comité de Regularización, lo nominó como manager. Su primera tarea fue buscar entrenador para la Sub 20, que estaba abandonada, y mientras él se contactaba con Luis Zubeldía, entre gallos y medianoche, la AFA anunció a Claudio Ubeda. Desautorizado, el único camino que le quedó tomar a un hombre de bien fue marcharse. "Pusieron en duda mi palabra y eso no lo podía tolerar", le explicó entonces a la nacion.

Participó de los mundiales de 1998, 2002 y 2006. Jugó 115 partidos -alguna vez estuvo en la cima de presencias, luego lo superaron Zanetti, Mascherano y Messi- y convirtió siete goles. Campeón olímpico en Atenas 2004 y subcampeón en Atlanta 1996, convivió con muchos rótulos descalificadores. Ayala siempre se repuso. La suerte, infiel por naturaleza, casi nunca coqueteó con él. Y casi siempre lo esperó una trampa a la vuelta de la esquina. Ese gol de Denis Bergkamp en Francia 98, el maldito desgarro en la entrada en calor a minutos de debutar en Corea-Japón 2002, el penal que le atajó Jens Lehmann en Alemania 2006, el gol en contra en el desenlace de la Copa América de 2007. Pero jamás le faltó espíritu de sacrificio. Ejemplo de mesura y profesionalismo, el regreso de Roberto Ayala a la selección trae aroma de reivindicación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?