Suscriptor digital

Trump alista un "plan B" para sortear el rechazo del Congreso a su muro

El presidente Trump quiere reasignar fondos del presupuesto destinados a otros usos; la parálisis del gobierno batió un nuevo récord
El presidente Trump quiere reasignar fondos del presupuesto destinados a otros usos; la parálisis del gobierno batió un nuevo récord Fuente: Reuters
Rafael Mathus Ruiz
(0)
12 de enero de 2019  

WASHINGTON.- Dispuesto a torcer al límite las reglas para conseguir sus objetivos, Donald Trump dio la orden de preparar una salida extraordinaria para obtener el dinero necesario para comenzar a construir su prometido muro -degradado a "barrera de acero" en los últimos días- en la frontera con México : declarar una "emergencia nacional" para reasignar partidas de gastos que ya fueron aprobadas por el Congreso.

La jugada, que de concretarse será llevada casi con certeza a la Justicia por la oposición demócrata, le permitiría a Trump eludir la parálisis en el Capitolio, donde la dura puja política por la política migratoria del magnate terminó por forzar un "cierre parcial" del gobierno federal que hoy, al haber superado ya los 21 días, se convirtió en el más largo de la historia de Estados Unidos .

Aunque la Casa Blanca avanzaba con los preparativos para la declaración de la emergencia, Trump insistió ayer en que el Congreso debe aprobar una ley que permita "abrir" el gobierno y reforzar la seguridad en la frontera con la construcción de una barrera.

"Quiero que el Congreso haga su trabajo", dijo Trump, en declaraciones a la prensa antes de una mesa redonda con miembros de las fuerzas de seguridad y la Justicia de varios estados y asesores y funcionarios de su administración. "Si no pueden hacerlo, voy a declarar la emergencia nacional", prometió.

El "plan B" que prepara la Casa Blanca promete provocar una dura oposición: contempla la reasignación de partidas aprobadas por el Congreso para obras destinadas a lidiar con las consecuencias de desastres naturales provocados por el cambio climático, como inundaciones, para destinarlas a la construcción de una barrera de acero en la frontera destinada a contener una crisis que, para la oposición, ha sido fabricada por Trump con fines políticos.

El gobierno de Trump tiene en la mira fondos asignados al Cuerpo de Ingenieros del Ejército, según medios locales. Las partidas incluyen obras de control de inundaciones en Texas y Puerto Rico, duramente golpeados por los huracanes Harvey y María.

Crisis política

Aunque Trump dijo que quiere que republicanos y demócratas lleguen a un acuerdo en el Congreso, todo parecía indicar ayer que su gobierno se encaminaba a poner en marcha el "plan B" para poner punto final a la crisis política.

El senador republicano Lindsey Graham, un veterano de Washington quien anteayer dijo que no veía una salida, urgió a Trump a declarar la emergencia, una señal de las dificultades reinantes para escapar de la grieta y poner al gobierno federal de la primera potencia global otra vez en pleno funcionamiento. Graham acusó a los demócratas de "odiar" a Trump, y de estar dispuestos a cualquier cosa con tal de impedir su reelección.

"Señor presidente, declare una emergencia nacional ahora. Construya un muro ahora", dijo Graham en un mensaje en Twitter.

Otra señal de que el plan de la Casa Blanca cobraba fuerza la dio el propio Trump. El mandatario dijo que esperaba que los demócratas intentaran frenar su plan en la Justicia, pero se mostró confiado en que la Corte Suprema le daría la razón.

"La ley está de mi lado", había dicho Trump en la víspera, al hablar de la declaración de emergencia.

Fiel a su costumbre de atacar a la prensa, el magnate republicano cargó contra los medios, a los que acusó de ocultarles a los norteamericanos los problemas en la frontera.

Trump, sus funcionarios y los republicanos en el Congreso insisten en que la frontera vive una crisis por el tráfico de drogas, el ingreso sin visa de extranjeros, la trata de personas y la amenaza del terrorismo. Los demócratas rechazan la realidad oficial.

Ayer, unos 800.000 empleados públicos federales suspendidos no recibieron sus pagas por primera vez desde que comenzó el shutdown, hace ya tres semanas. Aproximadamente 420.000 empleados fueron catalogados como imprescindibles y trabajan sin sueldo, mientras que otros 380.000 más permanecen en casa sin paga alguna.

Aunque en cierres pasados los empleados federales recibieron su pago retroactivo, no hay garantía por ahora de que en esta ocasión suceda lo mismo.

Los cierres más extensos

  • 22 días (2018-2019)

Trump pretende que el presupuesto incluya la construcción de un muro en la frontera con México.

  • 21 días (1995-1996)

En la gestión Clinton, hubo desacuerdos sobre el equilibrio del presupuesto y las proyecciones económicas.

  • 17 días (1978)

El conflicto se inició por el veto de Carter a la ley de legislación laboral y a la compra de un avión nuclear.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?