Suscriptor digital

Carla Soggiu se habría desorientado y ahogado

Los familiares de Carla recibieron ayer la peor noticia
Los familiares de Carla recibieron ayer la peor noticia Fuente: Télam
El cuerpo de la mujer de 28 años, buscada desde el martes, fue encontrado ayer en el Riachuelo
Gustavo Carabajal
(0)
20 de enero de 2019  

"Tengo agua en la cara". Fue lo último que le habría dicho Carla Soggiu al operador del dispositivo antipánico que la asistía. Eran las 21.14 del martes pasado. Cuatro días después, el cuerpo de la mujer, de 28 años, fue hallado flotando en el Riachuelo, aguas abajo, a más de cuatro kilómetros del lugar en que se registró esa última comunicación.

Durante el diálogo con el operador, Carla habría expresado que no sabía dónde estaba, que sentía agua en los pies, que había mucho barro y percibía olor a combustible.

Ayer, minutos después de las 6.30, un operario de una barcaza de la Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo) encontró el cadáver flotando de una mujer a metros del Puente Bosch, a la altura de Barracas y frente a la costa de Avellaneda.

Uno de los trabajadores que se desempeña en la barcaza que hace la limpieza del lecho del Riachuelo vio un cuerpo flotando y boca abajo. Debido a que conocía sobre la búsqueda de una mujer, de 28 años, que había desaparecido el martes pasado, en Nueva Pompeya, el operario alertó a los efectivos del destacamento de la Prefectura instalado en el viejo puente Barracas.

Según fuentes de la investigación, por la tarde, los padres de la víctima reconocieron el cadáver de su hija a través de fotos que les mostraron en la fiscalía. Un tatuaje y un piercing fueron los elementos del cuerpo de la mujer hallada en el Riachuelo que, según los padres de la joven, coincidían con los de Carla.

No obstante, anoche, antes de la autopsia, los peritos tomaron las huellas dactilares del cuerpo para compararlos con la ficha dactiloscópica del documento de la joven que figura en la base de datos del Renaper (Registro Nacional de las Personas).

A partir de la revisión del cuerpo, los peritos de Unidad Criminalística Móvil, habrían advertido que no presentaba signos de violencia y que llevaba varios días en el agua.

Si bien estos elementos abonarían la presunción de que la joven se habría ahogado, supuestamente el mismo día que desapareció, anoche se realizaba la autopsia para establecer con precisión cómo y cuándo murió y si fue asesinada o se trató de un accidente.

Indignados, los familiares y amigos de Carla cortaron el tránsito sobre el Puente Alsina y reclamaron el esclarecimiento del caso.

Carla, era madre de dos hijos, de 2 y 4 años y tenía un botón antipánico desde el 26 de diciembre debido a que había denunciado a su expareja, Sergio Fuentes, por violencia de género . El exmarido de Carla, está preso en el penal de Marcos Paz. El juez de Instrucción Osvaldo Rappa, le dictó la prisión preventiva y procesamiento porque habría secuestrado a Carla en la casa en la que vivían, en Cabred al 2100, donde la habría golpeado y violado.

En las primeras horas de búsqueda, los familiares de la joven denunciaron que los padres y la hermana mayor del acusado la acosaron debido a que la responsabilizaban de mandar a su exmarido a la cárcel.

Los investigadores no descartaban que la paliza que sufrió y la violación a la que fue sometida hubiera agravado los efectos de la hidrocefalia que sufría. A raíz de esta patología, Carla había sido operada y le colocaron una válvula intracraneal. Debido a que en algunas oportunidades caía en períodos de desorientación, los investigadores también revisaron hospitales durante los primeros días de búsqueda.

Según fuentes de la investigación, una de las últimas imágenes con vida de Carla fue registrada por una cámara de seguridad instalada en Sáenz al 500, momentos después de que descendió del colectivo de la línea 32, entre las 18 y las 18.30.

A las 20.07, Carla activó el dispositivo antipánico, que no solamente sirve para alertar sobre una situación de peligro, sino que permite un diálogo entre un operador y la víctima. Según fuentes de la investigación, le dijo al operador que estaba desorientada. Una hora más tarde, a las 21.14, la mujer apretó nuevamente el botón antipánico.

Debido a que los técnicos de la Policía de la Ciudad pudieron precisar la ubicación de la última señal del celular, cerca del Riachuelo, el fiscal César Troncoso ordenó buscar en ambas orillas ante la posibilidad de que la joven hubiera caído al agua.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?