Suscriptor digital

La despiadada erosión cotidiana de la rutina

Fuente: LA NACION
Leni González
(0)
11 de enero de 2019  

¿Qué tenés en la cabeza?

Nuestra opinión: buena

Autor: Beto Casella. Elenco: Alejandro Fiore, Alejo García Pintos y Verónica Varano. Música: Pablo Porcelli, Beto Casella. Escenografía: Irene Meritxell. Vestuario: Laura Castiglione. Sonido y luces: F. Martínez y F. Vázquez. Dirección: Fabián Vena y José Luis Arias. Sala: La Campana, Rivadavia 2336.

Mujeres de Venus, hombres de Marte, hemisferio cerebral izquierdo racional frente al hemisferio derecho emocional, estrógenos y testosterona, cazadores y guerreros versus cocineras y recolectoras son algunas de las explicaciones que la biología, la genética y en especial, la vedettísima neurociencia lanzaron a la hoguera de los sexos, un material precioso para divulgadores, opinadores y humoristas: macho y hembra no es solo una cuestión de genitales sino que sendas cabezas funcionan diferente.

No será este el lugar donde discutir si genes mata cultura o al revés. Después de Encuentro de genios, el fin buscado por esta segunda obra del periodista y conductor Beto Casella no es discutir con el feminismo acerca del manual de conductas aprendidas y mandatos del patriarcado sino jugar al River-Boca de la heterosexualidad. Sin mencionar nunca la palabra "género", echa mano a la ancestral dualidad varón-mujer para convertirla en estereotipos antagónicos arbitrados por un tercero, el científico, la voz de la razón, un pequeño Manes ilustrado que viene a explicar por qué él y ella se comportan como lo hacen en la convivencia.

Tema tratado hace rato por los "estandaperos" y por los psicólogos que hacen terapia en escena, la acertada decisión del director Fabián Vena es tomar distancia de la sesuda explicación o cualquier otro asomo didáctico a través de un personaje clave: metido en un overol blanco, el especialista que interpreta Alejo García Pintos aleja el peligro de la solemnidad y, desde el absurdo, ubica a los espectadores en la convención de la comedia.

La pareja, Alejandro Fiore (Freud en Encuentro de genios) y la debutante teatral Verónica Varano, se ubican en los extremos del escenario, cada uno con una silla, mesita y perchero. De espaldas, mientras el doctor deambula masticando una teoría, ellos esperan sentados o se cambian de ropa. Sus intercambios funcionan como breves sketches (discusión por la temperatura del acondicionador de aire, por ejemplo) o por turnos, como monólogos al público (por qué los hombres viven menos que las mujeres, por qué a ellas no les gusta el sexo bajo la ducha). El resultado es el buscado no solo por la identificación inmediata de la franja de mediana edad en adelante, sino por la forma elegida para contar la erosión cotidiana de la rutina. Si la culpa la tiene el cerebro y el corazón tiene razones que la razón no entiende, el matrimonio continúa a salvo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?