Suscriptor digital

Darío Cvitanich no quiso ser una carga para Banfield y ya es jugador de Racing

El ídolo y goleador del Taladro comunicó su salida del club y lo esperan en la Academia
El ídolo y goleador del Taladro comunicó su salida del club y lo esperan en la Academia Fuente: Télam - Crédito: Santa Cruz Alejandro
Nicolás Zuberman
(0)
11 de enero de 2019  • 23:59

Mientras Banfield disputaba su primer amistoso de la pretemporada, Darío Cvitanich abandonaba el predio de Luis Guillón. Era la imagen que faltaba para confirmar que el referente y capitán deja el club que lo formó y al que había regresado con el deseo de retirarse. Minutos antes, el delantero había reunido a sus compañeros para contarle lo que los dirigentes ya sabían, lo que en la prensa ya se comunicaba desde la medianoche del miércoles: se va del Taladro para llegar al puntero Racing, con el sueño de ser campeón de la Superliga.

Tres horas más tarde, el goleador le puso palabras a esa imagen. "Me costó aceptar que lo firmado en su momento se iba a volver inviable y no quería ser una carga para el club ni tampoco quisiera irme con algún problema", publicó el futbolista en sus redes sociales, donde dedicó un emotivo mensaje para los fanáticos y agradeció a los jugadores y al cuerpo técnico pero no a los dirigentes. El salto del dólar y la situación financiera del club hacían imposible cumplir con el contrato que tenía firmado el ídolo banfileño. Algo similar había ocurrido con Enzo Kalinski, que quedó libre y fichó por Estudiantes de La Plata. Y una situación parecida pasó Gimnasia, que se tuvo que desprender de su capitán y símbolo Fabián Rinaudo. Son las reglas de juego en el fútbol argentino.

Cvitanich siempre fue la opción número 1 para Eduardo Coudet, el entrenador de la Academia. Él y su ayudante Ariel Broggi, quien en 2008 compartió plantel en Banfield con el delantero, se ocuparon de llamarlo y seducirlo para acercarlo al líder del campeonato. Hasta hace un puñado de días parecía una opción imposible: cambiar de aire no estaba entre los deseos del jugador, de 34 años, que regresó al sur de la provincia de Buenos Aires a comienzos de 2017 luego de pasar por Ajax, de Holanda; Pachuca, de México; Boca, Olympique de Niza y Miami F.C., éste en la MLS norteamericana. Por eso, en la mitad celeste y blanca de Avellaneda activaron las negociaciones por Santiago García, el Morro, hoy todavía en Godoy Cruz. Pero la ruleta del mercado de pases volvió a girar y, otra vez, la bolilla se detuvo en el casillero de Cvitanich.

El antecedente de lo que sucedió en 2017, cuando Marcelo Gallardo intentó tentarlo para que se sume a River para disputar las semifinales de la Copa Libertadores de ese año, teñía de pesimismo cualquier negociación. ¿Qué cambió en este año y medio? En solo un mes, Banfield dejó ir al técnico más importante de su historia y, ahora, al ídolo y máximo referente que tenía en el plantel. Pero hay más. En ese momento, el antecedente inmediato de Cvitanich era el quinto puesto en el campeonato 2016/17 y en el horizonte estaba el sueño de jugar la Copa Libertadores con el Taladro.

Más allá de que el punta confesó que el sueño de llegar a River era grande, en ese momento mantuvo la voluntad de quedarse en su club. Aunque mostró su disconformidad por cómo manejó el tema la dirigencia de Banfield, encabezada por Eduardo Spinosa. "Me hubiera gustado que se hubiese dado una charla con él, ser parte de la decisión. No se produjo porque así lo quiso él. Por eso fue mi molestia, no por el rechazo a River sino por la forma de manejarse. Me parece que fue bastante desprolijo", dijo al finalizar aquella novela.

La versión de que Hernán Crespo, el flamante entrenador de Banfield, no tenía una devoción especial por Cvitanich la desmintió el propio DT en una entrevista con Fox Sports: "Es un jugador muy importante para nosotros. A esta clase de futbolistas es lógico que los vengan a buscar. Lo que quisiera es que se resuelva cuanto antes".

Durante la mañana del sábado, entonces, el goleador se realizará la habitual revisión médica y, si todo está bien como las partes esperan, firmará su contrato por 18 meses con la Academia. Si no hay imprevistos, se unirá a la pretemporada en el predio de la AFA, bien cerca de Luis Guillón. Allí, el Chacho Coudet lo esperará con los brazos abiertos. "Necesito sumar un jugador con características parecidas a las de Cristaldo -dijo el entrenador en Radio La Red-, por eso necesito a Cvitanich. Es un jugador importante. Ojalá se cierre su llegada".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?