Suscriptor digital

Más inversiones y temperaturas bajas explican un servicio con menos cortes

Sofía Diamante
Sofía Diamante PARA LA NACION
(0)
23 de enero de 2019  

Varios factores se combinaron en los últimos meses para explicar la menor cantidad de cortes de luz en los últimos veranos, que fue interrumpida ayer, tras el incendio en una subestación de Edenor y la falla en una máquina de la generadora térmica Central Puerto.

En primer lugar, las bajas temperaturas de los últimos días, anormales para esta época del año, ayudaron a disminuir la demanda de electricidad. Particularmente en diciembre hubo una temperatura media que estuvo cinco grados por debajo del promedio histórico de ese mes.

"La temperatura influyó mucho. No tuvimos olas de calor de varios días seguidos, sino que la temperatura bajaba día tras día. Eso le dio un respiro a la red", indicaron en las empresas de distribución.

Esto además fue acompañado por las mayores inversiones que realizaron en los últimos años las compañías de electricidad en la red de transmisión, que se incrementaron luego de que el Gobierno aumentara las tarifas de luz. Esa medida permitió que en febrero del año pasado el Estado dejara de destinar subsidios a Edenor y a Edesur , empresas encargadas de la distribución en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Por lo tanto, el Estado, al momento, solo subsidia la generación de electricidad, que igualmente este año le demandará un costo de 2565 millones de dólares, según cálculos de la Secretaría de Energía.

En Edesur, por ejemplo, la empresa a cargo del servicio en la zona sur de la ciudad y de 12 partidos del GBA, indicaron que desde 2015 se invirtieron $5000 millones en promedio por año. "En diciembre pasado bajamos un 12% la cantidad de cortes con respecto al mismo mes de 2017 y un 35% la duración de estos", indicaron en la compañía, que se vio afectada también por los cortes de ayer, ya que, como la distribución de electricidad está interconectada, cuando un área queda sin generación afecta a la otra parte del sistema.

"Desde que empezó el plan de inversiones bajamos de un promedio de 35 horas anuales de corte por cliente a 25. El objetivo es llegar en tres años a 8 horas anuales de corte, que ya sería un servicio de calidad digna", agregaron.

Una tercera causa de la menor demanda de electricidad es el mayor costo que tiene para el bolsillo el servicio. "Los usuarios están internalizando el costo y hacen un uso más racional de la energía. Está habiendo un cambio cultural", señalaron las empresas eléctricas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?