Suscriptor digital

Como el cine y el arte, la moda también tiene sus archivos

Hoy la moda se archiva. LV es una de las marcas que resguarda su patrimonio creativo. Muchas otras hacen historia con su diseño, también algunas firmas argentinas ya están celosamente guardadas y conservadas
Hoy la moda se archiva. LV es una de las marcas que resguarda su patrimonio creativo. Muchas otras hacen historia con su diseño, también algunas firmas argentinas ya están celosamente guardadas y conservadas Crédito: Gentileza LV
Lorena Pérez
(0)
11 de enero de 2019  • 16:41

La idea de armar un archivo de moda es nueva. Clientas devenidas en coleccionistas fueron las primeras en donar y prestar su guardarropa cuando, en los años 70, la moda ingresó al museo como tema. Recopilar las piezas en un archivo no fue parte de las tareas esenciales de las marcas porque su objetivo siempre fue y es venderlas. Sin embargo, hoy parte de su patrimonio creativo se archiva.

La primera maison en pensar el valor de sus creaciones fue Yves Saint Laurent, a través de Pierre Bergé, socio y pareja del modisto, quien guardó los bocetos y diseños desde la primera colección haute couture, etiquetada en enero de 1962, y recopiló los sketches para vestuarios teatrales y óperas que el joven Saint Laurent realizó en su adolescencia. El objetivo fue la preservación y la exhibición de la obra, así nació en Paris el Museo Yves Saint Laurent, en 2002, levantado en el edificio donde funcionó la casa de alta costura, en 5 Avenue Marceau.

Del archivo de YSL
Del archivo de YSL

Otra de las firmas que decidió preservar su patrimonio creativo fue Dior. Sus archivos están en los alrededores de la emblemática avenue Montaigne, aunque su ubicación es secreta y su ingreso, prohibido. Cuando Bernard Arnault compró la maison en 1984 pensó en celebrar con una retrospectiva la tarea del modisto Christian. Así, con la exhibición Hommage a Christian Dior: 1947-1957 se puso en marcha el armado de los archivos Dior, pero no fue hasta 1996 que la casa destinó recursos para recopilar y conservar los tesoros de toda su historia. Soizic Pfaff es la directora y encargada de custodiar que las telas de los diseños no se desgasten y los colores de los vestidos no se destiñan, mantenerlos sin ventilación y contacto con el exterior.

En Asnières-sur-Seine, un pueblo al noroeste de Paris donde en 1859 se instaló Louis Vuitton, funciona la galería, como prefieren llamar a los archivos para quitar solemnidad al acto de conservar su historia, y los atelieres de pedidos personalizados. Allí encontraron los baúles que coleccionaba Gaston-Louis Vuitton y que la curadora Judith Clark comenzó a ordenar: pilas de productos marroquineros, los registros de ventas y de clientes, fotografías originales, bolsos y prendas de las colecciones ready to wear de Marc Jacobs y Nicolas Ghesquière, director creativo actual, están a resguardo.

En Asnières-sur-Seine hay una galería donde se archiva la historia de LV
En Asnières-sur-Seine hay una galería donde se archiva la historia de LV

.
. Crédito: Gentileza LV

Cuando la pasión se profesionaliza

El gesto de archivar los procesos que componen una colección es costoso y demanda un tiempo que los diseñadores no tienen. Muchas cosas se pierden, otras se encuentran de maneras inesperadas más el factor sorpresa de toparse con material que nadie buscaba.

En el mercado de la moda hay personas que se ocupan de realizar esta tarea de manera profesional. Julie Ann Clauss se presenta como professional fashion archivist. Su tarea comenzó cuando arrancó con la organización de la historia de Tom Ford, luego fundó The Wardrobe, una empresa que ofrece el servicio de archivo y colección, y con su material participó del armado de la muestra de Christian Louboutin.

El fenómeno alrededor de las muestras de moda en los museos inyectó el interés de los diseñadores por conservar su historia, pues ya no es necesario retirarse para levantar una exhibición, y es entonces cuando los archivos personales cobran mayor protagonismo.

Martin Margiela gestionó dos muestras en Paris: en Palais Galliera exhibió los 20 años de su etiqueta mientras que en el Museo de Arte Decorativo comparó su filosofía con la de sus años como director creativo de Hermès. Riguroso con su trabajo, el diseñador belga guardó cada colección pero las muestras contaron también con material prestado e incluso los recuerdos de los fans tuvieron su vitrina en Palais Galliera, como el papel picado que decoró uno de sus shows. Aquí entró en acción del servicio de Laila Digital Archive, una compañía con base en Japón comandada por Yukiko Hashiura, quien además compila en 9/9 Archives a diseñadores de culto como Raf Simons, Helmut Lang, Junya Watanabe. Ella sostiene que su misión es conservar la conciencia estética del pasado.

