Suscriptor digital

Boca fue de la frescura a las dudas: el modelo Alfaro necesita seguir aceitándose

Boca le ganó a Aldosivi, con goles de Ábila y Mauro Zarate
Boca le ganó a Aldosivi, con goles de Ábila y Mauro Zarate Fuente: FotoBAIRES
Darío Palavecino
(0)
20 de enero de 2019  • 10:23

MAR DEL PLATA.- El primer paso de la era Alfaro había sido tambaleante, sin convicción. Casi como si la cabeza de Boca no pudiese despegarse de la derrota ante River aunque el escenario y varios intérpretes hayan cambiado. Otra vez en Mar del Plata, la oportunidad era interesante: juntar en la cancha nombres distintos para que la máquina empiece a aceitarse, a una semana de la prueba por los puntos ante Newell’s, en el reinicio de la Superliga. Y la ocasión se saldó con un triunfo por 2-1 ante Aldosivi que dejó un doble sabor: el gusto dulce por algunas acciones del primer tiempo a partir de las asociaciones en ataque y el paladar agrio por los sofocones de la segunda etapa, cuando los marplatenses desnudaron fallas en defensa y merodearon el empate.

Boca mostró otra actitud, aunque el mismo esquema. En defensa tuvo una dupla que funcionó con sobriedad al principio, la que conformaron Goltz e Izquierdoz; mostró también el buen estreno de Marcone en una posición vital para Alfaro: la del volante central que debe marcar el pulso posicional del equipo. Pinceladas que se fueron borroneando con el correr del partido.

El gol de Ábila

Del medio hacia adelante tuvo frescura a partir de Reynoso y Zárate, que se buscaron todo el tiempo y fabricaron un gol muy bonito en complicidad con Ábila. La jugada había arrancado en un saque con los pies de Andrada y una cadena de pases que se cerró con el remate colocado de Zárate: lo mejor de la noche.

Zárate, de lo mejor que mostró Boca en Mar del Plata.
Zárate, de lo mejor que mostró Boca en Mar del Plata. Fuente: FotoBAIRES

Por momentos nos faltó jugar. Cuando pudimos jugar, por momentos, marcamos una diferencia. En lo personal, quería jugar y sumar minutos
Mauro Zárate

Sabe Alfaro que Wanchope es efectivo, asegura un gol por partido ahora como lo hacía en el semestre anterior con Guillermo Barros Schelotto. Entre los temas que el técnico deberá resolver está el del arquero: aunque Andrada es el titular, anoche debutó Marcos Díaz, alguien que el DT trajo para que compita por el puesto. Pero no fue a lo grande el primer paso del exHuracán: falló en una salida al principio aunque no tuvo responsabilidad en el tanto de Chávez –el más activo de Aldosivi-: eso le correspondió a Buffarini, que se enredó en un cierre sencillo y perdió la pelota.

El gol de Zárate

Después, y hasta el final, con un Boca muy cambiado respecto del inicio, Aldosivi tuvo oportunidades para empatar y forzó en esa búsqueda. No lo alcanzó incluso a pesar de un error de Izquierdoz que por poco no capitalizó el propio Chávez.

Al final, Boca se regalo una semi sonrisa, sobre todo por esa cara amable del primer tiempo, cuando fue un equipo más suelto, más equilibrado, persistente, que dio un paso adelante. Pero Alfaro tendrá un duro trabajo. Primero, pese a que dijo que las heridas ya estaban cicatrizadas, tendrá que convencer a los jugadores de que otra etapa empezó. Y, segundo, acaso el trabajo más duro, será imprimirle su identidad a un conjunto que, en parte, sigue aferrado al pasado. Y ya no se trata de nombres propios.

El próximo domingo, el equipo de Gustavo Alfaro reiniciará ante Newell's su camino en la Superliga, en Rosario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?