Suscriptor digital

El sobreviviente del 11-S que se mudó a la Argentina porque "es uno de los mejores países del mundo"

David English sobrevivió al atentado del 11-S y decidió mudarse a la Argentina hace más de 15 años
David English sobrevivió al atentado del 11-S y decidió mudarse a la Argentina hace más de 15 años
(0)
20 de enero de 2019  • 15:06

Años atrás, David English había viajado a la Argentina y se "había enamorado de esta nación y su gente". Tras convertirse en uno de los sobrevivientes del atentado a las Torres Gemelas en septiembre de 2001, decidió mudarse e iniciar una vida en nuestro país. En medio de la crisis, y ante las conversaciones de amigos que hablan de mudarse, David decidió escribir una carta en el diario Clarín para "recordarles a los argentinos, y a los extranjeros, por qué este es uno de los mejores países del mundo".

"Si bien los activos naturales de este país y su lejanía de las amenazas globales pueden atribuirse en cierta medida a accidentes geográficos, los argentinos tienen el derecho de estar orgullosos de las costumbres que les dan crédito como pueblo: la consideración para aquellos con necesidades especiales, los valores familiares, la inclusión, la tolerancia, la solidaridad y las comunidades diversas. Estas convenciones sociales nos recuerdan que mucho de lo que importa en la vida y, por lo tanto, mucho de lo que justifica la grandeza de una nación, no se mide en dólares ni en el PBI", reflexiona English

Tenía 30 años cuando, mientras realizaba un trámite en el City Bank de Manhattan, fue sorprendido por el impacto del vuelo 175 de United Airlines contra una de las Torres Gemelas. "Esa mañana perdí mi trabajo, mi carrera, y mi vida explotó junto a las torres", lamenta, y recuerda que a pesar de la crisis económica y política de 2001, la Argentina fue "un refugio de muchos de los problemas mas graves del mundo".

La carta enumera las virtudes de la población y la cultura argentina y comienza invitando a una reflexión: "Cuando conozco a algún argentino por primera vez, y le cuento cuántos años llevo viviendo aquí, la mayoría no entiende por qué me he quedado tanto tiempo, y por qué no quiero volver a Estados Unidos. A menudo escucho que para ellos, el mejor país es España, Canadá o algún otro lugar del Primer Mundo, y que tienen muchas ganas de mudarse allá".

Según David, en muchos países "mas desarrollados", no existe la prioridad para embarazadas, discapacitados y/o ancianos en las colas de los bancos, supermercados y otros negocios, mientras que los argentinos seguimos "cuidando a esa parte de la sociedad".

Además, David destaca la solidaridad que caracteriza a los argentinos."Aquí, es más común escuchar el debate sobre la inclusión y las políticas públicas para beneficiar al mayor número de personas, que ver una publicidad promoviendo la exclusión comercial (y por lo tanto social)", escribe en referencia a la cantidad de publicidad que en el extranjero promociona zonas "exclusivas" que dividen a las personas de distintas clases sociales que, según él, fomentan una filosofía de "nosotros contra ellos".

David junto a su hijo en un viaje a Mendoza
David junto a su hijo en un viaje a Mendoza

"En este gran país, uno no tiene que mirar más allá del colectivo o del parque local para encontrar brillantes ejemplos de solidaridad", agrega English, y lanza una fuerte crítica a la sociedad estadounidense por utilizar "la inclusión como una herramienta de marketing". Señala también que la Argentina fue el primer país latinoamericano en legalizar el matrimonio igualitario" y de los pocos con universidades públicas que "ejemplifican la cultura inclusiva".

"Si bien algunos argentinos expresan prejuicios contra algunos inmigrantes latinoamericanos, nadie los está separando de sus hijos en la frontera ni construyendo un muro para mantenerlos fuera del país o negándoles la educación y la salud", destaca English.

También cuenta la sorpresa que se llevó su hermano al ver la cantidad de niños en restaurantes mientras viajaban por la ciudad de Mendoza, ya que en los Estados Unidos, muchos restaurantes ni siquiera admiten niños: "Los niños aquí nunca son rechazados, sino que son recibidos en todas partes y se les permite ser ellos mismos", continua la carta.

La carta enumera más virtudes de nuestro país, como los cielos celestes "casi vírgenes de aviones" ya que según el sitio Web FlightRadar24 hay más aviones sobre el estado poco poblado de Wyoming, en los EE. UU., que sobre toda la Argentina. Continua con "la belleza natural" de los paisajes y el concepto de reutilización y reciclaje que "es parte del ADN argentino", en referencia a la filosofía antiecológica estadounidense donde "un automóvil debe ser reemplazado cada tres años". Finaliza hablando de la falta de conflicto y obsesión con la posesión de armas o las zonas de guerra.

"¡No pienso mudarme a ningún otro lado!", concluye.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?