Suscriptor digital

Demasiadas armas de fuego en las calles

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
(0)
12 de enero de 2019  

Muchas situaciones de violencia urbana se resuelven hoy con el uso de un arma de fuego. Demasiadas. Una acalorada discusión de tránsito podía derivar antes en una pelea a golpes. Hoy puede aparecer un revólver. Una controversia en un boliche se transformaba en una gresca si había bastante alcohol de por medio. En estos días un hombre recibió un disparo en la pierna por un encontronazo -el motivo no es aquí importante- fuera de una disco porteña. Y si hay un salto de agresividad en cuestiones cotidianas, es esperable que el delito también expanda su belicosidad. Si un ciudadano porta un arma sin importarle si tiene o no permiso para llevarla en la cintura, un ladrón buscará contar con mayor poder de fuego. A varias bandas se les encuentra muy seguido armas automáticas. El problema en la Argentina no es la resolución de casos específicos de delitos, de bloqueos a ciertas modalidades de robos, sino que pasa por la circulación de revólveres y pistolas.

El año comenzó con bastante casos de elevada violencia, incluso en lugares inesperados. Más que un tema estadístico -habrá que tomar en cuenta que algunos episodios no terminaron con muertes solo por la escasa puntería del agresor o la eficacia de un médico-, se trata de una cuestión de sensaciones. Quizá, este arranque de 2019 pueda movilizar debates globales sobre cuestiones de seguridad pública. Y en esos temas no puede faltar alguna propuesta para llegar a un desarme concreto.

Quitar las armas de manos de los delincuentes es, obvio, prioritario. Dirán los técnicos que no sirve aumentar aún más las penas por portar un arma. Quizá. Sería cuestión de debatir el problema, al menos. Tal vez llegue el momento de poner la cuestión de las armas en una posición similar al femicidio. La presión social llevó a que casi ningún juez encuentre ahora atenuantes frente a la mortal violencia contra una mujer. Ante un robo a mano armada, siempre hay un representante judicial que pide saber qué posibilidad de usar el arma tenía realmente el ladrón. Quizá, sea el tiempo de un debate.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?