Suscriptor digital

Mauro Colagreco: "Es un orgullo y una satisfacción representar a la Argentina"

Crédito: Gentileza
Sabrina Cuculiansky
(0)
21 de enero de 2019  • 19:37

En 2006 abrió su restaurante Mirazur, ubicado al sur de Francia. En 2012 recibió sus dos estrellas y esta tarde se consagró con la tercera, el máximo premio al que puede aspirar un chef.

Pero no solo es el primer argentino en obtener estrellas sino que es el primer extranjero en los 120 años de la historia de la Guía Michelin en Francia en obtener las tres. "Para los gastrónomos franceses la premiación representa la diversidad, la calidad y la fraternidad. Para mí es un orgullo y una satisfacción representar a Argentina y espero que sea así que sea para todos", dijo a LA NACION, minutos después de ponerse su nueva chaqueta estrellada.

"Esto es el sumun, es como tocar el techo de la gastronomía, las tres estrellas es llegar a lo más alto que existe en Francia y además porque hay solamente 127 en el mundo y es uno de los 25 mejores de Francia, la cuna de la alta cocina. Pero esto se lo debo a mi familia por el sacrificio que hizo sosteniéndome, es muy duro. Además agradezco a todos mis equipos, ellos son los que llevan el trabajo día a día; y a nuestros clientes por habernos dado su confianza", sostuvo.

Sus padres y el resto de su familia fueron su apoyo constante tanto en los momentos más difíciles como en sus mejores horas. Tener tres estrellas Michelin coloca a Mauro en otro estadío, que le abrirá muchas posibilidades de desarrollo y de reconocimiento, porque además lo coloca dentro de un selecto grupo de grandes cocineros.

Para Mauro, la clave de las tres estrellas está dada solamente por la calidad de la cocina "solo eso, y eso es lo que define la guía: una cocina en particular, una cocina especial, un restaurante donde vale la pena ir especialmente para comer"

Pero además de las estrellas, Mirazur está tercero en el ranking como mejor restaurante del mundo -y el mejor de Francia- según The World's 50 Best Restaurants.

En estos momentos, el restaurante está cerrado por reformas: está realizando una ampliación que volverá a recibir a los comensales en marzo. "Estamos reformando la sala; cambiamos todos los pisos y va a ser otra decoración, también vamos a reducir el tamaño del salón de 15 a 12 mesas y agrandamos la superficie de back office", explica Colagreco. El menú cuesta 240 euros sin maridaje y 300 con los vinos seleccionados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?