Suscriptor digital

La misión de Robert "el Sicario" Rojas: emular la mística de los históricos paraguayos de River

Primer entrenamiento de Robert Rojas con River
Primer entrenamiento de Robert Rojas con River Crédito: Prensa River Diego Haliasz
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
17 de enero de 2019  • 23:38

Robert Rojas puede apoyar la cabeza en su almohada y soñar. Soñar con emular los cabezazos de Celso Rafael Ayala. Soñar con ganarse el cariño del aguerrido Pedro Alcides Sarabia. Soñar con un gol histórico como el de Nelson "Pipino" Cuevas. Para convertir sus deseos en realidad, deberá evadir la historia reciente de los paraguayos que llegaron a River y evocar a la mística de aquellos referentes de finales de los 90 y principios de 2000. Será uno de los grandes desafíos del nuevo jugador millonario, que tendrá contrato hasta junio de 2023 y por el que el club pagó más de un millón de dólares por el 50% de su pase.

"El Sicario", como lo apodaron en la pensión de Guaraní por su cara de serio, tiene 22 años, mide 1,77 y se destaca por su férrea marca, su gran juego aéreo y su versatilidad, ya que puede jugar como zaguero o lateral derecho. Necesario para Marcelo Gallardo para reforzar la zona y tapar el hueco que puedan dejar las posibles partidas de Jonatan Maidana y Luciano Lollo, el defensor paraguayo debutó en febrero de 2017 y sumó 79 partidos, cinco goles y tan solo ocho amarillas y una expulsión en el fútbol de su país.

Campeón de la Copa Paraguay 2018, participó en las últimas dos Copas Libertadores y en agosto de 2017 fue citado para la doble fecha de Eliminatorias Rusia 2018 frente a Chile y Uruguay, pero no debutó. "Lloré de alegría cuando me dijeron que venía a River. A cualquier jugador le sorprendería venir a un equipo grande. Vengo con muchas ganas de jugar y, si me toca la oportunidad, aprovecharla. Ya hablé con Jorge Moreira y me dio la bienvenida. Es un grupo muy bueno y una gran familia", contó Rojas.

Nacido en Peguahomi, un pequeño pueblo a casi 500 kilómetros de Asunción, su historia está marcada por el sacrificio: ayudó a su padre en la chacra hasta que terminó los estudios y se mudó a la capital a los 16 años para ser futbolista. Así, trabajó con animales y cultivó melón, zapallo, mandioca y sésamo, entre otras cosas que luego vendían en el almacén familiar. Ahora, siempre regresa en sus vacaciones para estar con la familia y colaborar. Su próxima visita será como el decimoquinto futbolista nacido en Paraguay que vistió la camiseta de River.

Fuente: Archivo - Crédito: Prensa River

La historia de los paraguayos millonarios

El primero fue el delantero Benjamín Laterza (17 partidos y cuatro goles) en 1934. Recién entre 1966 y 1968 apareció el defensor Juan Aníbal Bordón (27 juegos) y luego llegó en 1975 el delantero Pedro Alcides Bareiro (28 encuentros, cuatro tantos), el primer campeón: ganó el Torneo Metropolitano que cortó la sequía de 18 años sin títulos y repitió en el Nacional.

Más adelante se sumaron el atacante Enrique Atanasio Villalba (27 partidos y cuatro goles en 1984) y el defensor Óscar López Turitich (cinco presencias en 1985), aunque en los 90 llegaron los tres grandes íconos.

El primero es el más destacado: Celso Rafael Ayala. El aguerrido defensor central es el que más jugó, con 222 partidos y 13 goles en sus dos ciclos (1995-1998 y 2001-2002) que incluyeron seis títulos: cuatro locales (Apertura 1996, Clausura 1997, Apertura 1997 y Clausura 2002) y dos internacionales (Copa Libertadores 1996, Supercopa 1997). Además, es muy recordado por su histórico gol en el empate 3-3 con Boca del 23 de marzo de 1997 en la sexta fecha del Clausura tras ir perdiendo 3-0.

Un escalón más abajo, con un sólido paso por la institución, aparece Pedro Alcides Sarabia (131 juegos, un gol), el defensor que estuvo entre 1997 y 2002, consiguió cuatro títulos locales y se ganó el cariño del Monumental por su entrega constante. Y luego también se destaca Nelson "Pipino" Cuevas, delantero con dos ciclos (1999-2003 y 2004-2005) en los que consiguió 14 goles en 105 encuentros y alzó cinco campeonatos locales.

Cuevas hizo dos goles en el Monumental que hoy se siguen recordando: a Racing en el 2-1 del 28 de abril de 2002 por la fecha 16 del Clausura que puso a River a un paso del título; y a Boca en el triunfo 2-0 del 7 de noviembre de 2004 por la fecha 14 del Apertura.

Los siguientes cinco paraguayos que pasaron por Núñez no pudieron afianzarse y dejaron más pena que gloria: Julio César Cáceres (25 partidos en 2006), Santiago Salcedo (18 encuentros y dos goles en 2008), Miguel Paniagua (cuatro juegos en 2009), Rodrigo Rojas (19 encuentros en 2010) y Adalberto Román (34 partidos y tres goles en 2010-2011 y 2013).

Además, tuvo un paso fugaz Javier Cohene Merele, quien llegó en 2009 pero no debutó, y también pasaron Ricardo Rojas (104 juegos entre 2001 y 2006 con el recordado gol a Boca en la sexta fecha del Clausura 2002), Jonathan Santana (34 partidos y nueve goles en 2005-2006), Juan Manuel Iturbe (17 encuentros y tres tantos en 2013) y Jonathan Fabbro (15 partidos), argentinos que se nacionalizaron paraguayos.

Hoy, el "Sicario" Rojas tendrá a Jorge Moreira como compatriota en el vestuario. Presente en River desde 2016, Moreira acumula 55 partidos, dos goles y cinco títulos en el club, pero se encuentra relegado en el lateral derecho ante el buen nivel de Gonzalo Montiel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?