Suscriptor digital

Defensa y Justicia sorprendió a River y desnudó lo que le costará reacomodarse tras la fiesta de la Copa

Argentina Superliga
  • 0
River Plate

River Plate

  • 1
Defensa y Justicia

Defensa y Justicia

  • Matías Rojas
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
19 de enero de 2019  • 20:00

Se podía prevenir. Y sucedió. Le costó demasiado a River despegarse de las emociones recientes en su regreso al fútbol oficial. Liviano, confundido, impreciso… la resaca de la conquista de la Copa Libertadores frente a Boca empieza a disminuir con lentitud, pero el calendario le demanda una reacción rápida que anoche no apareció: Defensa y Justicia lo sorprendió en el Monumental y se llevó un merecido triunfo por 1-0 en el duelo postergado de la octava fecha de la Superliga.

No solo el regreso tras la conquista de América generó un aura especial, con fuertes sentimientos que involucraron al plantel, al cuerpo técnico y al público presente. La despedida de Jonatan Maidana, quien recibió una plaqueta por parte del presidente Rodolfo D’Onofrio y fue ovacionado por todo el estadio antes de emigrar a Toluca de México, potenció el momento. Y la ausencia de la barra brava también modificó el clima habitual: banderas dadas vuelta, sin tirantes y bombos en la Sívori Alta y pocos cánticos durante el juego, con una casi nula coordinación entre las tribunas para hacerlo.

Todas esas situaciones se complementaron negativamente con la escasa preparación del equipo, que tuvo solo 13 días de vacaciones, otros 13 días de trabajo –solo cinco en Punta del Este, lugar elegido para una fallida pretemporada- y un amistoso ante Nacional el martes pasado. Y el exigente calendario le pasó factura, ya que sintió demasiado la falta de ritmo, estuvo confundido para jugar, le costó lograr precisión en el control y la distribución –potenciado por el mal estado del campo de juego- y se lo vio agobiados por momentos.

Además, difícilmente pueda encontrar una solución rápida, ya que los partidos que adeuda por la Superliga no le dan respiro: deberá recibir el miércoles a Unión (fecha 12), el domingo hará lo propio con Patronato (fecha 16) y el miércoles siguiente visitará a Godoy Cruz (fecha 13). Un enero furioso.

Pero frente a todo eso, Defensa y Justicia aprovechó y salió al Monumental decidido a imponer condiciones. Y lo logró: fue superior durante la primera parte, manejó a su gusto la pelota, tapó el circuito del local durante los 90 minutos y contó con tres situaciones en unos frenéticos cinco minutos –entre los 18 y los 23 de la parte inicial-, logrando abrir el marcador en su último intento, con un potente zurdazo del paraguayo Matías Rojas en un tiro libre que se desvió y sorprendió a Franco Armani en su palo.

Armani no llega, y el remate de Rojas es el único gol de la noche en Núñez
Armani no llega, y el remate de Rojas es el único gol de la noche en Núñez Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

Enfrente, a River le costó quizás más de lo que se preveía: recién a los 25 minutos tuvo su primera llegada, con un cabezazo de Lucas Pratto que se fue desviado. Esa aproximación le dio envión y los últimos 15 minutos del primer tiempo fueron lo mejor del equipo de Marcelo Gallardo, que solo estuvo cerca de empatarlo antes del descanso, siendo intenso y buscando con decisión el arco rival -lo tuvo con una gran pared entre Pratto y Rafael Borré que el colombiano no pudo aprovechar en soledad ante el arquero-.

Al regresar al terreno, todo cambió. Y el segundo tiempo se pareció más a un entrenamiento o a un partido de pretemporada que a un duelo oficial. Casi sin situaciones de gol, ni siquiera los tres cambios al mismo tiempo que dispuso el DT a los 22 minutos del segundo tiempo le permitieron reaccionar: Camilo Mayada entró por Ignacio Fernández, Nicolás De La Cruz lo hizo por Palacios y el juvenil delantero Lucas Beltrán reemplazó a Pratto. Pero ninguno se acopló y el partido siguió su lento rumbo.

Defensa ganó en el Monumental, escribió otra página gloriosa de su historia y sigue siendo el único escolta del torneo, a tres puntos del líder Racing. Y al mismo tiempo desnudó todo lo que le va a costar a River, aunque lleve la corona de América, volver a acomodarse ante las exigencias que el fútbol argentino le demanda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?