Suscriptor digital

El dólar volvió a rebotar, esta vez sin ayuda del BCRA

Impulsado por la tendencia regional, logró reubicarse entre las bandas de flotación
Impulsado por la tendencia regional, logró reubicarse entre las bandas de flotación Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
18 de enero de 2019  

La cotización del dólar volvió a avanzar ayer en su cuarta mejora consecutiva, aunque sin necesitar esta vez del empuje de las compras que el Banco Central (BCRA) realiza para inyectar liquidez al mercado, según lo dispuesto en el programa monetario vigente. El billete cerró a un promedio de $37,72 y $38,74 para la venta mayorista y minorista, respectivamente, con lo que aumentó 23 y 24 centavos en cada segmento y se confirmó dentro de las bandas que definen su posibilidad de flotar, fijadas para el día en $37,523 (piso) y $48,4459 (techo).

En realidad, la plaza doméstica se acopló ayer a la tendencia alcista con que el dólar se operó en la región y en los mercados emergentes (cayó 0,4% el real, por caso).

Esa presión llevó al peso a devaluarse más de 1,4% en el peor momento de la jornada (cuando el dólar tocó $38 en la plaza mayorista), aunque al final del día recortaría esa caída a algo menos de la mitad (0,56%).

Con los tímidos rebotes de lunes y martes (alentados por la intervención oficial) y la mejora de los últimos dos días el dólar regresó a "los niveles de precio que mostraba a fin de año", señaló Gustavo Quintana, de PR Cambios. "Lo que se observa es una recuperación de la demanda de coberturas por menor predisposición al riesgo en los mercados, que por momentos se acentúa porque los vendedores, al ver rebotar el billete, demoran sus ventas especulando con la posibilidad de obtener más pesos", apuntó Fernando Izzo, de la corredora ABC.

Para algunos operadores, el rebote fue propiciado por la señal que mandó el BCRA al cumplir con la compra de divisas una vez que el precio perforó la zona de no intervención. "Eso lleva a pensar que buscará evitar que opere fuera de la banda acordada con el FMI. Por el momento, hasta que llegamos con la emisión por compra de dólares debajo del piso de la banda", señaló el economista Federico Furiase, de Estudio Eco Go, para quien esto puede dificultar el espacio de maniobra que el BCRA había logrado para cumplir metas y bajar la tasa de las Leliq. "Será clave de ahora en más que empiece a haber señales positivas desde el lado de las expectativas de inflación", planteó.

Por lo pronto, eso aún no se notó ayer ya que el BCRA consiguió otro recorte de 23 puntos básicos en la tasa de referencia (quedó en 57,316% anual), aunque luego de favorecer una expansión de $5100 millones por una renovación parcial de la deuda en Leliq que le vencía ($151.300 millones vs. los $147.830 millones que colocó en nuevas Letras).

Es una inyección de fondos manejable, teniendo en cuenta que el BCRA reportó ayer que su meta de base monetaria aumentó en $3000 millones promedio en enero, debido a las compras de dólares que realizó en la quincena, y considerando el sobrecumplimiento por $13.000 millones que logró en la primera parte del mes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?