Suscriptor digital

Excesos hídricos: las dos caras del golpe de lluvias

Los excesos hídricos afectan amplias regiones del nordeste
Los excesos hídricos afectan amplias regiones del nordeste
Fernando Bertello
(0)
19 de enero de 2019  • 02:59

Al menos 200.000 hectáreas con soja ya no se sembrarán por los excesos hídricos, que hoy golpean principalmente el norte de Santa Fe, este de Santiago del Estero y Chaco, entre otras regiones, en tanto que todavía no se sabe la suerte que pueden correr otras 200.000 hectáreas.

Esta semana, la Bolsa de Comercio de Rosario, que ya había recortado en 100.000 hectáreas la siembra de la oleaginosa, volvió a pasar la tijera sobre otras 200.000 hectáreas. Para esa entidad, ahora el área total quedaría en 17,6 millones de hectáreas.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires también hizo un recorte en su estimación por la misma situación. De una previsión de 17,9 millones de hectáreas ahora la bajó a 17,7 millones de hectáreas, 200.000 hectáreas menos que representan un 1,1%.

"Hay chances de seguir recortando", apuntó Esteban Copati, jefe de Estimaciones de la Bolsa de Cereales porteña.

En línea con las proyecciones, según AZ Group con unas 200.000 hectáreas que restan sembrar la producción que no estará disponible rondará las 584.792 toneladas. Para los productores, en plata son unos US$140 millones que no formarán parte de la facturación.

Si bien hoy la imagen de los excesos hídricos y las inundaciones está centrada sobre lo que pasa justamente en esas regiones del norte, y el Centro Regional del INTA de Santa Fe calculó en unas 3 millones de hectáreas el área anegada -lo que no incluye solo agricultura sino ganadería muy afectada y comprometida y superficie en general-, para la marcha de la campaña agrícola en general el escenario no es malo.

En soja, esta semana la condición de excesos hídricos subió a 17,2% del área sembrada (estaba en 13,8%), según la Bolsa de Cereales porteña, pero la condición hídrica adecuada/óptima se mantuvo en torno del 82% de la superficie.

"Otro tema es la condición del cultivo, qué pasa a nivel de la planta. Acá la condición normal/buena/excelente se mantuvo estable sobre el 90% del área sembrada, pero internamente aumentó la condición excelente y cayó un poco la normal", explicó Copati. En este contexto, Matías Amorosi, de AZ Group, señaló: "Así como hay excesos, en otros lugares se va a generar un incremento del potencial del rendimiento".

Según Copati, hay zonas con excesos hídricos que se van a recuperar, si bien la foto marca una superficie importante con suelos saturados.

Considerando la situación en las provincias del norte, para el analista es difícil todavía proyectar el impacto sobre el volumen de la cosecha porque no solo no se sabe cómo va a finalizar el evento climático, sino por lo que quedará sin sembrar y las eventuales podas que se puedan realizar sobre lo ya implantado. De todos modos, también ve una compensación con otras zonas agrícolas. "Gran parte de esas pérdidas se van a compensar con buenas productividades en Córdoba, centro sur de Santa Fe, La Pampa y Buenos Aires", explicó el jefe de Estimaciones de la Bolsa de Cereales porteña. "El ciclo húmedo beneficia a esas regiones", agregó. Lo que es complicado hoy también es saber cuánto va a ser efectivamente el efecto de la compensación.

Por lo pronto, la situación particular de los productores que perdieron su cosecha de soja, girasol o algodón en el norte, así como los que enfrentan trastornos con la ganadería, es otro golpe que le da el clima al campo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?