Suscriptor digital
srcset

Amores sin ficción

Eva Mendes y Ryan Gosling: una historia de amor que se escribe en el más completo hermetismo

Malen Lesser
(0)
13 de febrero de 2019  • 00:27

Son una de las parejas más lindas y enamoradas de Hollywood, pero ellos parecen no querer ostentarlo. No se muestran juntos, ni en eventos, ni en alfombras rojas. En plena era de las redes sociales, Eva Mendes y Ryan Gosling preservan la intimidad de su familia, que actualmente conforman con sus dos hijas Esmeralda Amada (4) y Amanda Lee (2), y que muy pronto sumarán dos nuevos integrantes.

Mendes aporta el costado latino, con sus raíces cubanas, su carisma y su rostro difícil de olvidar. Gosling es el carilindo con aires de recio que las chicas tanto gustan disfrutar en pantalla, con un largo historial amoroso que incluye a Sandra Bullock, Blake Lively o Rachel McAdams. Juntos son los afortunados protagonistas de un gran romance, que lleva 7 años y que les ha enseñado que es posible pertenecer al mainstream sin entregar a cambio su detalles de intimidad. Pero, ¿cómo empezó esta historia de amor?

Cruce de caminos

Cruce de caminos se llamó, precisamente, el film que los unió para siempre en 2011. Cuentan que fue el mismo Gosling el que convenció al director Derek Cianfrance para que convocara a la que sería su mujer. Al comenzar a rodar, la química entre los actores fue inevitable y el amor traspasó la pantalla.

Trailer de la película Cruce de caminos - Fuente: YouTube

02:22
Video

La relación se hizo noticia cuando la prensa los sorprendió en una cita en Disneyland, semanas después de concluido el rodaje. Después de varias citas románticas, pasaron al siguiente nivel: una escapada a París para pasar el día de Acción de Gracias, en noviembre de ese año. En ese momento, Mendes estaba en Francia filmando Indie Holy Motors. La relación iba creciendo y ni siquiera vivir en diferentes continentes fue un impedimento para que la pasión siguiera en aumento.

Ya para año nuevo, Gosling se había ocupado que su madre conociera a su novia, en la cuidad de Nueva York. Todo parecía ir, definitivamente, muy en serio.

Pero incluso desde ahí, el hermetismo con el que preservaron su vínculo fue casi total. Todas las fotos que hay de ellos juntos son "robadas". Ryan y Eva no suelen compartir salidas públicas, no se dirigen palabras de amor en las redes sociales ni, mucho menos, comparten fotos de su intimidad. Secreto casi absoluto para ellos y su vida privada.

Amor y trabajo

Ryan y Eva, escapando de los flashes en una salida nocturna por Los Angeles
Ryan y Eva, escapando de los flashes en una salida nocturna por Los Angeles Crédito: The Grosby Group

Ella lo ha descrito como una persona dulce y sensible; él declaró en los primeros tiempos del noviazgo que ella era "una compañera de ensueño". Luego eligieron limitar, tanto como fuera posible, las referencias sobre su relación.

Pero la fama, el trabajo y la pasión por la actuación son parte de sus vidas, quieran o no, y esto hace que deban lidiar de algún modo con lo público. Así, las inevitables declaraciones acerca de sus películas esconden tiernas visiones el uno del otro.

Cuando en 2014 Variety entrevistó a Eva por su película How to Catch a Monster, ella fue consultada sobre cómo era su marido como director. Y Eva pisó el palito. "Es un dulce, respeta a todo el mundo. Es tan talentoso que trabajar con él te empuja a ser mejor", confesó con una sonrisa indisimulable de amor en el rostro.

Somos familia

Pronto, el primer fruto de ese amor sería difícil de ocultar. Aunque durante su primer embarazo, Eva se convirtió en experta para esquivar paparazzis, y negó estar esperando un hijo cuando la anfitriona Ellen DeGeneres la entrevistó en su show, en febrero de 2014 finalmente fue la revista People la que confirmó que la pareja tendría a su primera hija.

Gosling paseando junto a sus hijas, Esmeralda y Amanda
Gosling paseando junto a sus hijas, Esmeralda y Amanda Crédito: The Grosby Group

Poco después del nacimiento de su primogénita el 12 de septiembre de 2014, Ryan declaró que la paternidad se sentía "como un sueño". Y tan bien les sentó la llegada de Esmeralda Amada que, menos de dos años después, llegó la confirmación de que una segunda niña venía en camino.

En 2014, Eva realizó su último film, Lost River, y decidió retirarse por un tiempo para pasar unos años abocada totalmente a sus hijas. Por supuesto que no hubo un comunicado oficial al respecto, sino que ella simplemente puso en pausa su carrera a la espera, quizás, de un proyecto lo suficientemente tentador que, hasta el momento, parece no haber llegado.

Mientras tanto, se abocó a un proyecto que le deparó menos exposición pero muchas satisfacciones: una marca de ropa con líneas sexys para mujeres de todas las tallas y edades.

Mendes permanece retirada de la actuación desde 2014, para dedicarse a sus hijas y a su marca de ropa
Mendes permanece retirada de la actuación desde 2014, para dedicarse a sus hijas y a su marca de ropa Crédito: The Grosby Group

Entre tanto, Gosling no detuvo su ascenso con protagónicos en películas como La La Land , Blade Runner 2049 o la más reciente El primer hombre en la luna. Sin embargo, no se olvida de reconocer a su gran amor como sostén para conseguir estos logros en su carrera. En 2017, al recibir el Globo de Oro como mejor actor, le dedicó unas sentidas palabras a su mujer, como toda una declaración de amor: "Mientras yo estaba cantando, bailando y tocando el piano, teniendo una de las mejores experiencias de mi vida en el cine, mi chica estaba educando a nuestra hija, embarazada de la segunda y tratando de ayudar a su hermano enfermo de cáncer. Gracias, mi amor", señaló con emoción.

Y así, el galán más sensible de Hollywood es, además del protagonista de una gran historia de amor en la vida real. "Crecí en el seno de una familia con mujeres fuertes. Mi madre y mi hermana mayor me enseñaron a respetar a las mujeres, de forma que tengo una conexión especial con ellas, algo que me ha ayudado en mi carrera como actor", había declarado el actor canadiense al periódico The Sun.

Sin pasar por el altar, este gran amor sube aún más la apuesta y, por estos días, espera la llegada de gemelos. Sólo se sabe el nombre de los niños (Carlos y Viviana) y que son producto de un tratamiento de fertilización asistida. Los detalles vendrán en cuentagotas, cuando la felicidad desborde y los actores deslicen alguna declaración por fuera de lo estrictamente laboral. Bien por ellos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?