En primera persona

Pero la pasión por la historia de la moda también comienza de manera individual y termina por generar valor profesional. El caso del periodista Alexander Fury, por ejemplo. La precisión y la investigación que refleja en sus artículos periodísticos devino en la adquisición de un religioso repertorio de diseños de John Galliano para la casa Dior, piezas de Christian Lacroix, Vivienne Westwood y Azzedine Alaïa, formaron The Fashion Archives, un archivo personal que suele ser citado en editoriales de moda.

Adrián Appiolaza también custodia las prendas de otras épocas. Este diseñador argentino es el director de diseño de la línea femenina de Loewe y cuenta que su pasión por conservar piezas antiguas comienza en los 90, en Argentina, con Comme des Garçons. "Tuve la oportunidad de ver una prenda, obviamente no sabía nada de esta marca pero dejó un sello en mi memoria. Cuando me fui a Londres y comencé a tener más acceso a este tipo de moda se convirtió en una obsesión", dice. En 2006 empezó a buscar ropa de segunda mano, sobre todo de la cultura japonesa, y así fue tomando forma Adrián Appiolaza Archive que hoy cuenta con material de 1975 en adelante y nutrida con nombres como Martin Margiela, Vivienne Westwood, Jean Paul Gaultier y Comme des Garçons. Un uso variopinto de los hallazgos remarcan que Appiolaza luce esos diseños, los alquila, terminan en fotografías y editoriales además de utilizarlo como inspiración para sus procesos creativos como diseñador.

El coleccionista Adrián Appiolaza enn su casa de París, donde cuenta con material de 1975 en adelante, con material de Martin Margiela, Vivienne Westwood y Jean Paul Gaultier, entre otros
El coleccionista Adrián Appiolaza enn su casa de París, donde cuenta con material de 1975 en adelante, con material de Martin Margiela, Vivienne Westwood y Jean Paul Gaultier, entre otros Crédito: Gentileza Dani Bastidas/Interview

Ver esta publicación en Instagram

WHEN A BAG CARRIER AT LOUIS VUITTON FALL 2012

Una publicación compartida de Adrian Appiolaza Archive (AAA) (@adrianappiolaza) el

El rol del papel

Entre las numerosas muestras de moda en los museos de todo el mundo y los cambios vertiginosos que refleja la industria, la importancia de mantener el pasado en tiempo presente es más que una tendencia. La distribuidora inglesa Antenner Books publica Archivist, una revista sin temporada que dedica sus ediciones a examinar una marca: Hussein Chalayán y la maison Chloé dieron acceso para que sus registros terminaran en las páginas de esta publicación especializada.

Arqueología del diseño

Mariana Cortés es una adelantada, es una de las que piensa en el futuro de su trabajo de diseño. Por eso decidió donar la mitad de su archivo histórico al Museo Nacional de la Historia del Traje, donde además exhibe Juana de Arco 20 años.

Este museo, el primero en incorporar diseño de autor argentino dentro de su acervo, será el custodio de más de 40 piezas de Juana de Arco. Están en proceso de donación y, en breve, una primera tanda será evaluada por el comité de ingreso de piezas de patrimonio.

El ñandutí de de diseño de Juana de Arco se conservará en un museo
El ñandutí de de diseño de Juana de Arco se conservará en un museo

Mariana Cortés, como otros diseñadores internacionales, conserva y se preocupa por su patrimonio creativo
Mariana Cortés, como otros diseñadores internacionales, conserva y se preocupa por su patrimonio creativo

Una pieza súper elaborada de Juana de Arco, que está en proceso de donación al Museo Nacional de la Historia del Traje
Una pieza súper elaborada de Juana de Arco, que está en proceso de donación al Museo Nacional de la Historia del Traje

Otro caso el de Wustavo Quiroga, diseñador industrial mendocino que se interesapor la arqueología del diseño y el hábito riguroso de rastrear materiales perdidos. Hace cinco años comenzó a gestar IDA (Investigación Diseño Argentino), una fundación que rescata materiales de todas las áreas del diseño y con la aspiración de convertirse en el Museo de Diseño Argentino. Un equipo integrado por la socióloga Susana Saulquin, el diseñador Sebastián Rodríguez y Kika Tarelli curan el área de indumentaria y textil que conserva e investiga colecciones de firmas como TrosmanChurba, Hermanos Estebecorena, Dalila Puzzovio, Sergio De Loof, Varanasi, Vicki Otero y el propio archivo de Saulquin, para citar algunos de los nombres que forman parte de este archivo activo y cultural de la moda argentina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?